"El Apestosito": la historia de Javier Duarte antes de ser gobernador

Javier Duarte.
El político veracruzano en 2008, cuando laboró como secretario de Finanzas con Fidel Herrera
Javier Duarte.
El político veracruzano en 2008, cuando laboró como secretario de Finanzas con Fidel Herrera

"El Apestosito": la historia de Javier Duarte antes de ser gobernador

Javier Duarte.El político veracruzano en 2008, cuando laboró como secretario de Finanzas con Fidel Herrera
Cuartoscuro
2017-07-25 |06:15 Hrs.Actualización06:15 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque no imaginábamos que un joven Javier se convertiría en uno de los políticos más polémicos

Javier Duarte fue un joven discreto, lejos de ser uno al que veían como futuro gobernante y mucho menos como uno de los políticos más polémicos de las últimas décadas en México. 

El político emanado del PRI, quien hoy enfrenta un juicio penal por delitos como delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, tenía apodos que lo definían antes de tener el poder que ostentó como gobernador: le decían Apestosito o Cara de Moco.

¿Cómo llegó a convertirse en lo que hoy conocemos? 

Javier Duarte fue el mayor de cuatro hermanos. Y se le recuerdan algunas riñas que tenía con sus hermanos menores, de acuerdo con El Universal

Quedó huérfano a los 12 años, pues su padre, Javier Duarte Franco, murió en el terremoto de 1985 que sacudió a la Ciudad de México. El cuerpo fue hallado entre los escombros de un hotel. 

Ese golpe cayó de sorpresa para el joven Javier, quien tuvo que tomar el rol de jefe de familia junto con su madre, la señora María Cecilia de Ochoa. 

Su padre era el secretario de la Confederación Nacional Ganadera y hasta antes de la tragedia, vivía cómodamente en Córdoba, Veracruz, lugar en donde nació un 19 de septiembre 1973.  

Duarte tuvo que dejar atrás los juegos con palos y pelotas para entrar de lleno al negocio familiar: una panadería.

Ahí, en su adolescencia, aprendió a hacer desde bolillos, pasando por polvorones y donas. Conforme se adiestraba en el negocio su responsabilidad se extendió hasta coordinar las compras y repartos, según El Universal. 

Otros detalles de su vida personal fueron revelados por vecinos que conocían a Duarte en su juventud. 

"No te imaginabas a Javier como gobernador, pero tampoco como el gran ratero", detalló a Animal Político una excompañera de Duarte en una escuela privada de Córdoba, donde estudiaron juntos. 

La testigo revela que desde entonces Javier Duarte tenía la voz chillona, la "voz de pito", que tiene ahora. 

De hecho, esta compañera de estudios reveló uno de los apodos de su juventud: Caremo o Cara de Moco, según el relato del medio. 

Ya cuando tenía 24 años, donde logró ingresar a la Universidad Iberoamericana en la capital de México, se ganó su otro apodo: Apestosito, por su poco interés en el aseo personal, revela el periodista Raymundo Riva Palacio en El Financiero. 

En este periodo, de 1997 a 2001, es donde conoce a Karime Macías, con quien después se casaría y tendría tres hijos. 

Aunque no eran cercanos, Karime Macías y Javier Duarte tenían un amigo en común: Moisés Mansur, quien es señalado de ser unos de los prestanombres del exgobernador de Veracruz, detenido en Guatemala en abril pasado, acusado por delincuencia organizada y realizar operaciones ilícitas, entre otros delitos. 

Gracias a su amistad en común con Mansur, fue como el exgobernador veracruzano y su esposa comenzaron a relacionarse.

UN ASCENSO METEÓRICO

El exgobernador de Veracruz, Fidel Herrera, "adoptó" políticamente al joven Javier Duarte. Fue su padrino, su mentor y su antecesor en el gobierno veracruzano. 

Duarte detalla que inició su carrera administrativa en 1995, cuando fue asesor en la coordinación general para la Promoción de la Participación Social de la Secretaría de Gobernación. 

Dos años más tarde se convertiría en promotor del voto de Herrera Beltrán cuando fue candidato a diputado en Boca del Río. 

Javier Duarte tuvo un ascenso meteórico en las filas del PRI y en su desarrollo personal y académico. 

Fue asesor en el Congreso, secretario particular de Herrera, secretario técnico en la Cámara de Senadores, subsecretario de finanzas del PRI en Veracruz, presidente del Comité Técnico del Fideicomiso del Fondo de Desastres Naturales, consejero político nacional del PRI, secretario de Finanzas con Fidel Herrera e incluso fue diputado federal por el distrito XVI de Córdoba.

Pero mientras Duarte hacía todo esto, también seguía estudiando. 

Tras concluir la licenciatura, Duarte hizo una maestría en Derecho, Economía y Políticas Públicas por el Instituto Universitario Ortega y Gasset, adscrito a la Universidad Complutense de Madrid, España. 

Además, hizo su doctorado en Economía e Instituciones por la misma Complutense, titulándose en 2014 con una tesis en donde escribe sobre el problema que significa la corrupción. 

Y siguió preparándose con un diplomado de alta dirección de empresas en el IPADE e hizo una segunda maestría en Gestión Pública en el Tecnológico de Monterrey.

Javier Duarte fue designado como candidato del PRI al gobierno de Veracruz en el 2010 y ganó la elección con el 43.5% de la votación. Se convirtió en uno de los gobernadores más jóvenes del país, con 37 años cumplidos.

Fue elogiado por el presidente Enrique Peña Nieto como ejemplo del “nuevo PRI”, y prometió a los 8.1 millones de veracruzanos un desempeño “responsable, serio y eficaz” durante su administración estatal.

Hoy Javier Duarte enfrenta un juicio penal y es uno de los rostros de la corrupción en México.