Segunda vuelta electoral: las claves para saber si México está preparado

Los mexicanos podrían tener una segunda oportunidad para elegir a su presidente
Los mexicanos podrían tener una segunda oportunidad para elegir a su presidente

Segunda vuelta electoral: las claves para saber si México está preparado

Propuesta.Los mexicanos podrían tener una segunda oportunidad para elegir a su presidente
Cuartoscuro
2016-11-03 |06:02 Hrs.Actualización20:51 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque los candidatos ganan cada vez con menor representatividad

¿Qué te parecería ir a votar en dos ocasiones para elegir al presidente de la República? Pues otras naciones ya lo hacen y eso es lo que propone para México el presidente del PAN, Ricardo Anaya.

El líder panista aseguró este martes que la segunda vuelta es necesaria para evitar que los presidentes enfrenten una crisis de legitimidad, al ser elegidos por una minoría de ciudadanos.

Hasta ahora, se ha presentado una iniciativa legislativa al respecto, pero no será la única. Aquí te explicamos.

Síguenos en Twitter @nacion321

¿DE QUÉ VA ESTO?

La propuesta sobre la segunda vuelta considera que si ningún candidato en la elección presidencial obtiene el 50% más uno de los votos, entonces se realizará una segunda elección pero solo entre los dos aspirantes que hayan obtenido el mayor número de sufragios.

Ya existen una propuesta en el Congreso al respecto. Todo cambio en esta materia debe considerar modificaciones al artículo 81 de la Constitución mexicana, en el que actualmente se establece que la elección del presidente será directa.

PROPUESTA DEL PAN

Tras las elecciones locales de este 2017, el líder nacional panista Ricardo Anaya ha vuelto a plantear la necesidad de una segunda vuelta.

Ya hay una iniciativa de su partido que propone que el presidente sea electo con un porcentaje mínimo del 42% de los votos, en caso de que esto no suceda, se deberá organizar una segunda elección en la que sólo participarán los dos candidatos que hayan obtenido más votos respecto al total emitido.

La senadora Pilar Ortega, encargada de presentar la iniciativa, dijo que en la historia reciente se ha registrado un máximo de 42.52% de votos para el ganador, en la elección del año 2000 con Vicetne Fox, y que a partir de esos comicios, los presidentes han sido electos por porcentajes menores al 40%.

En cuanto a las fechas, los panistas consideran que la primera votación para elegir al presidente se realice el primer domingo de julio del año que corresponda y en caso de que se necesite una segunda vuelta sería el segundo domingo de agosto.

Actualmente, esta iniciativa se encuentra en espera de ser discutida y, en su caso, dictaminada en la comisiones de Puntos Constitucionales, de Gobernación, de Reforma del Estado y de Estudios Legislativo Segunda.

...Y DE RÍOS PITER

Antes de la desbandada de senadores del PRD, en octubre pasado ese grupo presentó una propuesta que coincide con la que presentó el PAN, pero agrega el concepto de los gobiernos de coalición (que permite la construcción de una alianza que incluya a otros partidos políticos en el ámbito gubernamental), que ya se establece en la legislación electoral, pero que serían obligatorios si en la segunda vuelta el candidato vencedor no obtiene el 40 % de los votos, de modo que en la presidencia participarían representantes de distintos partidos.

A diferencia del PAN, los perredistas plantearon que la segunda jornada electoral se realice 28 días después de la primera votación.  Además, la iniciativa del PRD apuntaba a que la legislación debe fijar el financiamiento público para todas las actividades que se deben desarrollar en la elección de la segunda vuelta.

Uno de los senadores que impulsó el tema de la segunda vuelta fue Armando Ríos Piter, pues aseguró que ese mecanismo abonaría a que "garanticemos, consolidemos la legitimidad que por la enorme fragmentación se ha ido perdiendo".

Ríos Piter abandonó la bancada del PRD y ya es senador independiente. Este miércoles presentará su propia iniciativa sobre la segunda vuelta. Ya veremos qué tanto se parece a la que esbozó cuando formaba parte de la bancada del Sol Azteca.

