2016: el año en el que el mundo giró hacia la derecha y la división

A la derecha.
El triunfo de Trump en EU y el Brexit, ¿indicadores de que el extremismo regresó?
A la derecha.
El triunfo de Trump en EU y el Brexit, ¿indicadores de que el extremismo regresó?

2016: el año en el que el mundo giró hacia la derecha y la división

A la derecha.El triunfo de Trump en EU y el Brexit, ¿indicadores de que el extremismo regresó?
Especial
2016-12-29 |05:41 Hrs.Actualización05:41 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque para muchos representó una sorpresa desagradable

Las noticias más importantes de 2016 estuvieron repletas de discusiones entre la izquierda y la derecha que generaron divisiones que pocos se imaginaron.

En la mayoría de ellos, al menos en los más sonados, el conservadurismo y el discurso radical ganó terreno frente a las ideas más liberales. Aquí te dejamos un recuento de estos sucesos.

DONALD TRUMP

En Estados Unidos ha ganado el candidato que daba más miedo y el que no era favorito en las encuestas.

Donald Trump, que en un principio parecía tener solo una candidatura anecdótica, hoy es una realidad y asumirá el poder el 20 de enero de una de las naciones más importantes del mundo. 

En las elecciones derrotó a la demócrata Hillary Clinton, quien en su discurso planteaba una reforma migratoria integral, luchar contra el cambio climático, además de un diálogo más abierto y respetuoso con las distintas potencias mundiales.

Del otro lado, el millonario ha sido señalado de acosar a las mujeres, de rechazar a los migrantes mexicanos y de tener un extremo nacionalismo, contrario a los valores libertarios de Estados Unidos que impulsó Barack Obama y que en cierta medida quería continuar Hillary Clinton.

Ahora parece que las propuestas de Trump de construir un muro fronterizo, de deportar a millones de inmigrantes, de no respetar los tratados internacionales contra el cambio climático y, ahora, de ampliar la capacidad nuclear de su país, podrán ser realidad en los próximos años.

'BREXIT'

En Reino Unido los británicos fueron a las urnas y decidieron que su país debía salir de la Unión Europea. En la votación del 23 de junio, el 51.9% de ellos estuvo a favor del llamado "Brexit".

El 75% de los jóvenes de entre 18 y 24 años votaron por permanecer en la Unión Europea, de acuerdo con YouGov, pero no fueron suficientes. Con este resultado perdieron el derecho a vivir y a trabajar en 27 países del continente.

La decisión tuvo consecuencias inmediatas como la renuncia del exprimer ministro, David Cameron, y una caída de la libra esterlina a su nivel más bajo desde 1985, de acuerdo con la BBC.

El impulso de esta idea de división fue fomentada por los representantes de partidos nacionalistas y de extrema derecha, como el político Nigel Farange y el exalcalde de Londres, Boris Johnson. 

La salida de Reino Unido puede afectar a los casi tres millones de migrantes europeos que viven en ese país. Theresa May, la sucesora de Cameron, será la encargada de encabezar ese camino a partir del próximo año.

COLOMBIA

En América Latina otro resultado histórico sorprendió al mundo.

El 50.2% de los colombianos decidió votar en contra del acuerdo de paz entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). 

Esta votación tuvo una abstención de más del 60% y ninguna encuesta supo predecir este resultado. 

Uno de los puntos de acuerdo de paz preveía que los 8,000 guerrilleros y 4,000 presos de las FARC tuvieran la oportunidad de reinsertarse en la sociedad, y que la guerrilla, ahora como organismo, pudiera participar en la política. 

El triunfo del "no" al acuerdo de paz solo generó más incertidumbre y desconcierto en una nación que ha sufrido los problemas de las guerrillas desde hace al menos cinco décadas.

En noviembre, ya sin plebiscito, el gobierno colombiano encabezado por Juan Manuel Santos y las FARC alcanzaron un nuevo acuerdo de paz para poner fin a la guerra.

CRISIS DE MIGRACIÓN

Las crisis sociales en países de Medio Oriente como Siria han provocado la salida de millones de refugiados que buscan una mejor vida en Europa.

Francia y Alemania han sido países que han recibido a gran cantidad de ellos, pero posteriores ataques terroristas en sus territorios reabrieron la discusión sobre la apertura a los refugiados.

En julio, un hombre condujo un camión por el malecón de Niza durante los festejos por el Día de la Bastilla matando a 86 personas y dejando decenas de heridos. Apenas en diciembre, otro accidente similar ocurrió en un mercado navideño en Berlín. En ambos casos, el grupo extremista Estado Islámico se responsabilizó de los ataques.

Estos hechos han dado impulsos y mayor presencia a los partidos de extrema derecha. "Son los muertos de Merkel", denunció uno de los responsables del movimiento ultraconservador Alternativa para Alemania (AfD), Marcus Pretzell. 

La crisis sigue. Más de 5,000 migrantes murieron en 2016 atravesando el Mediterráneo para llegar a costas europeas, incluyendo niños, de acuerdo con la ONU.

Por ejemplo, el 15 de diciembre, la Unión Europea anunció la entrega de cientos de millones de euros a la nación norteafricana de Níger como parte de sus esfuerzos para frenar los flujos migratorios al continente.

España y Italia coinciden en que Europa debe tener un sistema de acogida de inmigrantes y refugiados que combine la "humanidad" con el rigor.

BRASIL E ITALIA

En ambas naciones, distintas en cultura y geografía, tuvieron la salida de sus mandatarios.

En Brasil, los senadores destituyeron a la presidenta Dilma Rousseff por una presunta manipulación las cifras presupuestales, aunque muchos de los legisladores mismos se han visto alcanzados por acusaciones de corrupción.

La expresidenta fue removida a través de un proceso controvertido conocido como "impeachement", donde el centrista Michel Temer asumió de manera interina la presidencia. 

En el caso de Italia, el exprimer ministro Matteo Renzi perdió un referéndum en el que pretendía hacer modificaciones a la Constitución. Esa derrota la asumió como personal y fue motivo de su renuncia. 

Este hecho ha dado pie a que el líder de la Liga Norte, de derecha, afirme que "nos toca a nosotros". El éxito electoral de Donald Trump en Estados Unidos llega en el momento oportuno para los partidos populistas italianos, que ven su discurso fortalecido. 

"Trump nos mostró que se podía ganar contra todo y contra todos. Es nuestro momento", piensa Matteo Salvini, el joven jefe del partido antieuro y antinmigrante. 

Con información de AP