A 20 años del 11-S, expertos ven la amenaza de otro atentado

A las 8:46 un avión se impacta contra la torre norte del WTC de NY; 17 minutos después, otro avión en la torre sur
A las 8:46 un avión se impacta contra la torre norte del WTC de NY; 17 minutos después, otro avión en la torre sur
A las 8:46 un avión se impacta contra la torre norte del WTC de NY; 17 minutos después, otro avión en la torre sur
A las 8:46 un avión se impacta contra la torre norte del WTC de NY; 17 minutos después, otro avión en la torre sur

A 20 años del 11-S, expertos ven la amenaza de otro atentado

El 11-S.A las 8:46 un avión se impacta contra la torre norte del WTC de NY; 17 minutos después, otro avión en la torre sur
Especial
Eduardo Ortega
2021-09-10 |07:12 Hrs.Actualización07:12 Hrs.

A20 años de 11-S, aún existe la “amenaza” de que los sectores más radicalizados del Islam en distintos países realicen atentados terroristas como el de las Torres Gemelas en Nueva York, consideró el excanciller Jorge Castañeda Gutman.  

En entrevista con la periodista Ana María Salazar para El Financiero Bloomberg, el secretario de Relaciones Exteriores en el sexenio de Vicente Fox, cuando sucedió el 11-S, dijo que este tipo de atentados terroristas representa “un peligro real” para muchas sociedades.

“No sé cómo combatir ese peligro, cómo eliminarlo. El retiro de Estados Unidos de Afganistán es una decisión correcta, creo yo, del presidente Biden; sin embargo, puede conducir a la nueva reconstitución de Afganistán como un santuario para todos estos grupos radicales, como lo fue para Al Qaeda y para Osama bin Laden a finales de los años 90”, advirtió.

Refirió que, desde entonces, ha habido un gran número de atentados terroristas, por ejemplo en Francia, Inglaterra, Indonesia o Australia, entre otros, pero ninguno, hasta ahora, ha tenido la magnitud ni ha generado la tragedia del 11-S.

El entonces embajador de Estados Unidos en México, Jeffrey Davidow, recordó, por su parte, que la reacción de México ante el atentado del 11 de septiembre de 2001  fue francamente muy “confusa”, porque el gobierno del presidente Fox, aunque quería colaborar con Washington contra el terrorismo, tenía una incapacidad de dar voz a sus condolencias.

“Mientras el mundo estaba preocupado por el terrorismo, el gobierno de México estaba preocupado en no parecer achichincles o lacayos de los gringos. Entonces había en Washington un sentimiento de decepción en cuanto a la reacción mexicana”, aseguró.

Ante ello, el entonces secretario de Gobernación, Santiago Creel, respondió que los gobiernos de Estados Unidos y México colaboraron entonces como auténticos aliados en la defensa de fronteras, territorios, personas e intereses de Washington en el territorio mexicano.

No obstante, añadió, el tema que generó “una enorme tensión” entre ambos gobiernos fue que México, siendo un país pacifista, no apoyó una invasión y una guerra contra Irak, que fuera avalada por Naciones Unidas, porque no había evidencia ni pruebas de la existencia de armas de destrucción masiva.

De acuerdo con el entonces responsable de la política interna, si no se hubiera cruzado el 11-S –evento que modificó la agenda de política exterior de Washington–, México hubiera podido acordar con el entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, una reforma migratoria muy ambiciosa, planteada por el excanciller Castañeda.