El día en que un presidente convocó a un acto de unidad como lo hace AMLO

Unidad.
En 1938, los mexicanos tuvieron un increíble gesto de unidad ante los embates de las petroleras extranjeras
Unidad.
En 1938, los mexicanos tuvieron un increíble gesto de unidad ante los embates de las petroleras extranjeras

El día en que un presidente convocó a un acto de unidad como lo hace AMLO

Unidad.En 1938, los mexicanos tuvieron un increíble gesto de unidad ante los embates de las petroleras extranjeras
Especial
2019-06-08 |09:41 Hrs.Actualización12:35 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque pocas veces un presidente convoca a todo el pueblo a un acto para demostrar unidad nacional

El presidente Andrés Manuel López Obrador convocó este sábado a todo el pueblo mexicano a unirse en un acto en Tijuana, Baja California, para defender la dignidad del país ante la actual crisis que se vive con Estados Unidos.

Y es que el pasado 30 de mayo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó que impondría un arancel de 5% a todos los productos importados desde México, aunque las negociaciones del gobierno mexicano y el estadounidense permitieron llegar a un acuerdo. 

Si bien el acto de unidad al que convocó AMLO es inédito en la historia moderna, no es la primera vez en la que un presidente mexicano llama a la unidad en torno a un problema entre México y Estados Unidos, y aquí te recordamos el día en el que esto sucedió.

UNIDOS POR EL PETRÓLEO MEXICANO

La historia del petróleo en México ha estado ligada a una constante lucha por el control de los hidrocarburos entre el Estado y las empresas extranjeras. Esta lucha se puso más intensa en abril de 1935, cuando se conformó el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), respaldado por el gobierno federal. 

En pocos meses el Sindicato reunió a más de 20 mil integrantes e inició una lucha por cumplir, mejorar y firmar nuevos contratos de trabajo, lo que se tradujo en un enfrentamiento entre gobierno y empresas.

Sin llegar a un acuerdo, el 28 de mayo de 1937, los trabajadores declararon una huelga general en todas las empresas que explotaban petróleo. En represalia, las petroleras detuvieron las exploraciones y perforaciones; también retiraron sus fondos bancarios como muestra de su negativa para acatar las disposiciones legales.

El presidente Lázaro Cárdenas del Río dio un paso decisivo para resolver el conflicto el 18 de marzo de 1938, cuando publicó el decreto con el que se expropiaba “por causa de utilidad pública y a favor de la nación, la maquinaria, instalaciones, edificios, oleoductos, refinerías, tanques de almacenamiento, vías de comunicación, carros-tanque, estaciones de distribución, embarcaciones y todos los demás bienes muebles e inmuebles de propiedad de los consorcios extranjeros”.

EL LLAMADO

En total, el decreto de la Expropiación Petrolera consistió en la apropiación legal del petróleo que explotaban 17 compañías extranjeras que tenían el control de la industria para convertirse en propiedad de los mexicanos.

En un discurso que fue difundido en cadena nacional el 18 de marzo de 1938, el presidente Lázaro Cárdenas del Río dio sus motivos para expropiar la industria petrolera.

"Pido a la nación entera un respaldo moral y material suficiente para llevar a cabo una resolución tan justificada, tan trascendente y tan indispensable. El Gobierno ha tomado ya las medidas convenientes para que no disminuyan las actividades constructivas que se realizan en toda la República y para ello, pido al pueblo, confianza plena y respaldo absoluto en las disposiciones que el propio Gobierno tuviere que dictar", dijo el presidente de México en su mensaje.

"Es preciso que todos los sectores de la nación se revistan de un franco optimismo y que cada uno de los ciudadanos, ya en sus trabajos agrícolas, industriales, comerciales, de transporte, etcétera, desarrollen a partir de este momento una mayor actividad para crear nuevos recursos que vengan a revelar cómo el espíritu de nuestro pueblo, es capaz de salvar la economía del país por el propio esfuerzo de sus ciudadanos", agregó Cárdenas del Río.

