Javier Duarte quedó a deber hasta las tortillas en Veracruz

Este jueves termina el sexenio del gobernador con licencia pero él se encuentra prófugo
Este jueves termina el sexenio del gobernador con licencia pero él se encuentra prófugo

Javier Duarte quedó a deber hasta las tortillas en Veracruz

Sin paradero.Este jueves termina el sexenio del gobernador con licencia pero él se encuentra prófugo
Cuartoscuro
2016-11-29 |06:06 Hrs.Actualización06:06 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque los problemas que dejó se quedarán para la población

La administración de Javier Duarte está a punto de terminar pero no sus problemas.

El gobierno del veracruzano dejó tras de sí un cúmulo de deudas con proveedores y acreedores que día a día parecen irse incrementando y saliendo a la luz ante la cercanía del fin del sexenio, la huida del gobernador con licencia y el reconocimiento por parte del interino de la insuficiencia de recursos para pagar a todos.

A las afueras de la Secretaría de Finanzas y Planeación un grupo de proveedores de tortillas realizó una huelga de hambre, pues desde hace más de cinco años se les han venido acumulando deudas que el gobierno estatal se ha negado a cubrir por el servicio de venta de este producto para distintos Centros de Readaptación Social.

Mario Chama Díaz, dueño de la tortillería Magnolia, señaló que a lo largo de los años el adeudo ha llegado a un monto aproximado de 12 millones y medio de pesos, el cual las autoridades estatales dicen no poder pagar ante la falta de recursos.

“Hemos sido engañados a lo largo de estos tiempos, que nos van a pagar, que el próximo mes, que dentro de dos meses; llegó diciembre, después enero y así nos trajeron, conocí a casi todos los secretarios de finanzas cuando el gobernador Javier Duarte me enviaba con ellos para la negociación”, declaró el empresario.

Las calles aledañas al Palacio de Gobierno también fueron bloqueadas por empresarios transportistas, pues acusan que desde hace ocho meses el gobierno actual se ha negado a pagar por el servicio de trasporte de alimentos para las secretarías de Salud, Seguridad y algunos eventos privados.

Empleados y directivos de la empresa Trazalidad y Comercio de Alimentos Frescos atravesaron vehículos pesados en una de las principales avenidas de Xalapa para reclamar el pago de 84 millones de pesos por dichos servicios.

MAESTROS Y ESTUDIANTES TAMBIÉN

Asimismo, maestros pertenecientes a distintos sindicatos magisteriales mantuvieron tomadas las instalaciones de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) durante ocho días seguidos para reclamar el pago de cuotas sindicales y algunos otros conceptos respectivos a las nóminas de los docentes.

Por su parte Estudiantes del Instituto Tecnológico Superior de Xalapa (ITSX) tomaron las instalaciones de dicha dependencia para exigir el cumplimiento de las promesas de infraestructura que el gobierno realizó durante el presente sexenio.

Los inconformes señalaron que el poder Ejecutivo les prometió la construcción de un laboratorio, una biblioteca y una cancha deportiva a cambio de un terreno que el ITSX donó para que en él se construyeran instalaciones para la realización de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 2014.

Además, estudiantes de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV) campus Huatusco, reclaman la entrega de títulos profesionales, pues acusan que el gobierno estatal los defraudó al ofrecer materias que no tienen validez oficial.

PROBLEMA EN CRECIMIENTO

Durante los días previos al cambio de poder, que ocurrirá este jueves, las manifestaciones han ido creciendo, tanto en intensidad como en cantidad, principalmente para reclamar la falta de pagos por parte de la actual administración.

Empresarios de la Cámara Nacional de la Industria y la Transformación (Canacintra) y la Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) mantuvieron tomada la Sefiplan, la semana pasada, para exigir el pago de más de 200 millones de adeudos por diferentes servicios.

También se han manifestado anteriormente trabajadores de la Dirección General de Readaptación Social (DGRS), de Tránsito Estatal, y de la Coordinación de Comunicación Social así como otros burócratas, además de empleados de confianza de Casa Veracruz.

Durante varios días el Sector Salud también se vio prácticamente paralizado ante los reclamos de los trabajadores de dicha dependencia, por el mismo retraso en los pagos de salarios y prestaciones.