Los Pinos y el Autódromo, del lujo a espacios para enfrentar el COVID-19

Mientras que el Autódromo será Hospital de Expansión, Los Pinos albergará a personal médico
Mientras que el Autódromo será Hospital de Expansión, Los Pinos albergará a personal médico

Los Pinos y el Autódromo, del lujo a espacios para enfrentar el COVID-19

Adiós lujo.Mientras que el Autódromo será Hospital de Expansión, Los Pinos albergará a personal médico
Especial
2020-05-05 |07:16 Hrs.Actualización07:16 Hrs.

Los Pinos y el Autódromo Hermanos Rodríguez están siendo habilitados como espacios que puedan albergar a pacientes y a personal médico en medio de la pandemia por el COVID-19; sin embargo, ambos lugares han sido, históricamente, símbolo del lujo y el privilegio. 

Mientras que Los Pinos fue por décadas la residencia oficial de los presidentes de la República a la cual no se podía accesar, el Autódromo es un símbolo de lujo pues en él se lleva a acabo uno de los eventos más elitistas: la Fórmula 1.

Te presentamos la historia de estos dos recintos que han pasado de ser símbolos de lujo y élite a lugares que albergarán personal médico y enfermos de COVID-19. 

LOS PINOS

Ubicado en la Primera Sección del Bosque de Chapultepec, Los Pinos ubicados –en la Colonia San Miguel Chapultepec de la alcaldía Miguel Hidalgo–  han sido alojo de la aristocracia mexicana. 

"Después de la Conquista, estos predios fueron un centro económico de la más alta importancia. Tanto, que se le llamó Molino del Rey, nombre que aún conserva una sección de lo que hoy es Los Pinos", refiere la página de la residencia oficial.

En 1853 el doctor José Pablo Martínez del Río compró los terrenos en la zona conocida como Molino del Rey para construir su rancho, al que llamó La Hormiga. Martínez del Río murió en 1882 y luego del final de la Revolución Mexicana pasó a ser propiedad del gobierno de Álvaro Obregón. 

En 1934, el presidente Lázaro Cárdenas del Río decidió no ocupar el Castillo de Chapultepec como residencia oficial del Ejecutivo al considerarlo ostentoso, y se mudó en marzo de 1935 al rancho La Hormiga, cambiándole el nombre a Los Pinos en honor al lugar donde conoció a su esposa. Cárdenas ordenó que el lugar fuera una casa "abierta al pueblo". 

Con la llegada del presidente Manuel Ávila Camacho y su esposa Soledad Orozco (1940), Los Pinos se mantuvo como 'casa abierta', pero principalmente para las familias pudientes, esto luego de la fundación del Club Social y Deportivo de Los Pinos, escenario de competencias deportivas, bailables, fiestas y obras de teatro.

Para la llegada del  presidente Adolfo Ruiz Cortines (1952), tanto el Ejecutivo como su esposa María Izaguirre se instalaron en el ala sur de la residencia y se instaló un elevador para las  habitaciones personales de la primera dama, en las que puso un gimnasio.

"Durante 84 años fue la residencia oficial de 13 presidentes, excepto Adolfo López Mateos, quien no vivió ahí. Los Pinos abarca un espacio de 56 mil metros cuadrados, catorce veces más grande que el de la Casa Blanca en Estados Unidos", se lee en la página del gobierno federal. 

14 presidentes de México han ocupado esta residencia: Lázaro Cárdenas del Río, Manuel Ávila Camacho, Miguel Alemán Valdés, Adolfo Ruiz Cortines, Adolfo López Mateos, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría Álvarez, José López Portillo, Miguel de la Madrid Hurtado, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto. 

Durante el sexenio de Vicente Fox (2000-2006) y el de Calderón (2006-2012), ambos vivieron en "La Cabaña" el arquitecto Juan Artigas construyó dos cabañas en Los Pinos, una en la que vivió el presidente con su esposa, Martha Sahagún, y otra en la que vivieron sus hijos. Calderón siguió los pasos de su antecesor. 

Con la llegada de Peña, en una de las cabañas se edificó una casa de oficinas de dos pisos, balcones, ventanas altas y áreas de acceso a los salones y pasillos. Aquí Angélica Rivera y su hija Sofía Castro posaron para Marie Claire.

(Marie Claire)

A partir de este lunes 4 de mayo, Los Pinos, que desde la llegada de AMLO a la Presidencia se inauguraron como complejo cultural, fungirán como un lugar para dar alojo a personal médico que atiende el COVID-19. 

EL AUTÓDROMO 

El Autódromo Hermanos Rodríguez está ubicado al suroriente de la Ciudad de México en el macrocomplejo deportivo Ciudad Deportiva Magdalena Mixiuhca. 

El lugar fue diseñado por el Ingeniero Oscar Fernández Gómez Daza en 1955 como proyecto de tesis a falta de un autódromo en la Ciudad de México y fue construido en 1959. El recinto es propiedad del Gobierno de la Ciudad de México y es el circuito más veloz de la Fórmula 1. 

Fue nombrado así en 1973 como homenaje a los hermanos Ricardo y Pedro Rodríguez, considerados los mejores pilotos mexicanos de Fórmula 1 en la década de 1960.

También este autódromo ha recibido prestigiosas competencias internacionales de automovilismo de velocidad como el Campeonato Mundial de Resistencia, Fórmula E, Champ Car, NASCAR Nationwide Series, A1 Grand Prix y el Campeonato IMSA GT. El lugar es operado bajo concesión por la Corporación Interamericana de Entretenimiento, SA de CV o el CIE, a través de OCESA, detalla el sitio en su página oficial. 

Para poder albergar el Gran Premio de Fórmula 1 en 2015, el autódromo debió de ser reconstruido casi en su totalidad, con la construcción de un nuevo edificio de Boxes, una zona VIP, un hospital, la construcción de nuevas gradas y el reasfaltado completo de la pista. 

(Cuartoscuro)

"Con esto el Autódromo Hermanos Rodríguez vuelve a ser considerado un autódromo de primer nivel, capaz de albergar careras de alta gama internacional, contando además del GP de Fórmula 1, de una ronda del FIA Endurance World Championship y de la FIA Formula E", se lee en su descripción. 

Y efectivamente, tan de primer nivel quedó el autódromo que los boletos para el Gran Premio de México van de los mil 500 pesos, en zona naranja sin techo, hasta los 21 mil 750 pesos en zona verde, según información de OCESA. 

(Cuartoscuro)

Por la contingencia, el autódromo será un hospital de expansión que dará servicio a quienes presenten síntomas leves de coronavirus.