ENCUESTAS: Los 3 mitos que se tienen de AMLO

El precandidato.
En la tercer contienda presidencial de López Obrador las encuestas rompen 3 mitos sobre su desempeño como candidato
El precandidato.
En la tercer contienda presidencial de López Obrador las encuestas rompen 3 mitos sobre su desempeño como candidato

ENCUESTAS: Los 3 mitos que se tienen de AMLO

El precandidato.En la tercer contienda presidencial de López Obrador las encuestas rompen 3 mitos sobre su desempeño como candidato
Cuartoscuro
Pancho Parra
Editor de datos
2018-05-30 |16:43 Hrs.Actualización16:43 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque en las últimas elecciones, López Obrador se quedó con el 29% de las preferencias electorales 

Andrés Manuel López Obrador llega a su tercera elección presidencial en 2018. 

Según las encuestas, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, conformada por Morena, el PT y Encuentro Social, es el más conocido en la actual contienda por la Presidencia de México, entre Ricardo Anaya, de Por México al Frente y José Antonio Meade de la coalición Todos por México.

Síguenos en Twitter @nacion321

La experiencia en elecciones de López Obrador lo convierten en el candidato más encuestado (intención de voto) en la historia de las encuestas públicas en México. Usando la información reportada ante la autoridad electoral (IFE/INE) veamos cómo le ha ido a Andrés Manuel y rompamos 3 mitos que se escuchan.

1. ¿AMLO ES EL CRUZ AZUL DE LAS ENCUESTAS?

Falso. Esta historia solo sucedió en 2006 cuando al inicio de año AMLO llevaba 9 puntos de ventaja (Reforma) sobre Felipe Calderón, 39% de intención de voto contra 30% del abanderado del PAN, y al final perdió la elección. La campaña electoral de 2006 se fue cerrando entre los punteros, llegando en empate estadístico en la última medición y perdiendo la elección por un margen menor al 1%.

Incluso AMLO llegó a estar en segundo lugar en distintos momentos de las mediciones. 

En la elección de 2012 nunca estuvo en primer lugar, de hecho arrancó en tercer lugar en las mediciones de intención de voto (Mitofsky enero, marzo, junio) y aunque cerró en segundo lugar, se quedó lejos del puntero, Enrique Peña Nieto.

Iniciando el año, en enero de 2012, Peña Nieto tenía el 50% de la intención de voto, seguido por Josefina Vázquez Mota con el 28%; mientras que AMLO tenía el 22% de las preferencias. 

No fue hasta el último mes de la elección cuando López Obrador subió al segundo lugar de las preferencias con el 29% de intención de voto frente al 44% que registraba el primer lugar.

Conclusión, López Obrador no es el Cruz Azul de la política mexicana.

2. ¿LAS ENCUESTAS SIEMPRE LO MIDEN MAL?

Falso. Si bien no todas las encuestas son iguales, porque la metodología y forma de preguntar varían, podemos encontrar que en ciertos casos las últimas encuestas midieron bien la intención de voto para López Obrador. 

Para desmitificar este punto tomemos los datos de Reforma, cuyo director de encuestas era Alejandro Moreno, y quien actualmente es el encargado de los estudios de El Financiero/Nación321.

Las encuestas no predicen resultados, miden la intención de voto en un determinado momento. A dos semanas de la elección, el resultado de la medición de Reforma coincidió (considerando el margen de error) con el resultado final. 


Reforma 19 de junio 2012 (% efectivo)
Resultado final 2012 (%)
Enrique Peña Nieto4238.2
Andrés Manuel López Obrador3031.6
Josefina Vázquez Mota2425.7
Gabriel Quadri42.3


Lo mismo ocurrió en 2006, pues los resultados de una encuesta realizada previo a la elección coincidieron con el resultado final.


Reforma 23 de junio 2006 (% efectivo)
Resultado final 2006 (%)
Felipe Calderón3435.91
López Obrador3635.29
Roberto Madrazo2522.03
Patricia Mercado32.7
Roberto Campa10.96


3) López Obrador tiene que quedarse callado para ganar la elección

Falso (bueno, no del todo). En las experiencias anteriores de López Obrador hemos visto que sí ha perdido intención de voto cuando hace declaraciones polémicas, pero también cuando se queda callado.

Por ejemplo, el "cállate chachalaca" fue usado para construir la imagen del peligro para México, pero la decisión de no ir al debate realizado el 25 de abril de 2006 sí se vio reflejada en las encuestas.

La última medición previo al debate López Obrador tenía el 35% de la intención de voto, pero tras no aparecer en el debate, la encuesta posterior realizada por Reforma lo colocó con el 33% de la intención de voto, su punto más bajo durante la contienda de 2006. AMLO se perdió del spotlight y permitió que en los medios se hablara del desempeño de sus contrincantes y de su falta de compromiso con el proceso electoral.

López Obrador no se presentó por una decisión estratégica, bajo el argumento de que habría una campaña en diversos medios para decir que él había perdido el debate

En la más reciente encuesta de El Financiero, AMLO aparece con una ventaja de 20 puntos con respecto al segundo lugar, Ricardo Anaya. Con una intención de voto de 46% frente al 26% del panista.