Las 4 promesas de campaña que López Obrador está replanteando

¿Sí o no?
El tabasqueño ha cambiado varias veces de opinión sobre estos temas
¿Sí o no?
El tabasqueño ha cambiado varias veces de opinión sobre estos temas

Las 4 promesas de campaña que López Obrador está replanteando

¿Sí o no?El tabasqueño ha cambiado varias veces de opinión sobre estos temas
Cuartoscuro
2018-08-23 |06:00 Hrs.Actualización06:00 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque estos 4 temas han causado polémica entre adversarios y seguidores del presidente electo de México

Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México, realizó diversas propuestas durante la temporada de campañas; sin embargo, con el paso del tiempo, las circunstancias lo han orillado a modificar algunas de ellas, ya sea porque la viabilidad de su iniciativa fue cuestionada o porque la obra requiere de otra perspectiva.

¿Pero cuáles son las promesas que quizá no se hagan realidad tal y como AMLO las planteó en un inicio? Aquí te las dejamos:

NUEVO AEROPUERTO

El Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) es un tema polémico tanto para el presidente en funciones, Enrique Peña Nieto, como para López Obrador, presidente electo.

Al principio, López Obrador manifestó no estar de acuerdo en que el proyecto presentado por Enrique Peña Nieto se construyera en el Lago de Texcoco, por lo que advirtió que de ganar la Presidencia cancelaría la obra.

Incluso, calificó la construcción como "faraónica" por su alto costo, pues según el gobierno federal, la primera etapa de construcción saldrá en 186 mil millones de pesos, de los cuales, el 58% lo pondrá el gobierno; y el 42% restante viene de la banca privada por medio de créditos.

Para contrarestar la iniciativa del ejecutivo federal, AMLO propuso remodelar la actual Base Aérea Militar N° 1, ubicada en el poblado de Santa Lucía, en el municipio mexiquense de Zumpango. El costo, según AMLO, sería de 65 mil millones de pesos, ahorrando más de 100 mil millones de pesos.

Este discurso lo manejó durante casi toda la campaña; sin embargo, en la recta final, López Obrador planteó una tercera opción para el aeropuerto: que fueran los empresarios y no el gobierno mexicano quienes pagaran el resto de las obras, es decir, que la construcción fuera concesionada.

"¿Por qué no se concesiona (el nuevo aeropuerto)? Yo no tendría ningún problema. Yo no voy a destinar la mitad de la inversión pública sólo para una obra. Eso no se puede", dijo el 10 de mayo de 2018.

Y aclaró que el tema del nuevo aeropuerto no significa "cancelar por cancelar" sino que se busca resolver el problema de saturación del actual aeropuerto más rápido y con menos dinero. 

Sin embargo, una vez que AMLO ganó las elecciones, volvió a cambiar un poco su postura y aseguró que serán los ciudadanos, a través de una consulta, quienes decidan el destino del Nuevo Aeropuerto.

Antes de la consulta, que se prevé sea realizada el último fin de semana de octubre, los medios de comunicación serán los responsables de difundir todas las opiniones y análisis de los ingenieros, empresarios y organizaciones civiles para que los mexicanos puedan tomar una decisión informada.

REFORMA EDUCATIVA

En diciembre de 2017, en la temporada de precampañas, el entonces candidato presidencial prometió al magisterio que de llegar a Presidencia cancelaría "la mal llamada" reforma educativa, aprobada en 2013 y cuyo punto de mayor polémica recae en la evaluación docente.

Ya en campaña, López Obrador causó confusión respecto al tema, pues al contestar las preguntas de la iniciativa 10 por la Educación, realizada por la red de asociaciones civiles Suma por la Educación, aseguró que su gobierno analizará la viabilidad de implementar la reforma y se hará una consulta con padres de familia y maestros para ver qué opciones existían.

