Santa Lucía, 'la piedra en el zapato' del Gobierno de AMLO

AMLO
Una de las obras más ambiciosas del gobierno federal es también un fuerte dolor de cabeza
AMLO
Una de las obras más ambiciosas del gobierno federal es también un fuerte dolor de cabeza

Santa Lucía, 'la piedra en el zapato' del Gobierno de AMLO

AMLOUna de las obras más ambiciosas del gobierno federal es también un fuerte dolor de cabeza
Especial
2019-09-30 |07:39 Hrs.Actualización07:39 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque es uno de los proyectos más ambiciosos que tiene el presidente

El Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, uno de los proyectos más ambiciosos del presidente Andrés Manuel López Obrador, ha provocado una ola de críticas desde su planteamiento, a tal grado que la obra está frenada debido a un centenar de amparos.

Acá te dejamos el dolor de cabeza que que ha significado la obra para la 4T.

LA CONSULTA

La historia de Santa Lucía comenzó desde que Andrés Manuel López Obrador estaba en campaña y prometió que en caso de ganar cancelaría el Nuevo Aeropuerto Internacional de México que se comenzó a construir en Texcoco, Estado de México.

El argumento del entonces candidato presidencial fue que la obra además de ser onerosa, estaba plagada de contratos amañados y se destruiría el lago Nabor Carrillo.

El anuncio de la cancelación del aeropuerto de Texcoco provocó un sin fin de críticas por lo que AMLO determinó que el destino de la obra se definiría a través de una consulta ciudadana, donde la población decidiría qué proyecto se realizaría.

Este ejercicio ciudadano se llevó a cabo del 25 al 28 de octubre de 2018 y Santa Lucía obtuvo el  69.95% de los votos. Sin embargo, partidos políticos y empresarios no estuvieron muy contentos.


Por ejemplo, Gustavo Madero aseguró que dicha consulta violaba los instrumentos democráticos de México, mientras que el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) dijo que fue opaca y que era preocupante que el futuro de un proyecto estuviera a cargo de un ejercicio sin transparencia y sin considerar las especificaciones técnicas. 

“Estamos ante una inminente decisión basada en una consulta que ha sido a todas luces opaca y que los mismos organizadores han sido promotores de una de las dos alternativas, por eso nosotros consideramos que esta forma de tomar decisiones no es la correcta para este proyecto en particular”, dijo el CCE en un comunicado.

LOS AMPAROS

Aunque Santa Lucia desde un inicio fue blanco de críticas, los problemas reales para la obra comenzaron cuando organizaciones civiles bajo el colectivo #NoMásDerroches, promovieron un total de 147 amparos para frenar la construcción del aeropuerto.

De acuerdo con el colectivo, es necesario que Santa Lucía cuente con todos los dictámenes y permisos necesarios para poder operar; además piden que se analice si realmente el nuevo aeropuerto resolverá la saturación del tráfico aéreo. 

El colectivo #NoMáserroches basa sus demandas en estudios realizados por organismos internacionales y nacionales, uno de ellos el centro de investigación estadounidense Mitre, especializado en navegación aeronáutica.

De acuerdo con Mitre, Santa Lucía no es viable porque provocará tráfico aéreo debido a la operación simultánea de tres aeropuertos (el de Toluca, el que funciona actualmente en la capital del país y la propuesta de AMLO).

En la mayoría de los amparos interpuestos por el colectivo, los jueces se han declarado incompetentes, por lo que han tenido que resolver jueces de Distrito, por ello en todos los casos se está solicitando al Poder Judicial que declare si es constitucional la cancelación del NAIM en Texcoco.

Una vez que los amparos se resuelvan, las autoridades del gobierno federal deberán hacer la contestación de la demanda, por lo que la obra podría detenerse aún más. Este procedimiento se puede prolongar en caso de que el colectivo decida ampliar sus argumentos. 

Aunque el colectivo ha logrado 9 suspensiones provisionales, su mayor triunfo fue la resolución del 15 de agosto, cuando un juez federal concedió una suspensión definitiva mediante la cual se ordena al Gobierno detener la construcción de la instalación aeroportuaria en Santa Lucía hasta que se fundamente la cancelación del puerto aéreo en Texcoco, iniciado por la administración anterior.

Javier Jiménez Espriú, secretario de Comunicaciones y Transportes, aseguró que no 'tenía idea' de cuánto tiempo pueda estar detenida la obra, esto a raíz de las suspensiones definitivas que diversos jueces concedieron contra ese proyecto.

