El "catarrito" y un "tsunami", las frases para recordar a Agustín Carstens

Ingenioso
Agustín Carstens dejará el recuerdo de sus alegorías para explicar la economía
Ingenioso
Agustín Carstens dejará el recuerdo de sus alegorías para explicar la economía

El "catarrito" y un "tsunami", las frases para recordar a Agustín Carstens

IngeniosoAgustín Carstens dejará el recuerdo de sus alegorías para explicar la economía
El Financiero
2016-12-01 |12:27 Hrs.Actualización13:10 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque se va Carstens pero no sus frases e 'ingenio' para explicarle a la población cómo funciona la economía

Ocurrente, brillante, un excelente economista o un experto en el lenguaje figurado. ¿Cómo recordaremos a Agustín Carstens Carstens?

El doctor en Economía por la Universidad de Chicago renunció este jueves a su puesto como gobernador del Banco de México (Banxico), cargo que desempeña desde el 1 de enero de 2010. La renuncia será efectiva en julio de 2017.

Esto, a pesar de Carstens fue ratificado por el Senado de la República el 17 de septiembre de 2015 para mantenerse al mando del Banco central de enero de 2016 al 31 de diciembre de 2021.

Si bien es inevitable su despedida,  no vamos a poder olvidar las frases que usaba para explicar los fenómenos económicos que afectaron a México en los últimos años.

Te presentamos una lista de frases que dijo Carstens durante su tiempo en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público así como el Banco de México.

1. “No hay balas de plata que uno pueda usar para que de repente haya más crecimiento, menos pobreza y más empleo”

Como si la crisis económica se tratará de un hombre lobo, Carstens aseguró en 2006 que no había un remedio en forma de armamento para hacer que México creciera más rápido y hubiera más trabajos para la población. Esta frase la soltó en 2006, cuando aún era coordinador económico del entonces presidente electo Felipe Calderón.

2. “Yo no doy el perfil, todos los secretarios de Hacienda han sido altos y flacos”

Al ser cuestionado sobre sus posibilidades de ser titular de Hacienda y Crédito Público en el gabinete de Felipe Calderón (2006), Agustín Carstens se descartó por su apariencia física. Sin embargo, meses más adelante, la historia lo desmentiría, pues en noviembre de 2006, Calderón lo dejó al frente de la dependencia.

3. “Antes, cuando la economía de Estados Unidos se desaceleraba, la de México también. Ahora pasa lo contrario, cuando Estados Unidos tiene neumonía, México sólo tiene un catarrito”.

En 2008, justo en la crisis económica inmobiliaria que afectó a gran parte del mundo, especialmente a Estados Unidos, Carstens soprendió con esta inusual declaración y se quedó en la mente de miles de mexicanos. 

4. “Ya no voy a hablar en términos médicos, soy doctor en economía, no en medicina”.

Para 2009, Agustín Carstens se arrepintió de su alegoría sobre el “catarrito” y se puso más serio, asegurando que "lo suyo, lo suyo no era la medicina, sino la economía. Bien ahí, doctor. Para ese entonces, Carstens ya había sido nombrado gobernador del Banco de México.

5. “Es un bache que tiene agua, entonces hay que ver cuál es el fondo. En el mundo se está viendo una crisis sin precedentes”.

La crisis económica de Estados Unidos le pegaba fuertemente a México en 2009 y las cosas se ponían color de hormiga, por lo que nuevamente Carstens le explicó a la opinión pública qué proseguía.

6. “En estos momentos de crisis, es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad”.

Con tanto problema económico, era mejor no enfadarse con el panorama oscuro de las finanzas mexicanas y por eso prefirió ser optimista ante el fatídico escenario de la crisis económica de 2009.

7. “La actual coyuntura económica es un gran tsunami del exterior”.

Como las cosas no mejoraron, Carstens nos aleccionó sobre la tormenta financiera que amenazaba con causar fuertes lluvias en todo el país.

8. “Va a haber un pastel que va a crecer menos o va a ser más chico, y el reto va a ser quién se lleva la rebanada más grande, o cómo hacer para llevarse la rebanada mayor”

La cereza del pastel la puso Carstens en septiembre de 2012, cuando el economista dio la receta para que México se volviera un país más competitivo en el mercado.

9. “México cuenta con fundamentos económicos sanos para enfrentar un mundo con aguas picadas”.

Si bien Carstens se moderó en su lenguaje figurado como gobernador del Banco de México, el economista no olvidó su toque en enero de 2016, cuando explicó como el país haría frente a la volatilidad financiera.