Salgado Macedonio, 'la gota de derramó el vaso' en Morena

Pese a la polémica, el senador con licencia es la carta fuerte de AMLO para las elecciones en Guerrero
Pese a la polémica, el senador con licencia es la carta fuerte de AMLO para las elecciones en Guerrero
Pese a la polémica, el senador con licencia es la carta fuerte de AMLO para las elecciones en Guerrero
Pese a la polémica, el senador con licencia es la carta fuerte de AMLO para las elecciones en Guerrero

Salgado Macedonio, 'la gota de derramó el vaso' en Morena

Félix Salgado Macedonio.Pese a la polémica, el senador con licencia es la carta fuerte de AMLO para las elecciones en Guerrero
Especial
BLOOMBERG / MAYA AVERBUCH
2021-03-03 |11:56 Hrs.Actualización11:56 Hrs.

El presidente Andrés Manuel López Obrador está 'en la mira' por respaldar a un candidato que ha sido acusado dos veces de violación: Félix Salgado Macedonio, quien busca ser gobernador de Guerrero y cuya candidatura ha provocado indignación entre las mujeres de Morena.

Integrantes de la 4T y líderes de opinión aseguran que sería inmoral que Salgado Macedonio permanezca en la boleta electoral en un país donde la violencia incesante contra las mujeres ha provocado protestas masivas y un paro nacional el año pasado, reportó Bloomberg. 

"A medida que el partido del mandatario está sumido en un debate no concluyente sobre si sacar la candidatura de Salgado, quien ha negado las acusaciones, López Obrador ha insistido en que los votantes deberían expresar su opinión", señala el artículo. 

Mientras AMLO insiste en que ha buscado el fin de la violencia contra las mujeres mexicanas, las acusaciones contra Salgado Macedonio son graves e incluyen violación, agresión e incluso amenazas. 

‘Ambiente de odio’

El martes, Basilia Castañeda Maciel, la mujer del caso de 1998, publicó un video en línea que decía que había buscado protección internacional para ella y su familia.

Castañeda Maciel destacó que, con todas sus declaraciones falsas, los líderes de Morena están promoviendo un ambiente de odio.

“Pido que se construyan las condiciones para que las mujeres como yo que denuncian y pedimos justicia tengamos las condiciones de seguridad para ser escuchadas y para que se haga justicia”.

A fines de febrero, más de 500 políticas y simpatizantes de Morena exigieron en una carta que se retire la candidatura de Salgado.

La rebelión es una anomalía en una cultura política donde los presidentes ejercen un gran poder sobre la elección de candidatos y AMLO mantiene una posición de fortaleza.

AMLO, quien se reúne con reporteros durante horas todas las mañanas, se ha negado a comentar sobre las acusaciones contra Salgado y ha dicho que los funcionarios del partido deberían escuchar a los votantes.

Las comisiones de Morena no han logrado alcanzar una posición definitiva. Este fin de semana, su Comisión Nacional de Honestidad y Justicia indicó que el proceso para elegir un candidato debe rehacerse, y la Comisión Nacional de Elecciones del partido tendría que decidir. Este último acordó realizar una nueva encuesta para ayudarlo a decidir sobre su candidato.

A pesar del caso del fiscal general y la presencia personal de Castañeda, los miembros de la comisión de Honestidad y Justicia afirmaron que la evidencia contra Salgado consiste solo en “varios artículos periodísticos”.

“Es un caso desafortunado. Espero de verdad que sea un caso único”, indicó Zazil Carreras, miembro de la Comisión de Honestidad y Justicia, que favoreció la descalificación de Salgado de la elección, pero fue rechazada.

Los disidentes del partido consideraron que la comisión eludió su deber.

Wendy Briceño Zuloaga, jefa de la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados, quien firmó la carta, comentó que el partido no puede ser negligente y decir y presentar a un candidato sin hacerse responsables de los que han hecho en el pasado. Añadió que no se puede simplemente poner a alguien en la boleta electoral debido a que es probable que gane.

El lunes, una encuesta de El Financiero mostró que 62 por ciento de los mexicanos consultados se oponen a la candidatura de Salgado, pero él mantiene una fuerte base de apoyo en Guerrero, un estado pobre en la costa del Pacífico afectado por la violencia del narcotráfico.

Francisco Abundis, quien dirige la compañía de encuestas Parametría, indicó que Salgado tiene alrededor de 40 por ciento de aprobación entre los votantes en Guerrero, un número fuerte en una democracia multipartidista.

Abundis explicó que toda la vida de Salgado ha sido un escándalo y que ya nada sorprende a la gente de Guerrero.

Si Salgado sigue en la lista, se enfrentaría a un candidato apoyado conjuntamente por el PRI y el propio antiguo partido de Salgado, el PRD.

Feministas exigieron el esclarecimiento de las acusaciones de violación que pesan sobre Salgado Macedonio.Héctor Camacho

Petunia Malinalli, miembro del colectivo nacional feminista Ningún Agresor en el Poder, manifestó que Salgado es el favorito de los favoritos y que su única esperanza es que no le otorguen la candidatura, porque si lo hacen, él ganará.

Agregó que se presenta a sí mismo como un luchador por causas sociales y que la gente de Guerrero ama eso.

La masacre

La candidatura de Salgado ha irritado al movimiento feminista de México, que ganó fuerza el año pasado con la huelga y la toma de posesión de una oficina nacional de derechos humanos.

Las activistas están luchando contra un clima de impunidad que causó la muerte de 3 mil 723 mujeres el año pasado.

Muchas muertes se convierten en espeluznantes espectáculos mediáticos, como el asesinato de Fátima, una niña secuestrada fuera de su escuela; Ingrid Escamilla, una mujer que fue desollada por su novio; y el asesinato de una activista feminista que había investigado sobre asesinatos de mujeres.

Las reacciones de las autoridades a las manifestaciones feministas han incluido el envío de fuerzas policiales exclusivamente femeninas para acorralar a los manifestantes y denunciar los rayados con aerosol de monumentos nacionales.

Las activistas se han convertido en una potente fuerza política.

El presidente a menudo no toma una posición para salir ileso, pero en este caso va a tener un costo, afirmó Ana Joaquina Ruiz, investigadora de género y profesora de la Universidad Iberoamericana. Esto implica perder legitimidad con el movimiento feminista, afirmó.

Información: MAYA AVERBUCH/  BLOOMBERG