"Se está esperando la solución judicial de los amparos. No tengo idea de cuánto (pueda estar detenido el proyecto", comentó el funcionario al salir de una reunión con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

A estos amparos se suman los que interpusieron 7 pueblos originarios de Tecámac, argumentando que ellos no fueron consultados para la realización de las obras y que sus comunidades se verán severamente afectadas.

El CERRO

Así como el lago fue la gota que derramó el vaso en el aeropuerto de Texcoco, un cerro es el dolor de cabeza de Santa Lucía, situación que salió a la luz con la entrega de los estudios de impacto ambiental.

"En el caso del Proyecto del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, uno de los principales problemas detectados en la planeación para la ubicación de las pistas, lo constituye la presencia del Cerro de Paula”.

La altura del cerro, se detalla, afecta principalmente la ubicación de la pista sur, una de las tres pistas que se prevén construir. Por tal razón, se estableció que dicha pista se considerara exclusivamente para uso militar, se apunta en el documento.

Este no es el único problema ambiental que enfrentó Santa Lucía, pues la  Academia Mexicana de Impacto Ambiental indicó que la obra carece de un nivel de desarrollo de proyecto que fuera al menos de ingeniería básica, que permita entender sus principales componentes y justifique técnicamente su planteamiento, de modo que se asegure en primera instancia su viabilidad técnica.

En ese sentido, la institución aseguró que con los elementos aportados por el Gobierno sobre las posibles afectaciones a la flora y fauna del polígono de Santa Lucía son deficientes para tomar una decisión objetiva para la edificación del puerto aéreo.

¿QUÉ DICE AMLO?

Los amparos provocaron la reacción del presidente quien sostuvo que estas acciones no afectan el proyecto, pero que había un interés político.

"Claro que hay un interés político y también económico. Más que nada puedo probar que hay un interés político, porque los que están presentando estos amparos pertenecen a organizaciones contrarias a nosotros".

Incluso, AMLO ya tiene un plan B para evadir la ‘lluvia’ de amparos concedidos por jueces federales contra la construcción del aeropuerto en Santa Lucía, argumentando que las instalaciones de la base militar número 1 son estratégicas y de interés nacional para el país.

El gobierno solicitó en un juicio se revoque la suspensión definitiva de la edificación de Santa Lucía por considerar esa base como instalación estratégica, además de que la suspensión definitiva pone en riesgo la defensa, integridad y soberanía por no permitir el despliegue de tropas militares para atender la seguridad nacional.

Y aunque se tenía planeada una audiencia más para analizar una sentencia definitiva, el juez decidió diferirla y hasta el momento no hay fecha para reanudarla. Pero ojo, esto no implica que el resto de las suspensiones se invaliden.

EL PROYECTO.

Bueno ya te dimos todos los problemas que enfrenta la obra, por eso te dejamos cómo va ser el proyecto según los últimos avances que entregó el Gobierno Federal

El  aeropuerto comenzará a funcionar en 2021; sin embargo, su máximo potencial podrá verse hasta 2069.

Santa Lucía tendrá un costo de 68 mil millones de pesos más IVA, considerando la interconexión con el aeropuerto internacinal de la CDMX que está en funciones.

Tendrá 3 pistas de aterrizaje, además de sistemas modernos de navegación PBN, tecnología basada en la perfomancia de los aviones con orientación satelital.

De acuerdo con el gobierno de México, el aeropuerto será: funcional, económico y sostenible.

"Es una planeación escalable para satisfacer las necesidades de la demanda actual de pasajeros en los próximos 50 años", aseguró el encargado del proyecto.

El aeropuerto tendrá capacidad para mover, en una fase inicial, a 20 millones de pasajeros, pero se espera que llegue a tener capacidad para 80 millones.

También tendrá una clave de referencia de aeronaves cuatro E o cuatro F. Además, el aeropuerto tendrá un sistema de aproximación ILS de categoría III-C que, aseguró Vallejo, "las aeronaves realicen sus operaciones en bajas condiciones de visibilidad con seguridad".

Se prevé también la construcción de una estación intermodal de pasajeros para permitir el arribo, por ejemplo, del tren ligero y autobuses de pasajeros. La vía de interconexión entre el AISL y el actual aeropuerto de la Ciudad de México costará 10 mil millones de pesos y se podrá recorrer en 35 minutos.

El AISL realizará alrededor de 190 mil operaciones en su desarrollo inicial, cifra que podrá expandirse hasta las 750 mil.

AHORA VE:

">