El Sistema Nacional Anticorrupción inicia... pero sin fiscal ni magistrados

SNA.
Sesión de instalación del órgano de gobierno de la secretaría ejecutiva
SNA.
Sesión de instalación del órgano de gobierno de la secretaría ejecutiva

El Sistema Nacional Anticorrupción inicia... pero sin fiscal ni magistrados

SNA.Sesión de instalación del órgano de gobierno de la secretaría ejecutiva
Cuartoscuro
2017-04-04 |18:41 Hrs.Actualización18:45 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque este órgano castigará a políticos corruptos

El comité coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) quedó instalado aunque de manera incompleta, ya que ni el fiscal anticorrupción ni los magistrados encargados de sancionar a los funcionarios han sido designados.

"El comité es la cabeza rectora del Sistema Nacional Anticorrupción... Hoy se conforma incompleto el comité coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción, falta el fiscal anticorrupción y de los magistrados que tendrán a su cargo imponer sanciones administrativas a los funcionarios que incurran en actos de corrupción", destacó la titular del comité coordinador, Jacqueline Peschard.

Desde la reforma constitucional de 2014 se previó el nombramiento del fiscal por lo que el retraso del Senado ha sido de dos años. Ante ello, Peschard urgió a la Cámara Alta el nombramiento, pieza clave del de la operación del SNA.

Este comité se encargará de generar políticas anticorrupción, diseñar elementos que permitan corregir las mala prácticas en instituciones públicas.

Está integrado por los titulares de la Fiscalía Anticorrupción, la Secretaría de la Función Pública y la Auditoría Superior de la Federación, del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI); del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, así como de un representante del Consejo de la Judicatura Federal y del comité de participación ciudadana.

Carlos Chaurand, presidente del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, aseguró que los actos violatorios a la ley serán perseguidos y sancionados, sin importar la jerarquía del infractor.