Violencia y desconfianza marcan el quinto año del presidente Peña Nieto

Aniversario.
El presidente Peña cumple 5 años en Los Pinos
Aniversario.
El presidente Peña cumple 5 años en Los Pinos

Violencia y desconfianza marcan el quinto año del presidente Peña Nieto

Aniversario.El presidente Peña cumple 5 años en Los Pinos
Antonieta Carrasco
2017-12-01 |06:23 Hrs.Actualización09:47 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque a Peña solo le queda un año más en Los Pinos y es uno electoral

Han pasado cinco años desde el 1 de diciembre de 2012, cuando el priista Enrique Peña Nieto, un político popular y de peinado impecable, tomó protesta como presidente de México.

El camino que ha recorrido en cinco años no ha sido nada fácil. Su toma de protesta como primer mandatario se vio empañada por manifestaciones de inconformes con los resultados electorales del 1 de julio de 2012.

Hoy Enrique Peña Nieto terminará el 2017, su quinto año de administración, con índices récord de violencia, con la inversión extranjera en retroceso, con inflación económica, depreciación del peso frente al dólar, además de duras críticas por su postura frente al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

VIOLENCIA RÉCORD

El sexenio del presidente Enrique Peña Nieto ha ido empeorando en materia de seguridad, y para muestra, este año contó con el mes con la cifra más alta de homicidios desde 1997, aunque durante 2013 y 2014 en el caso de los homicidios dolosos, durante 2013 y 2014 la administración del priista logró reducir la tasa.

Pasó de 18.3 homicidios intencionales por cada 100 mil habitantes en 2012 a 12.94 casos en 2014. Esto se traduce en una reducción de 21 mil 459 a 15 mil 520 reportes.

Sin embargo, para 2017 no solo la tasa ha subido sino que los números absolutos han sido los más altos desde que se tiene registro para algún mes, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Mayo rompió el récord por primera vez, luego fue junio. Pero octubre de 2017 ha sido el mes más violento desde 1997, cuando iniciaron los registros del SESNSP, pues se registraron 2 mil 764 homicidios dolosos. Ningún otro mes ha tenido una cifra tan alta, es decir, durante octubre ocurrieron casi cuatro homicidios por hora en México.

Los números respaldan la sensación de inseguridad que viven los mexicanos, pues de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) del Inegi, el 76% de la población en México se sintió inseguro en septiembre de 2017. Un año previo el porcentaje fue del 71%.

HAY EMPLEO, PERO SIN MEJORA

Durante la gestión de Enrique Peña Nieto se ha llegado a los más altos niveles de empleo formal, ya que de acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en octubre se crearon 194 mil 758 empleos formales, lo que representa 13% más con respecto al mismo periodo de 2016.

De enero a octubre de 2017 se han creado 1 millón 7 mil 050 nuevos trabajos y en lo que va del actual sexenio se han generado 3 millones 328 mil plazas.

Lo anterior significa 127% más que el millón 464 mil nuevos empleos del mismo lapso de la administración de Felipe Calderón y mayor que cualquier sexenio de los últimos seis presidentes previos, según la institución de salud.

Sin embargo, pese a esas cifras, el bolsillo de los mexicanos no se ha visto beneficiado al menos en el último año.  

De acuerdo con el Coneval, durante el tercer trimestre de 2017, el ingreso laboral per cápita mostró una disminución de 2.1% con respecto al mismo periodo del año previo. Es decir, el ingreso por cabeza de los miembros de un hogar pasó de un promedio de mil 729 a mil 693 pesos en el lapso.

Como consecuencia, la población con un ingreso laboral inferior a la línea de bienestar mínimo aumentó de 40% a 41.8% en el mismo periodo. 25 de 32 estados aumentaron su porcentaje de población con ingreso laboral inferior a la línea de bienestar mínimo en el periodo analizado.  

Mientras que la inflación alcanzó un nivel de 6.66% a tasa anual en agosto, el más alto desde mayo de 2001, cuando alcanzó el 6.95% hace 16 años, de acuerdo con datos del Banco de México.

Por otro lado, la inversión extranjera en el primer semestre de 2017 tuvo una cifra de 15 mil 645 millones de dólares, y se desplomó 11.6% con respecto al mismo periodo de 2016. Además se tiene el nivel más bajo desde el 2013, de acuerdo con la Secretaría de Economía. 

Además, durante 2017 se vivió el peor nivel del tipo de cambio entre el peso y el dólar estadounidense. El 11 y el 19 de enero se alcanzó un pico histórico de 21.93 pesos por dólar. Los niveles promedio de noviembre han sido de 18.95.

