'Estaba esperando el momento incómodo cuando Donald Trump hablara de México'

Roberta Jacobson es la actual embajadora de Estados Unidos en México
Roberta Jacobson es la actual embajadora de Estados Unidos en México
Roberta Jacobson es la actual embajadora de Estados Unidos en México
Roberta Jacobson es la actual embajadora de Estados Unidos en México

'Estaba esperando el momento incómodo cuando Donald Trump hablara de México'

Embajadora.Roberta Jacobson es la actual embajadora de Estados Unidos en México
Cuartoscuro
Blanca Becerril
Reportera
2017-01-20 |21:43 Hrs.Actualización08:30 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque el magnate ha sostenido un discurso en contra de los inmigrantes mexicanos

Todos los ojos del mundo estaban en Estados Unidos. Y no era para menos, este viernes la nación norteamericana vivió un cambio de paradigma al ver como el empresario Donald Trump, que nunca tuvo un cargo público, se convirtió en el presidente número 45.

A México llegó el eco de la ceremonia y la sede fue la Embajada de Estados Unidos. Luego de la incertidumbre y amenazas que han generado la caída del peso y la cancelación de inversiones millonarias en territorio mexicano, la atención estaba focalizada en un punto: el momento en el que Trump se refiriera a México.

“Estaba esperando el momento en el que (Trump) mencionara a México, ese momento incómodo de qué iba a decir y qué actitud iba a tomar ya que es presidente. Si le iba a bajar un tono a ese discurso de cuando era candidato”, comentó Gilberto García, estudiante del programa de liderazgo en Administración Pública y quien fue invitado a la embajada a seguir en vivo la transmisión de la toma de protesta del republicano.

El ahora mandatario estadounidense no hizo referencia directa a México en su discurso pero sí habló de recuperar los empleos y sus fronteras, lo que provocó aplausos y gritos de los asistentes al Capitolio en Washington D.C. Caso contrario a lo sucedido en la biblioteca Benjamín Franklin de la sede diplomática en México, donde permeó la solemnidad y el silencio.

“No nos sorprende a nadie, yo siento en lo personal que aquí se vivió un ambiente medio difícil para todos, siento yo que hasta la misma gente que trabaja aquí (en la Embajada) y los asistentes sentimos un poco el problema que se nos viene”, expresó Santiago Ginebra, estudiante de la Universidad Anáhuac.

Una pantalla con la transmisión en vivo, dos banderas de Estados Unidos flanqueando el pódium y un escudo, formaban parte de la escenografía en la que la embajadora de Estados Unidos en México, Roberta Jacobson dio sus impresiones sobre el inicio de “la era Trump”.

“La toma de posesión ejemplifica una tradición nacional única y celebra nuestra democracia de 240 años. Una transición pacífica del poder demuestra nuestra unidad como pueblo que apoya nuestra democracia permanente”, sentenció la funcionaria diplomática.

Unidad que no se reflejó en las calles de la capital estadounidense, donde se realizaron protestas contra la investidura de Trump; incluso durante el desfile destacaron las pancartas contra el magnate de los bienes raíces, solo a unos metros de él.

“Como escucharon, en el discurso del presidente Donald Trump que duró solo 17 o 18 minutos, me llamó la atención que él habló de buscar amistad y buena voluntad con todas las naciones del mundo”, agregó Jacobson.

Entre los asistentes al evento, que concluyó con la entonación del himno nacional de Estados Unidos, y cualquier mexicano quedó una duda: ¿Trump busca amistad con nuestra nación?