EL PRI, ¿A FAVOR O EN CONTRA?

La propuesta de una reforma que considere figuras como la segunda vuelta no es un tema del PRI, pero uno de sus militantes ha trabajado en el asunto durante muchos años: Manlio Fabio Beltrones.

“El modelo político de México está agotado, pues hay una fragmentación de tres opciones y una cuarta, que viene emergiendo, que nos está avisando que nos debemos preparar para una nueva gobernabilidad”, expresó el 19 de octubre de 2016 en el evento organizado por el grupo de los Galileos, en el que participan los perredistas Guadalupe Acosta Naranjo y Fernando Belaunzarán, entre otros.

Otro que intentó 'vender' el tema dentro del tricolor fue el expresidente del IFE José Woldenberg, quien durante la plenaria del partido, que se llevó a cabo el pasado 30 de octubre, aseguró que la segunda vuelta electoral funcionaría para legitimar a la persona que llega al poder.

"Con el crecimiento de algunos partidos políticos nacionales como Morena, y otros aunque sea de manera regional, como Movimiento Ciudadano en Jalisco, o el PVEM en Chiapas, y la introducción de los candidatos llamados independientes, nos pueden llevar a una situación en las próximas elecciones presidenciales, o a gobernador, donde una persona con 25, 26 o 27 por ciento pueda salir triunfador, y me parece a mí que este es un porcentaje muy bajo de aceptación".

Pero, pese a los intentos, parece que la última palabra la dijo el presidente Enrique Peña Nieto.

“Pretender ir a una segunda vuelta es una afirmación que resulta en una ficción”.

TEMA POLÉMICO

La segunda vuelta es un asunto que genera mucha controversia y en el que difícilmente se pueden poner de acuerdo quienes están a favor y en contra, estima el especialista en temas electorales Eduardo Huchim.

“La parte positiva es que puede resolver situaciones conflictivas que se dan cuando la distancia entre el primero y el segundo lugar es escasa y el ejemplo más cercano que tenemos es el de Felipe Calderón y Andrés Manuel López Obrador en 2006, ahí una segunda vuelta quizá pudiera haber atenuado el conflicto postelectoral que se dio”, dijo a Nación321.

El también exconsejero del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) menciona que una de las objeciones a dicha figura sería por el financiamiento, pues se elevaría el costo a las ya de por sí caras elecciones mexicanas.

“Yo diría que no estamos suficientemente preparados ni siquiera para los procesos actuales, menos aún para una innovación importante como sería la segunda vuelta”, aunque reconoce que si se logra un acuerdo sí habría tiempo para una reforma de este calibre.

Para el investigador del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Rosendo Bolívar Meza, la segunda vuelta beneficiará el bipartidismo PRI-PAN, pues pese a la fuerza de candidatos como Andrés Manuel López Obrador, los candidatos que pueden quedar como punteros son del tricolor y del blanquiazul.

El también miembro del Sistema Nacional de Investigadores advierte que la segunda vuelta no es la panacea porque no va solucionar la crisis de partidos. “No mejoraría la democracia electoral en México”.

EXPERIENCIA LATINA

En América Latina, con excepción de México, Panamá, Paraguay y Honduras, las demás naciones consideran la segunda vuelta. Las reglas básicamente son las mismas, salvo los porcentajes que cada país establece para poder implementar una segunda elección.

Uno de los ejemplos más recientes es Argentina, donde en 2015 los comicios presidenciales se resolvieron, por primera vez, por balotaje, como se le conoce a dicha figura.

Los artículos 97 y 98 de la Constitución argentina establecen que un presidente asume su cargo cuando su fórmula obtiene más del 45% de los votos y una diferencia porcentual mayor a 10 puntos con respecto a la fórmula que está en segundo lugar.

Debido a que los dos candidatos con más votos, Daniel Scioli, del Frente para la Victoria (37.08 %), y Mauricio Macri, del Frente Cambiemos (34.5 %), no obtuvieron el porcentaje que establece la ley, la elección se resolvió con una segunda vuelta en la que ganó Macri con el 51.42% de los votos.