LA LABOR DE PEÑA TRAS EL SISMO

El pasado 7 y 19 de septiembre México vivió dos de las peores tragedias en las últimas décadas. Primero un sismo de magnitud 8.2, localizado en las cercanías de Pijijiapan, en Chiapas. Después, otro de magnitud 7.1 cuyo epicentro se dio 12 kilómetros al sureste de Axochiapan, Morelos.

El primer terremoto afectó principalmente a Oaxaca y el segundo a la Ciudad de México, entre otros estados.

Tras los terremotos, los ciudadanos pusieron su confianza en ellos mismos más que en las autoridades, luego de que estos fenómenos naturales dejaron cientos de edificios y casas colapsadas, así como miles de damnificados.

En redes sociales se observaron mensajes de desconfianza y rechazo ante la intervención de las autoridades en temas como el rescate y la provisión de víveres.

En el caso del gobierno federal, el 50% de los mexicanos hicieron una evaluación positiva del trabajo gubernamental durante el sismo. La evaluación “mala y muy mala” alcanzó hasta el 34%, de acuerdo con una encuesta de El Financiero realizada el 22 y 23 de septiembre a 500 personas.

Esos porcentajes contrastan con el 98% de los encuestados que vio "muy bien/bien" el trabajo de los voluntarios y el 91% el de los rescatistas Topos.

RELACIONES CON ESTADOS UNIDOS

El presidente priista ha tenido que lidiar con la percepción de que su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, está imponiendo su visión en temas como la migración o el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Desde su campaña, Trump planteó con terminar el acuerdo comercial, al que calificó y reafirmó apenas el 27 de agosto como “el peor acuerdo comercial firmado nunca”.    

Peña Nieto y la Cancillería, así como la Secretaría de Economía se han manifestado por llegar a renegociar el acuerdo comercial siempre y cuando también tenga beneficios para México.

Y cómo olvidar el famoso muro: Trump no ha dejado de decirle al gobierno de Peña Nieto, incluso en Twitter, que México deberá pagar el muro fronterizo propuesto por el magnate.

DESAPROBACIÓN PRESIDENCIAL

 En febrero, Peña Nieto logró lo que ningún otro presidente de México había alcanzado en los últimos 23 años: el mínimo histórico de aprobación entre la ciudadanía, de acuerdo con una encuesta de Reforma.

La aprobación del presidente en enero de 2017 fue de 12%.

La coyuntura que se dio en esa evaluación fue el "gasolinazo" de principios de año, ya que los ciudadanos consideraron que el alza de las gasolinas no estuvo justificada y que los recursos que el gobierno obtendría por el aumento serían mal utilizados.

"Desde que asumí la responsabilidad de ser presidente de México, tengo claro que no llegué aquí para ganarme una medalla por la popularidad, si así hubiese sido, entonces hubiese dejado de hacer los cambios, las transformaciones que el país necesita y que sé que le van a dar a México un futuro de mayor oportunidad, a lo mejor hubiese nadado de muertito", dijo en una entrevista con Televisa en agosto de 2016.

 UN SEXENIO ACCIDENTADO

Desde el primer día de gobierno, Peña Nieto tuvo un mal comienzo. Cientos de personas salieron a las calles y hubo confrontación con policías y granaderos el 1 de diciembre de 2012, durante la toma de protesta del presidente.

En 2013, su primer año como presidente, se destacó el impulso a las reformas estructurales, que incluyeron las polémicas reformas energética y educativa.

Al año siguiente, el gobierno del priista fue señalado por el caso Ayotzinapa, donde 43 estudiantes desaparecieron en Iguala, Guerrero, y hasta la fecha se desconoce su paradero.  

También en 2014 se desató el escándalo de la llamada “casa blanca”, una propiedad de su esposa Angélica Rivera y que causó polémica por el presunto conflicto de interés con un contratista del gobierno.

Un año después se criticó al gobierno de Peña Nieto por la fuga del narcotraficante Joaquín  “El Chapo” Guzmán, a quien recapturaron en enero de 2016.

Y en este 2017 los escándalos de gobernadores priistas acusados de corrupción, como Javier Duarte o Roberto Borge, en otro tiempo ejemplos del “nuevo PRI”, han minado la confianza en el presidente, quien ahora ha sido señalado de “imponer” con el “dedazo” al nuevo ungido del PRI a la Presidencia en 2018: José Antonio Meade.