8 cosas que tienes que saber de las elecciones intermedias en Estados Unidos

Donald Trump.
Con esta guía básica entenderás todo lo que está pasando en EU
Donald Trump.
Con esta guía básica entenderás todo lo que está pasando en EU

8 cosas que tienes que saber de las elecciones intermedias en Estados Unidos

Donald Trump.Con esta guía básica entenderás todo lo que está pasando en EU
AP
2018-11-05 |21:34 Hrs.Actualización21:34 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque si los demócratas ganan el control del congreso podrían destituir a Trump

Este 6 de noviembre, Estados Unidos tendrá elecciones y el futuro de Trump podría correr peligro, pues los estadounidenses acudirán a las urnas para elegir a 435 congresistas, 34 senadores y 36 gobernadores en un proceso conocido como las midterm elections

Con esta guía de 8 temas tendrás todo lo necesario para entender estas elecciones intermedias:

1. ¿POR QUÉ SON TAN IMPORTANTES LAS MIDTERM ELECTIONS

Las elecciones intermedias son importantes porque son interpretadas como un termómetro de la gestión del presidente. Si los votantes consideran que el presidente hizo bien su trabajo tenderán a votar por su partido, en contraste, si consideran su presidencia un fracaso votarán por el partido contrario. Así, las midterm elections son definidas por el desempeño del presidente, no de la economía como tradicionalmente se comporta el voto en las elecciones presidenciales.  

El mayor cambio que traen estas elecciones es en el Congreso, pues desde el presupuesto hasta la permanencia en el poder del presidente dependen de los congresistas, quienes históricamente han sido un contrapeso eficaz al poder ejecutivo. Por esta razón, el voto de los ciudadanos tiende a reflejar su visión sobre el estado de las cosas: si quieren frenar o continuar apoyando la agenda del presidente. 

Ejemplos de los pesos y contrapesos en las elecciones intermedias abundan en la historia estadounidense, tanto Bush como Obama después de las elecciones intermedias se enfrentaron a un Congreso con una mayoría opuesta a la de sus partidos lo cual terminó por paralizar sus planes y eventualmente sus presidencias. 

2. Y LAS MIDTERM DEL 2018, ¿QUÉ TIENEN DE ESPECIAL?

Las repercusiones de esta elección serán ambivalentes. Por un lado, la palabra que está en la mente de todos en este proceso electoral es impeachment. De acuerdo con la Constitución, el Congreso tiene la capacidad para remover al presidente de su puesto. La Cámara de Representantes debe presentar un cargo contra el presidente y este tiene que ser aprobado por una mayoría simple. Después de esto, el Senado debe presidir un juicio en el que con ⅔ partes de los legisladores pueden remover al mandatario.  

Así, si bien puede ser el sueño de muchos, remover a Trump de la Casa Blanca es más difícil de lo que parece.  Las últimas encuestas estiman que el Senado mantendrá su mayoría republicana, así, cualquier intento de los demócratas en la Cámara de Representantes por remover al presidente será frenado en la Cámara Alta. 

El desgaste y el costo de una moción de impeachment es muy alto para los demócratas y es poco probable que procedan con la remoción de Trump. Sin duda, una mayoría demócrata en el Congreso será un contrapeso importante y es probable que pronto veamos la apertura de una serie de investigaciones en torno a la presidencia de Trump y su gabinete. 

No obstante, su capacidad de acción para frenar a Trump se verá limitada ya que en los últimos meses el presidente ha gobernado vía órdenes ejecutivas las cuales el Congreso no puede detener. 

No todo se trata del Congreso, las gubernaturas que están en juego podrían convertirse en bastiones de resistencia para la presidencia de Trump. Un triunfo demócrata en estados clave podría provocar que la capacidad de acción del presidente en temas de minorías y protección al medio ambiente se vea muy limitada. California y Nueva York han sido claros ejemplos en últimos dos años de esta resistencia. 

Si el escenario no es el esperado y los republicanos mantienen su mayoría en el Congreso y ganan gubernaturas, el escenario es mucho más oscuro. Trump tomará estos triunfos como una aprobación de su presidencia y estará envalentonado para continuar con su agenda presidencial la cual tiene todavía pendiente la construcción del muro con México, la cancelación de más tratados comerciales y el fortalecimiento de los programas de deportación entre muchas otras cosas. 