"En menos de 36 horas el mismo candidato (AMLO) planteó dos visiones de país completamente distintas e incompatibles ¿A cuál de estos dos Andrés Manueles le deberíamos de creer?", cuestionó Alexandra Zapata, representante del Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO).

Meses después, una vez que ganó la elección, AMLO se reunió con legisladores electos de Morena y aseguró que en materia educativa reformar o revocar la reforma sería uno de los temas prioritarios.

Por su parte, Esteban Moctezuma, quien será el próximo titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), dijo que se sometería a consulta este tema, pero informó que lo que sí continuaría existiendo, es la evaluación docente, uno de los puntos más polémicos de esta reforma.

Sin embargo, este 20 de agosto, AMLO le dijo a Enrique Peña Nieto, de frente y ante medios de comunicación, que la reforma educativa no va.

"En su momento, como dicen los abogados, en tiempo y forma, vamos nosotros a presentar las iniciativas para cancelar la reforma educativa (...) Quiero dejar de manifiesto que se va a cancelar la actual reforma educativa y va a ser sustituida por otra reforma", dijo el presidente electo.


REFORMA ENERGÉTICA

Otro tema en el que la postura del próximo presidente de México ha ido variando un poco es la reforma energética, legislación que abrió el sector energético a la iniciativa privada y que ha provocado decenas de manifestaciones en las que también ha participado López Obrador.

Por ejemplo, en 2016 aseguró que la reforma energética se sometería a referéndum para que los mexicanos decidieran si querían que continuara, o de plano se revocaba.

Ya en 2018, en plena campaña electoral, el tabasqueño suavizó su postura y aseguró que se revisarían los contratos en materia energética para asegurarse de que ninguno fuera producto de la corrupción y que a raíz de eso se tomaría una decisión.

Ya para la recta final de las campañas, indicaba que revisaría uno a uno los contratos de la reforma y sobre eso, tomaría una decisión.

Sin embargo, Alfonso Romo, propuesto para ser jefe de Gabinete, le dio un giro totalmente al tema y en una entrevista con Bloomberg aseguró que Andrés Manuel López Obrador cambió de opinión respecto a las inversiones privadas derivadas de la Reforma Energética.

En un texto escrito por la periodista Nacha Cattan, el principal asesor de López Obrador en materia económica dijo que "AMLO ha revisado la mayoría de las licitaciones de petróleo adjudicadas a compañías privadas y llegó a la conclusión de que son beneficiosas para México".

Alfonso Romo insiste en que Andrés Manuel López Obrador ha llegado a la conclusión de la necesidad de financiamiento privado en el sector, incluida la posibilidad de asociaciones privadas para dos nuevas refinerías que planea construir.

Esta declaración provocó el enojo del escritor Paco Ignacio Taibo II, simpatizante de Morena, quien aseguró que la postura de Morena siempre ha sido echar atrás dicha reforma.

Rocío Nahle, próxima secretaria de Energía, aseguró que se rescatará el sector energético, pero que se trabajará con la base de la ley vigente.

TREN MAYA

Una de las 'mega obras' que el presidente electo pretende realizar durante su sexenio es la construcción de una ruta de tren que conecte varios estados del sureste del país, obra que además de beneficiar a las comunicaciones de esa zona, será un atractivo para turistas del país y el mundo.

Sin embargo, AMLO también ya cambió los planes originales, aunque a diferencia de los anteriores, el cambio de parecer es para ampliar la obra.

En un principio dijo que el tren tendría una ruta de 900 kilómetros; sin embargo, el proyecto fue ampliado a 1,500 kilómetros y abarcará también los estados de Yucatán y Campeche y no solo Chiapas y Quintana Roo, como se planteó al principio.

El tren comenzará en Mérida y pasará por Valladolid (ambos en Yucatán), Cancún, Playa del Carmen, Tulum, Bacalar (todos en Quintana Roo), Calakmul (Campeche) y, finalmente llegará a Palenque (Chiapas), con un costo de 150 mil millones de pesos y a construirse en un periodo de 4 años.