Asesinan a Javier Eduardo Pérez Hidalgo, activista LGBT, en Morelos

El cuerpo fue hallado en el poblado de Acapantzingo co un mensaje de odio
El cuerpo fue hallado en el poblado de Acapantzingo co un mensaje de odio
El cuerpo fue hallado en el poblado de Acapantzingo co un mensaje de odio
El cuerpo fue hallado en el poblado de Acapantzingo co un mensaje de odio

Asesinan a Javier Eduardo Pérez Hidalgo, activista LGBT, en Morelos

Crimen de odioEl cuerpo fue hallado en el poblado de Acapantzingo co un mensaje de odio
Verónica Bacaz
Verónica Bacaz
2020-08-26 |13:30 Hrs.Actualización13:30 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque en nuestro país se siguen cometiendo crímenes contra las minorías 

La Fiscalía General del Estado de Morelos confirmó que el cuerpo encontrado en la colonia Acapantzingo el miércoles 19 de agosto, calcinado y con huellas de tortura, es el de Javier Eduardo Pérez Hidalgo, quien fue reportado como desaparecido cuando salió de su domicilio de la Ciudad de México.

Los primeros informes señalan que el cadáver presentaba huellas de tortura y estaba envuelto en una bandera de colores, símbolo de la comunidad LGBT, junto con un mensaje de odio.

El cuerpo fue hallado en el poblado de Acapantzingo, pero fue hasta la noche del martes cuando la Fiscalía estatal confirmó su identidad.

En redes sociales, familiares y amigos señalaron que Javier Eduardo salió de su departamento el miércoles 19 de agosto a las 8:00 horas en un auto Aveo color vino con placas RAN-172-A del Estado de Morelos.

Con base en información oficial, los vecinos de la calle Benito Juárez de la demarcación en mención, alertaron a los números de emergencia sobre el hallazgo de un cadáver calcinado en un terreno baldío.

Posteriormente, arribaron elementos de la Policía Morelos, agentes de Investigación Criminal y peritos quienes realizaron las investigaciones correspondientes.

Vecinos de esta demarcación, han denunciado en los últimos días el incremento de la violencia e inseguridad en esta colonia, por lo que hicieron un llamado a las autoridades de los tres órdenes de gobierno para reforzar la vigilancia y patrullajes. De no hacerlo, comenzarán a agruparse en guardias comunitarias.