3. ¿Y CÓMO PINTA LA ELECCIÓN? 

Las encuestas revelan 4 cosas: 

1. Hasta ahora los republicanos tienen el triunfo asegurado en 142 asientos en la Cámara de Representantes y los demócratas 182. Además, los republicanos están en riesgo de perder 45 lugares vs 3 de los demócratas. 

2. Los demócratas van a ser la mayoría en la Cámara de Representantes, hasta los republicanos han comenzado a hacerse de la idea de la pérdida de 28 escaños 

3. En el Senado, 10 de los 26 asientos que están defendiendo para reelegirse están en estados donde Trump ganó en el 2016. Si los demócratas ganan 2 escaños, el Senado es suyo.

4. Las gubernaturas serían 26 para los republicanos y 9 para los demócratas. 

4. LA ELECCIÓN DE LAS MUJERES 

El sector de la población que va a definir esta elección son las mujeres, específicamente aquellas con educación universitaria, 54% de las mujeres no aprueba la gestión de Trump, así que si ellas acuden a votar, los republicanos están fuera de la jugada. 

De la misma forma, el 2018 es el primer año en que más de 100 mujeres están contendiendo por puestos de elección popular y la mayoría lo están haciendo bajo el Partido Demócrata. 1992 fue un año electoral importante porque 24 mujeres entraron a la escena política, hoy podrían ser entre 30 y 40. 

5. UNA ELECCIÓN SIN PARTIDOS

Como en muchas partes del mundo, los partidos políticos en Estados Unidos están en crisis y esto está repercutiendo en el proceso electoral. Por un lado, desde la llegada de Trump a la presidencia, los republicanos tradicionales comenzaron a salirse, negándose a contender por la reelección. El Partido Republicano en este proceso ha observado un éxodo de moderados y políticos populares dejándolo sin liderazgos y poniendo en riesgo muchos escaños. 

Por otro lado, en el Partido Demócrata la crisis los ha beneficiado. Desde la derrota del 2016 no se ha logrado consolidar un líder que reúna a todos, lo cual ha jugado en su favor ya que, a falta de dirigentes, cada candidato es automáticamente un guía de la agenda partidista. 

6. DESPLAZAMIENTO DE LA AGENDA LOCAL

Hasta ahora, si algo ha revelado el proceso electoral es que, a diferencia de otros años, los temas nacionales han llegado a desplazar los temas locales en la mayoría de los estados. 

Si bien antes los votantes para definir su voto se hubieran enfocado en las propuestas y soluciones para los problemas de sus distritos, hoy, la mayoría de los temas por los que la gente acudirá a las urnas tocan diferentes esferas de la vida nacional que abarcan desde los derechos reproductivos de las mujeres hasta regulaciones para las elecciones. 

7. ¿LA OLA DEMÓCRATA?

Muchas encuestas y analistas aseguran que los demócratas tienen ganada la Cámara de Representantes e inclusive muchas gubernaturas, de acuerdo con la teoría, su triunfo será contundente como una ola. Sin embargo, hasta ahora los números no parecen indicar esa tendencia. Si bien podrían ganar la mayor parte de las elecciones, las victorias serán por diferencias mínimas. 

8. ¿Y EL 2020?

El 7 de noviembre, un día después de la elección, toda la conversación será sobre la votación presidencial que viene. Los medios comenzarán a discutir quien será el candidato que compita contra Trump y el futuro de su presidencia. Y si bien circula mucho la teoría de que estas elecciones serán un termómetro importante para el 2020, la realidad es más complicada. 

En primer lugar, sin importar el ganador de la elección, es un error asumir que esto revela un resultado para el 2020. Si algo nos enseñó la volatilidad de la elección de Trump es que nada es certero. El único impacto que esta elección tendrá para la elección presidencial es que mostrará los aciertos y desaciertos de los republicanos y los demócratas en cada proceso electoral. No más. 

Este es el escenario electoral en Estados Unidos. Así que si hoy te preguntas por qué Trump está proponiendo cancelar las ciudadanías o militarizar la frontera, la respuesta recae en su miedo a tener pérdidas sustanciales en estas elecciones. El reality show conducido por él sobre el proceso electoral apenas comienza y muchos predicen se pondrá mejor en los siguientes días.