Las veces que el Gobierno se unió a la oposición para tener mayoría en Congreso

Desde el 2000, año en que llegó la alternancia en el poder en México, ha tenido como resultado gobiernos sin mayoría
Desde el 2000, año en que llegó la alternancia en el poder en México, ha tenido como resultado gobiernos sin mayoría
Desde el 2000, año en que llegó la alternancia en el poder en México, ha tenido como resultado gobiernos sin mayoría
Desde el 2000, año en que llegó la alternancia en el poder en México, ha tenido como resultado gobiernos sin mayoría

Las veces que el Gobierno se unió a la oposición para tener mayoría en Congreso

Congreso de la Unión.Desde el 2000, año en que llegó la alternancia en el poder en México, ha tenido como resultado gobiernos sin mayoría
Cuartoscuro
Nación321
2021-06-09 |14:35 Hrs.Actualización14:35 Hrs.

Desde el 2000, año en que llegó la alternancia en el poder en México, ha tenido como resultado gobiernos sin mayoría. El Partido Revolucionario Institucional (PRI), que permaneció en el poder durante más de 70 años, fue la culminación de la apertura gradual del sistema de representación en el Congreso mexicano.

Contra todo pronóstico, Vicente Fox, del Partido Acción Nacional (PAN) en coalición con otros partidos, se convirtió en el jefe del primer Gobierno de otro partido, desde la fundación del PRI en 1929. Sin embargo, su sexenio quedó reducido por las expectativas frustradas durante su mandato.

En las siguientes líneas hacemos un recuento de las principales reformas constitucionales aprobadas por un Congreso dividido, en el que los Gobiernos panistas, el de Enrique Peña Nieto y el de Andrés Manuel López Obrador, tuvieron que llegar a acuerdos con la oposición.

A partir del 2000, las principales reformas constitucionales aprobadas durante el periodo de Vicente Fox fueron avaladas en el Congreso de la Unión, pero en versiones muy diferentes a los proyectos originales y sin los alcances que pretendía.

Con Felipe Calderón Hinojosa

El presidente Felipe Calderón tuvo que buscar acuerdos en 2007 para una modificada reforma fiscal. El punto medular fue el Impuesto Especial a Tasa Única (IETU), gravamen empresarial que inició con una tasa de 16.5 por ciento para crecer paulatinamente. Esto incluyó un tributo a depósitos en efectivo y un incremento paulatino en el precio de la gasolina.

En 2009 fue aprobada la segunda reforma fiscal. Sin embargo, fue una versión diferente al incluir un alza de impuestos para fortalecer las finanzas y reducir la dependencia de los ingresos petroleros. Además, los legisladores avalaron el alza en un punto porcentual de la tasa del IVA al 16 por ciento.

En 2007 fue aprobada la Reforma al sistema de pensiones, la primera reforma estructural aprobada en el Gobierno de Felipe Calderón. El Congreso avaló, con la oposición de la izquierda, una ley para que los empleados del Gobierno tuvieran cuentas de retiro individuales.

En 2008 llegó la Reforma petrolera, en donde se permitió a Pemex contratar a empresas privadas para trabajos de exploración y producción, bajo los llamados contratos incentivados. Sin embargo, la reforma pasó entre protestas lideradas por la oposición de izquierda, que la consideró un intento de privatizar a la paraestatal mexicana.

Prácticamente al concluir el sexenio de Calderón se aprobó la Reforma laboral, que establece nuevas modalidades de contratación individual y regula la contratación de personal en actividades tercerizadas, también conocido como “outsourcing”.

Con Enrique Peña Nieto

El primer paso que dio el presidente Enrique Peña Nieto para construir su liderazgo a nivel nacional fue convocar a todas las fuerzas políticas representadas en el Congreso. El llamado Pacto por México nació con el arranque del gobierno priista y con él fue posible llevar a cabo una serie de reformas constitucionales en materia económica, incluida la liberalización del sector energético.

Enrique Peña Nieto recibió de Felipe Calderón una presidencia disminuida por el crecimiento de la partidocracia, el fortalecimiento del Poder Legislativo, la independencia de los legisladores, las reformas económicas y los órganos autónomos, entre otras.

Sin embargo, el 12 de diciembre de 2013, el Congreso de la Unión aprobó una de las banderas insignias de Peña Nieto: la Reforma Energética, gracias al bloque conformado por PRI, PAN, PVEM y Nueva Alianza.

También en 2013 llegó la reforma hacendaria que se presentó a las cámaras en septiembre de 2013, cuyo decreto firmó el presidente en enero del año siguiente. Su objetivo era aumentar la captación de recursos públicos, asegurando el pago de impuestos de empresas grandes y medianas, y eliminando regímenes especiales.

El Sistema de Información Legislativa (SIL) revela que, de octubre de 2012 al 27 de agosto de 2018, el Congreso de la Unión aprobó 612 cambios legislativos, de los cuales 29 fueron modificaciones constitucionales, que incluyeron las 11 reformas estructurales que enmarcaron su sexenio.

En el trienio 2012-2015, la LXII Legislatura aprobó las reformas estructurales en materia educativa, energética, hacendaria, transparencia, político-electoral y de competencia económica, entre otras. Todas ellas dentro de un paquete de 40 iniciativas enviadas por el Ejecutivo y las propuestas por los diversos grupos parlamentarios, que sumaron 288 reformas de ley.

En la LXIII Legislatura (2015-2018) se aprobaron 324 cambios legislativos, entre ellos ocho reformas constitucionales: el primero, en materia de desindexación del salario; la reforma política de la Ciudad de México; en materia de atención a víctimas; justicia laboral, justicia ciudadana, y en materia de designación del titular de la Fiscalía General de la República.

Con Andrés Manuel López Obrador

Las reformas referentes a la creación de la Guardia Nacional, la elevación de los programas sociales a rango constitucional; la ampliación del catálogo de delitos graves que ameriten prisión preventiva oficiosa y modificaciones a la Ley de Extinción de Dominio, son las nuevas reformas aprobadas en la presente administración.

En lo que se refiere a la creación de la Guardia Nacional, las modificaciones constitucionales tuvieron una aprobación histórica en el Legislativo al alcanzar en el Senado 127 votos a favor de 128 legisladores; en la Cámara de Diputados con 463 votos a favor, uno en contra y 36 inasistencias de un total de 500 diputados, y en los 32 congresos locales con 985 votos a favor, cinco en contra, dos abstenciones y 121 inCuarta Transformación asistencias, de un total de mil 113 legisladores.

Otro logro de la Cuarta Transformación es la elevación de los programas sociales a rango constitucional. El 8 de mayo de 2020, el Diario Oficial de la Federación (DOF) publicó del decreto por el que se reforma y adiciona el artículo 4º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el cual tiene como objetivo elevar a rango constitucional el derecho a la salud, así como los programas sociales, los cuales incluyen becas a estudiantes, así como ayudas económicas a personas con discapacidad y adultos mayores.