Aprobación y credibilidad

AMLO.
El 96% de los mexicanos creen mucho en el presidente
AMLO.
El 96% de los mexicanos creen mucho en el presidente

Aprobación y credibilidad

AMLO.El 96% de los mexicanos creen mucho en el presidente
Cuartoscuro
Alejandro Moreno
Director de encuestas de Nación321
2019-08-09 |07:22 Hrs.Actualización07:22 Hrs.

¿Por qué el nivel de aprobación a Andrés Manuel López Obrador alcanza 66% y la credibilidad del presidente es apenas 47%? Esta es una de las preguntas más recurrentes que me plantearon respecto a la encuesta sobre popularidad presidencial que publicamos el lunes 5 de agosto en El Financiero. Son casi 20 puntos de diferencia y no es un asunto menor.

Trataré en este espacio de ofrecer una respuesta debido a que esta aparente discrepancia tiene implicaciones políticas: el mensaje que queda es que la mayoría de la gente aprueba la labor del Mandatario, pero la mayoría de la gente (51%) no le cree.

Digo "aparente" discrepancia porque hay un aspecto metodológico de por medio que debe revisarse antes de intentar cualquier interpretación sustantiva. Este par de preguntas las he incluido en encuestas desde los primeros meses del presidente Fox, en 2001, pero no había reparado en esta posible contradicción hasta ahora. A ese respecto, algunos puntos:

1. Las encuestas buscan medir la popularidad del presidente, y lo hacen de distintas maneras. Una de ellas, la más común, es con la pregunta sobre aprobación presidencial que diseñó el Dr. George Gallup a mediados del siglo pasado, y la cual podríamos considerar como el estándar de oro a nivel mundial de las encuestas sobre popularidad.

La pregunta si aprueba o desaprueba el trabajo que está haciendo el presidente en turno emplea una escala Likert, con dos opciones de respuesta positivas que se diferencian sólo por su intensidad (aprueba mucho o aprueba algo), y dos opciones negativas (desaprueba algo o desaprueba mucho). No se usa ningún punto intermedio y solamente se registra la opción "no sabe" cuando es el caso. Con esta medición no hay ambigüedades: el encuestado aprueba o desaprueba y de ahí se derivan los índices de aprobación. Con esa pregunta se han creado series históricas en varios países incluido México.  

2. La pregunta sobre credibilidad es otra de muchas posibilidades para medir el apoyo a un presidente, pero la escala de respuestas utilizada en este caso, si le cree mucho, algo, poco o nada a sus mensajes, es más ambigua: ¿qué tanto es algo o poco? ¿En qué categoría hacer el corte positivo o negativo?

A pesar de esa ambigüedad, y  quizás más como costumbre que como un ejercicio válido, solemos juntar las opciones "mucho" o "algo" como una categoría favorable y "poco" o "nada" como desfavorable. Hay todo un historial sobre confianza en instituciones que se basa en esa escala y en esa práctica de agregación: la suma de las opciones "mucho" o "algo" refleja el nivel de confianza, mientras que las opciones "poco" o "nada" la desconfianza. Aunque se ha aceptado, no deja de ser una práctica un tanto arbitraria.

3. La encuesta de El Financiero muestra que las medidas de aprobación y credibilidad están fuertemente relacionadas (la correlación es de .68). Ambas reflejan una faceta del apoyo popular. Quienes le creen mucho o algo al presidente lo aprueban en 96 y 93%, y quienes le no le creen nada, lo desaprueban en 79%. Hasta aquí todo checa. Pero quienes le creen poco están divididos: 43% lo aprueba y 51% desaprueba; no todo es negativo. Como diría el clásico, ahí está el detalle.

Las implicaciones prácticas de esto son: 1) No sumar las opciones de credibilidad y dejarlas por separado en la publicación, aunque periodísticamente es más fácil lidiar con un número que con cuatro. 2) Plantear otra pregunta de credibilidad más clara en su dicotomía (le cree o no le cree al presidente), aunque resulta difícil abandonar series de tiempo de varios años como la que se ha usado hasta ahora. Intentaré ambas opciones en otras encuestas, y si usted lector tiene otra sugerencia, es más que bienvenida.

Por lo pronto, queden estos datos desagregados de la encuesta para abonar a la discusión.