Actualmente conocemos a esta fecha como el Día de la Expropiación Petrolera.

Con este mandato se estableció que el Estado mexicano tendría el control total sobre la producción y comercialización del petróleo en territorio nacional, lo que ha permitido que desde entonces el Gobierno de México tenga recursos económicos adicionales a los que provienen de los impuestos, productos, derechos o aprovechamientos.


EL DÍA DE LA UNIDAD

Un día después de que el presidente Lázaro Cárdenas diera a conocer el decreto de la Expropiación Petrolera, el 19 de marzo de 1938, miles de personas acudieron a la plancha del Zócalo de la Ciudad de México para mostrar su respaldo al gobierno mexicano y al mandatario.

El Zócalo se vio repleto de trabajadores de todos los sindicatos, quienes manifestaron su apoyo total al presidente Lázaro Cárdenas.

Las personas que acudieron al evento también donaron algunas de sus posesiones para cubrir la indemnización que el gobierno mexicano pagó a los accionistas de las empresas petroleras que se vieron afectadas por la expropiación.

Ese mismo día hubo colas de gente de todas las clases sociales en el Palacio de Bellas Artes para contribuir al pago de la deuda que tenía el gobierno mexicano; las personas daban de todo, desde joyas hasta guajolotes, refiere el documental "Lázaro Cárdenas Entre el Pueblo y el Poder", del historiador Enrique Krauze.

"A los niños nos invitaron a que si queríamos aportar algo y fuimos a entregar, yo por mi parte, mi alcancía con algunas monedas de 2 centavos que había y también tuvimos oportunidad de ver cerca al General Cárdenas", dijo en dicho documental el ingeniero Heberto Castillo, líder de la izquierda mexicana.

Pero las muestras de unidad no pararon ahí: cinco días después, el 23 de marzo de 1938, la Ciudad de México se paralizó, de acuerdo con una nota que publicó El Universal sobre este hecho.

"Los periódicos anunciaron paro total de actividades de las nueve a las 15 horas. Los comercios cerraron y dejaron de circular los tranvías. Las casas fueron adornadas. 200 mil personas acudieron al Zócalo para celebrar nuevamente la Expropiación Petrolera. Las mantas se multiplicaban. “Viva Cárdenas”, “El pueblo con Cárdenas”, "Muerte a las compañías extranjeras". También hubieron ataúdes de cartón con los nombre de Huasteca y El Águila, las empresas petroleras extranjeras más importantes", refiere la nota de El Universal.

Si bien las colectas y la emisión de bonos para cubrir la indemnización estuvieron lejos de solucionar el problema económico, fue una muestra clara de solidaridad de los mexicanos para con su gobierno.

En las semanas siguientes, el gobierno de Lázaro Cárdenas pagó el resto de las indemnizaciones de sus arcas.


FRUTOS DE LA UNIDAD

Casi tres meses después de la Expropiación Petrolera -el 7 de junio de 1938- se fundó la empresa productiva del Estado, Petróleos Mexicanos (Pemex), que se encargó desde entonces de la exploración, explotación, refinación y comercialización del petróleo en México.

En nuestro país, la actividad petrolera es una de las actividades económicas más importantes y se concentra en nueve estados: Campeche, Coahuila, Chiapas, Chihuahua, Nuevo León, Tamaulipas, Tabasco, Puebla y Veracruz.

Sin embargo, el 90% del recurso energético se extrae en 18 municipios de tres estados: Campeche (Palizada, Ciudad del Carmen, Canderia y Escárcega), Tabasco (Tacotalpa, Macuspana, Jonuta, Emiliano Zapata, Tenosique y Balancán) y Veracruz (Papantla, Poza Rica, Coatzintla, Chicontepec, Ixhuatlán, tihuatlán, Castillo de Teayo y Tepatzintla).