México y Estados Unidos: las diferencias entre las visitas diplomáticas

Reunión bilateral.
Los funcionarios de primer nivel de Estados Unidos y México en la reunión que sostuvieron en la capital mexicana
Reunión bilateral.
Los funcionarios de primer nivel de Estados Unidos y México en la reunión que sostuvieron en la capital mexicana

México y Estados Unidos: las diferencias entre las visitas diplomáticas

Reunión bilateral.Los funcionarios de primer nivel de Estados Unidos y México en la reunión que sostuvieron en la capital mexicana
Cuartoscuro
2017-02-23 |19:46 Hrs.Actualización19:48 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque desde que llegó Trump a la Casa Blanca, la relación México-EU es tema de conversación

Los secretarios de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, y de Seguridad Interior, John Kelly, estuvieron de visita por el país. 

Durante su paso por México, los funcionarios estadounidenses se reunieron con los titulares de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y de la Secretaría de Gobernación (Segob), Luis Videgaray y Miguel Ánguel Osorio Chong, respectivamente, para abordar temas prioritarios como migración, seguridad y cooperación. Además, los funcionarios de Trump sostuvieron un encuentro con el presidente Enrique Peña Nieto. 

Esta no es la primera vez que los funcionarios de primer nivel de ambos países dialogan, pues Videgaray y el titular de la Secretaría de Economía, Ildefonso Guajardo, visitaron el país vecino en enero pasado; sin embargo, pese a que ambas visitas estuvieron comandadas por un par de secretarios, éstas no fueron del todo iguales. 

Te presentamos las diferencias entre la visita de Videgaray y Guajardo a Estados Unidos y la de Tillerson y Kelly a México. 

LA REUNIÓN PRESIDENCIAL 

A diferencia de los secretarios mexicanos, quienes no fueron recibidos por Donald Trump, este jueves por la tarde, tanto Tillerson como Kelly se reunieron con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, en Los Pinos.

Durante su visita a Estados Unidos, que se llevó a cabo del 25 al 26 de enero en Washington, D.C., Luis Videgaray Caso e Ildefonso Guajardo, quienes estuvieron acompañados por el exembajador de México en EU, Carlos Sada, dialogaron con Reince Priebus, jefe de gabinete de Trump; Gary Cohn, director del Consejo Nacional de Economía; Peter Navarro, director del Consejo Nacional de Comercio; Michael Flynn, exconsejero de Seguridad Nacional, y los asesores presidenciales Jared Kushner y Stephen Bannon.

Por su parte Rex Tillerson y John Kelly  sostuvieron reuniones con el canciller mexicano, Luis Videgaray; el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade; los estadounidenses estuvieron acompañados de la aún embajadora estadounidense en México, Roberta Jacobson.

LA DIPLOMACIA 

Los funcionarios mexicanos no fueron precisamente recibidos con los brazos abiertos, pues un día antes de la llegada de Videgaray y Guajardo a Estados Unidos, el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva para ordenar el inicio de la construcción del muro fronterizo, mismo que el magnate ha insistido que México pagará. 

Sin embargo, el momento más tenso de la visita de Videgaray y Guajardo, quienes tenían, entre otras cosas, la encomienda de afinar los detalles del encuentro entonces agendado entre Peña y Trump en Washington, llegó cuando el mandatario estadounidense tuiteó que si el presidente mexicano no iba con la intención de presentar un plan para pagar el muro fronterizo, mejor que no se presentara.

La respuesta de Peña Nieto fue cancelar la reunión con Trump y reiterar su voluntad de trabajar para lograr acuerdos.

Sin embargo, a diferencia de la tensión en la que se desarrolló la visita de Videgaray y Guajardo en EU, la visita de Kelly y Tillerson a México transcurrió sin declaraciones polémicas. 

LOS RESULTADOS

Mientras que en la visita de los mexicanos por Estados Unidos el gobierno de Trump no suavizó su discurso, sino al contrario subió el tono, durante la visita de Rex Tillerson y John Kelly al país, la comitiva estadounidense tuvo otro tinte.

"No habrá deportaciones masivas", dijo John Kelly. "Y escuchen esto: no se usará al ejército en operaciones migratorias", añadió tras señalar que las deportaciones se centrarían en personas con delitos, que se harían de forma "sistemática y organizada" y en "estrecha coordinación" con México. 

En tanto, Rex Tillerson agregó que siempre se respetarían los derechos humanos y las leyes de Estados Unidos. Ambos funcionarios enfatizaron, además, el interés en controlar el flujo de armas y dinero ilegal que llega desde EU y la necesidad de coordinar acciones para promover el desarrollo de los países centroamericanos, origen de muchos inmigrantes.

Sin embargo, horas antes, el presidente Donald Trump, sugería lo contrario. En un encuentro con empresarios en la Casa Blanca, dijo que Estados Unidos está "sacando a los tipos realmente malos a un ritmo nunca antes visto" y se refirió a esas actuaciones como una "operación militar".