30% de plaguicidas son dañinos y piratas en México

La venta irregular de agroquímicos afecta a campesinos, consumidores e industria
La venta irregular de agroquímicos afecta a campesinos, consumidores e industria
La venta irregular de agroquímicos afecta a campesinos, consumidores e industria
La venta irregular de agroquímicos afecta a campesinos, consumidores e industria

30% de plaguicidas son dañinos y piratas en México

Fertilizantes.La venta irregular de agroquímicos afecta a campesinos, consumidores e industria
Cuarto Oscuro
Nacion321
Hagamos nación
2021-05-29 |17:47 Hrs.Actualización17:47 Hrs.


Recientemente, Luis Eduardo González, presidente de la Unión Mexicana de Fabricantes y Formuladores de Agroquímicos advierte de la existencia de productos ilegales que se comercializan en la industria de agroquímicos afectan a trabajadores agrícolas, consumidores y al medio ambiente, pues no cumplen con los estándares establecidos por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS). 

“El agricultor mexicano está siendo engañado, hemos detectado que en algunas zonas del país, entre un 25 y 30 por ciento de la oferta de plaguicidas son productos falsos, adulterados y piratas”, dijo. 

Asegura que autoridades mexicanas no han tomado cartas en el asunto para combatir la problemática e incluso, la adquisición de este tipo de productos está al alcance fácilmente, pues se venden en grupos de redes sociales sin restricción. 

Detalló que han identificado cinco categorías de estos productos ilegales: los que no tienen registro, los falsificados o piratas, los adulterados o re etiquetados y los que entran de contrabando por las aduanas mexicanas.

“Un gran problema es que pueden contener residuos no autorizados en México, ni en países a los que México exporta, generando efectos negativos al crecimiento del sector agrícola, única actividad económica que reportó un crecimiento el año anterior, mismo que alcanzó 2.7 por ciento”, indicó.

Para que un producto se comercialice en el país, se requiere la autorización sanitaria que otorga la COFEPRIS, con la opinión de Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), lo cual asegura la eficacia y la seguridad del producto y puede entonces ser vendido y usado en el mercado nacional.

“Sorprende ver que por un lado las autoridades como la Semarnat y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) pretenden justificar la limitación del uso de plaguicidas como el glifosato y, por otro lado, no actúan con la determinación necesaria para sacar del mercado estos productos y sancionar a los responsables de su fabricación ilegal”, condenó categóricamente el presidente de UMFFAAC.