El día que el Ejército y la Marina salieron a las calles a combatir el narco

El entonces presidente Calderón durante un saludo que sostuvo con las Fuerzas Armadas
El entonces presidente Calderón durante un saludo que sostuvo con las Fuerzas Armadas

El día que el Ejército y la Marina salieron a las calles a combatir el narco

Michoacán, enero de 2007.El entonces presidente Calderón durante un saludo que sostuvo con las Fuerzas Armadas
Cuartoscuro
2019-01-17 |16:27 Hrs.Actualización16:27 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque la Guardia Nacional de AMLO estará conformada por militares

10 días después de que asumió la Presidencia, Felipe Calderón Hinojosa ordenó el despliegue de más de cinco mil elementos del Ejército, de la Marina y de la Policía Federal en la llamada Operación Conjunta Michoacán, cuyo objetivo era la recuperación de los espacios públicos que la delincuencia organizada arrebató a los mexicanos. 

Dicho operativo se puso en marcha el 11 de diciembre de 2006, y fue anunciado por el entonces secretario de Gobernación, Javier Ramírez Acuña, el de la Defensa Nacional, general Guillermo Galván, el de la Marina, almirante Mariano Francisco Saynez, el de Seguridad Pública, Genaro García Luna, y el titular de la Procuraduría General de la República, Eduardo Medina Mora (actual ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación). 

Con su despliegue en Michoacán, el Ejército, la Marina y la Policía Federal comenzaron a implementar un plan de instalación de puntos de revisión en carreteras, ejecutar órdenes de cateo y aprehensión, de generación de inteligencia, además de la ubicación y desmantelamiento de puntos de venta de drogas. 

Escenas como estas pasaron a formar parte de la vida cotidiana en Michoacán.

Fotos: Cuartoscuro

El 3 de enero de 2007, Felipe Calderón acudió al cuartel general de la 43 zona militar, ubicado en Apatzingán, Michoacán, donde comió con elementos del Ejército, la Marina y la Policía Federal, "compartiendo el rancho, como se dice en la jerga militar", dijo el entonces presidente.

En su discurso, el entonces presidente entrante señaló:

"Reitero que ésta no es una tarea fácil ni será rápida; que tomará mucho tiempo, implicará enormes recursos de los mexicanos, incluso, la pérdida lamentable de vidas humanas"

«Felipe Calderón»

La Operación Conjunta Michoacán fue la primera en ponerse en marcha en el gobierno de Calderón, a finales de 2006. En los años siguientes le siguieron operativos similares en Baja California y Guerrero en 2007, y Nuevo León, Tamaulipas, Chihuahua, Sinaloa y Durango, en 2008.

Durante el sexenio de Felipe Calderón, la tasa de homicidios dolosos en México llegó a 17.7 casos por cada 100 mil habitantes, casi duplicando la registrada en el gobierno de su antecesor, Vicente Fox, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Y aunque no es posible atribuir que todos esos homicidios estuvieron directamente relacionados con el combate contra la delincuencia organizada, hay que señalar que, de acuerdo con el Inegi, hasta antes de que se iniciara la guerra contra el narcotráfico, el país registraba una tendencia a la baja en cuanto a homicidios desde, por lo menos, 1995.

Algunos de los casos que más conmocionaron a Mexico durante el sexenio de Calderón fueron los 72 cuerpos de migrantes centroamericanos encontrados en San Fernando, Tamaulipas, y que según las autoridades fueron asesinados por Los Zetas; el atentado con granadas en Morelia, Michoacán durante la celebración de las fiestas patrias; y el incendio del casino Royale, ubicado en Monterrey.

Otra característica de la lucha antinarco fue la detención de los líderes o lugartenientes de los cárteles, entre ellos Édgar Valdez Villareal conocido como la Barbie, Alfredo Beltrán Leyva, alias el Mochomo, que pertenecía al Cártel de Sinaloa; Vicente Zambada Niebla, hijo de El Mayo Zambada; y el asesinato de Arturo Beltrán Leyva.

La participación del Ejército y la Marina en tareas de seguridad continuó durante el sexenio del priista Enrique Peña Nieto, y la tasa de homicidios en el país superó a la del gobierno de Calderón.

Este 2019, el avance en el Congreso de la iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador para crear la Guardia Nacional, que estará formada por militares, ha sido criticado por académicos, activistas y organizaciones de la sociedad civil, quienes señalan que la entrada en funciones del nuevo cuerpo armado implicaría elevar a rango Constitucional la militarización del país.