#Videos: Estos son los debates que nos gustaría ver en México

Los debates en México continúan siendo poco dinámicos y espontáneos
Los debates en México continúan siendo poco dinámicos y espontáneos

#Videos: Estos son los debates que nos gustaría ver en México

Protocolarios.Los debates en México continúan siendo poco dinámicos y espontáneos
Especial
2018-05-02 |06:58 Hrs.Actualización07:19 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque los debates son una muestra de la cultura política de un país

Hasta este año, México no había presenciado un cambio tan significativo en los formatos de sus debates presidenciales, como la asistencia de tres moderadores: Azucena Uresti, Denise Maerker y Sergio Sarmiento, quienes tuvieron una participación más activa.

Y es que cómo olvidar aquellos formatos rígidos de las elecciones de 2012, en los que parecía que los candidatos estaban dando un monólogo y había poca retroalimentación del moderador o moderadora.

Por ese motivo, nos dimos a la tarea de investigar cómo son los debates en otros países como Colombia, Estados Unidos, Canadá, Costa Rica, Argentina y España, para identificar aquellos elementos que podrían enriquecer los encuentros presidenciales mexicanos y hacerlos más atractivos para todos.

CANDIDATOS

Los debates en Colombia no son tan protocolarios en cuanto a la vestimenta de los candidatos se trata, ya que pueden asistir sin traje y sin corbata, incluso pueden portar pantalones de mezclilla o casuales, elementos que le dan un toque distinto a este tipo de eventos políticos

Los candidatos lucen más accesibles y sencillos y, por ende, menos rígidos. Vestir así no les resta autoridad o formalidad ni a sus ponencias ni a sus propuestas

Por ejemplo, en el más reciente debate de los presidenciables de Colombia, realizado el 19 de abril,  Iván Duque, candidato del Partido Centro Democrático, y Sergio Fajardo, de Coalición Colombia, no usaron corbata e incluso este último asistió con jeans al debate más cercano a la primera vuelta de las elecciones presidenciales que se llevará a cabo el próximo 27 de mayo.

  

Los candidatos se pueden desplazar por el escenario y eso le da de mayor dinamismo al encuentro, no parecen monólogos y los hace ver más cercanos con el entorno (moderadores, asistentes y audiencias). 

Destaca también los apoyos con los que cuentan los candidatos durante el evento, como un atril y una silla, lo que les permite cambiar su posición y evitar la monotonía a cuadro.

 

Otro aspecto importante es que se enfocan en debatir o a contradecirse las propuestas, no a "ventilar" temas personales, como si alguno tiene dos departamentos o a mostrar una bala de uno de los atentados de los que ha sido víctima.

INTERVENCIONES Y TEMAS

Durante el primer debate de las elecciones 2018 en México, se observó que los candidatos no pudieron concluir sus ideas o propuestas debido al tiempo que tenían para exponerlas o para las réplicas. 

En cambio, esto es la excepción y no la regla en los debates de otros países, ya que los candidatos tienen el tiempo suficiente para cerrar sus ideas y además pueden interrumpir a sus contendientes para hacer alguna réplica o contrarréplica. 

Por ejemplo en “The Globe and Mail election Leaders”, debate 2015 de Canadá, aunque la forma en la que visten los candidatos sí es formal, tienen la oportunidad de replicar y criticar las propuestas de los demás en el momento en el que están exponiendo sus adversarios políticos

  

Además, en Canadá algunos de los debates son monotemáticos, por ejemplo, se enfocan en asuntos económicos o política exterior. 

Probablemente, un debate de este tipo en México permitiría a la ciudadanía identificar qué candidato está mucho más preparado y tiene mejores iniciativas en determinados rubros como migración, economía o derechos humanos. 

 

PÚBLICO

El próximo 20 de mayo, por primera vez en México tendremos la posibilidad de ver un debate tipo asamblea, en el que habrá público que, además de escuchar las propuestas, podrá cuestionar a los aspirantes presidenciales. 

Sin embargo, eso en otros países no es nuevo, ya que es una práctica que hace a los debates mucho más dinámicos y atractivos, sobre todo de un carácter más democrático.

  

En los debates de Colombia, Estados Unidos y Argentina, es evidente la gran cantidad de personas que asiste a los encuentros y que en alguno de los bloques participa haciendo diversos cuestionamientos.

 

En el debate de 2012, en el que el demócrata Barack Obama y el republicano Mitt Romney disputaban la Presidencia de Estados Unidos, no sólo hubo una interacción dinámica entre ellos, sino también con el público.

Además, durante todo el encuentro, los candidatos se desplazaron por el auditorio, como lo hacen también los candidatos colombianos.

MODERADORES

En otros países como Costa Rica, hay moderadores que se encargan de guiar y dar la palabra a los candidatos, pero además hay expertos en diversos temas quienes tienen como misión interrogar y confrontar a los presidenciables, mientras que en México los moderadores hacen ciertas preguntas, pero no tienen una participación destacada durante el evento.

  

En las elecciones presidenciales de España de 2016, en las que contendieron Mariano Rajoy, el actual presidente; Pedro Sánchez Pérez-Castejón, del Partido Socialista Obrero Español; Albert Rivera, candidato de Ciudadanos, y Pablo Iglesias, de Podemos, se registró una interacción muy confrontativa entre los moderadores y candidatos durante todo el debate.

Su participación es constante, no se limitan a direccionar los temas, los bloques del debate o la duración de las intervenciones de los aspirantes a la Presidencia.