EU: No habrá deportaciones masivas hacia México ni usaremos al Ejército

Coordinación.
El secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos, John Kelly, aseguró que no harán uso de la fuerza militar en las deportaciones
Coordinación.
El secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos, John Kelly, aseguró que no harán uso de la fuerza militar en las deportaciones

EU: No habrá deportaciones masivas hacia México ni usaremos al Ejército

Coordinación.El secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos, John Kelly, aseguró que no harán uso de la fuerza militar en las deportaciones
Cuartoscuro
2017-02-23 |12:20 Hrs.Actualización14:59 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque de esta visita dependerá la relación entre Estados Unidos y México

El secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos, John Kelly, aseguró este jueves que no habrá deportaciones masivas hacia México ni se usará al Ejército estadounidense para llevar a cabo tal acto.

En un mensaje conjunto con el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray; el titular de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong y  el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, el general Kelly destacó la importancia de trabajar coordinadamente con el gobierno mexicano.

"Quiero aclarar algo que se reporta de manera errónea: no habrá deportaciones masivas, todo lo que haremos se hará de manera legal y de acuerdo con los derechos humanos y el sistema legal de Estados Unidos. Todas las deportaciones se harán acorde a nuestro derecho, el enfoque será en los criminales que llegaron de manera ilegal a territorio estadounidense, todo se hará de manera coordinada con el gobierno de México", aseguró el secretario de Seguridad Interior.

John Kelly agregó que la relación de amistad entre México y Estados Unidos es algo de lo que deberían de escribir los medios, porque "es de ver para creer".

El secretario de Estado, Rex Tillerson, aseguró que tiene mucho afecto y respeto por los mexicanos, por lo que las diferencias entre ambas naciones en temas como seguridad, economía y migración, serán resueltas a través del diálogo constante entre las administraciones.

"Ambos países deben tener como prioridad fortalecer nuestro comercio. También reiteramos nuestro deseo de mantener la seguridad para desmantelar a los cárteles que mueven drogas y gente a Estados Unidos. Queremos que se frene el tráfico de armas que de manera ilegal llegan a México porque sabemos que la aplicación de la ley importa en ambas partes de la frontera", destacó Tillerson.

MÉXICO, PREOCUPADO

Durante su intervención, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, aseguró que el gobierno mexicano está preocupado y en desacuerdo con algunas medidas de seguridad interior que emplea Estados Unidos, y que podría provocar un aumento en el número de deportaciones.

"El tema nos ocupa porque algunos ciudadanos de otros países pudieran ser retornados a nuestro territorio en espera de que se resuelva su situación migratoria. Toda acción que nuestros países decidan en materia de seguridad nacional o migración debe ser dialogada y en la medida de lo posible consensuada, ya que consideramos que los esquemas de gobernación y de cooperación requieren de un diálogo permanente que pongan las necesidades de ambos países por delante", destacó Osorio Chong.

El funcionario aseguró que los esquemas de repatriación de mexicanos deben ser ordenados y en coordinación con los países involucrados.

"Bajo esta visión, abordamos los esquemas de cooperación en materia de seguridad, contra terrorismo, tráfico de drogas y expresamos la necesidad de fortalecer el intercambio de inteligencia así como las acciones para detener el tráfico de armas y el flujo de dinero para cerrarle el paso a las organizaciones del crimen organizado que dañan a las familias", agregó Chong.

El secretario de Gobernación dijo que México requiere de Estados Unidos y viceversa, "nuestras naciones serán vecinas por siempre, lo que más nos conviene son acciones que nos sirva por igual, ya que la historia nos ha demostrado que esta es la manera correcta".

Por su parte el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, aseguró que la nueva relación entre el gobierno mexicano y el estadounidense será un largo camino pero que este jueves se dieron pasos en la dirección correcta.

"Las diferencias entre México y EU subsisten y habremos de trabajar para llegar a acuerdos para el bien de México. Para superar los agravios, los sentimientos negativos que hoy prevalecen, más que las palabras lo que habrá de importar son los hechos y hoy hemos trazado un camino para que esta relación sea de confianza, trabajo en conjunto y entrañable amistad", consideró Videgaray.

Sobre la posible deportación de inmigrantes indocumentados, el titular de Relaciones Exteriores informó que el gobierno estadounidense sabe de la preocupación por el respeto de los derechos humanos de los mexicanos que viven en Estados Unidos.

"Hemos escuchado una profunda coincidencia de los secretarios en este tema, lo cual es un signo alentador", consideró Videgaray.

El canciller mexicano mencionó que acordaron, junto al gobierno de Estados Unidos, convocar a mesas de trabajo con los funcionarios de Centroamérica a fin de trabajar en el tema migratorio. 

"Debemos asumir una responsabilidad compartida con un enfoque que no solo se limite al control migratorio, sino que atienda las verdaderas causas del motor migratorio, como el desarrollo".