Los 6 empresarios que influyeron en el rumbo de la elección

Empresarios.
Algunos de los personajes emblemáticos de esta elección
Empresarios.
Algunos de los personajes emblemáticos de esta elección

Los 6 empresarios que influyeron en el rumbo de la elección

Empresarios.Algunos de los personajes emblemáticos de esta elección
Especial
2018-06-26 |17:24 Hrs.Actualización17:24 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque algunos de estos empresarios aparecen en las listas de los más ricos del mundo

Los empresarios mexicanos han sido figura importante en el proceso electoral rumbo a las elecciones de este 1 de julio, opinando, orientando a sus trabajadores e incluso siendo parte activa de la campaña de algún candidato presidencial.  

A los candidatos también les importa la opinión de los empresarios, como en el caso de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, la generación de empleos y los mecanismos para combatir la corrupción. 

A continuación, los seis empresarios clave en las elecciones.

1. ALFONSO ROMO

En enero de este año, cuando López Obrador perfilaba su tercera candidatura consecutiva, anunció que Alfonso Romo sería su responsable de estrategia y el enlace de la campaña con empresarios, gobiernos y sociedad civil.

Desde entonces, el antiguo dueño de Grupo Savia fue el puente de comunicación entre AMLO y los empresarios del país, facilitando una reunión que terminó por ponerle fin al discurso negativo del tabasqueño contra los hombres de negocios.

Romo coordinará la oficina de presidencia si gana AMLO 

Tras las reuniones de Romo con empresarios, ellos accedieron a respetar los resultados del próximo 1 de julio, diciendo que trabajarán con cualquiera de los candidatos que sea elegido presidente.

“Él es, para decirlo de manera directa, es mi hermano”, dijo López Obrador de Alfonso Romo en un mitin en Guadalupe, Nuevo León.

Romo dijo del candidato de Morena: “Se me hace un líder social muy congruente, muy austero, muy como es, para bien o para mal. Entonces, por eso estoy con él”.

2. ALEJANDRO RAMÍREZ

Alejandro Ramírez, presidente del Consejo Mexicano de Negocios (CMN) y de Cinépolis, se manifestó en contra de López Obrador desde temprano en los procesos electorales, cuando publicó en varios periódicos un desplegado titulado “Así no”.

Era una respuesta a los calificativos con los que AMLO se había referido a los empresarios, que durante las elecciones variaron desde “una minoría rapaz” hasta su clásica "miembros de la mafia del poder”. 

“Es preocupante que alguien que aspira a ser presidente de la República denueste a quienes no comparten sus ideas”, dijo el CMN en su desplegado.

Después, el 5 de julio, Ramírez volvió a ser figura importante cuando encabezó las juntas entre López Obrador y el CMN que "limaron asperezas" entre ambos.

Alejandro Ramírez volvió a tener los reflectores cuando recibió críticas al presuntamente "esconder" al resto del consejo una encuesta presidencial que colocaba a José Antonio Meade arriba de Ricardo Anaya.

Más tarde, explicó que las encuestas "son de uso privado porque sabemos que siempre va a haber interpretaciones y no hay forma de darle gusto a todo mundo, no queremos incidir en el proceso”.

3. ALBERTO BAILLÈRES

Baillères, dueño del multimillonario Grupo Bal, reunió a sus empleados del Palacio de Hierro del Centro Comercial Perisur para discutir el panorama nacional antes de las elecciones presidenciales.

Según Bloomberg, el empresario pidió a sus empleados votar por el candidato con más posibilidades de vencer a López Obrador, diciendo que solo así podría seguir empleándolos.

Se sumó así a los conglomerados financieros que iban en contra del tabasqueño, desde el grupo Comercial Chedraui hasta el Grupo México.

4. JAVIER JIMÉNEZ ESPRIÚ

Jiménez Espriú, a quien López Obrador propone para encabezar la secretaría de Comunicaciones y Transporte, saltó a la discusión nacional cuando José Antonio Meade le dijo al candidato de Morena durante el tercer debate presidencial que el empresario había sido pieza clave en el caso Odebrecht, en el que la constructora pagó casi 800 millones de dólares en sobornos a funcionarios en América Latina.

Espriú, por su parte, negó las acusaciones en su contra el siguiente día: “En su desesperación José Antonio Meade miente como es de costumbre, señalando en el debate de los candidatos esta noche que mi familia es socia de Odebrech”.

Lo que el abanderado de la coalición Todos por México (PRI, PVEM, PANAL) argumentaba es que Jiménez Espriú es parte de la compañía Idesa, a la cual se acusaba de vinculación con Odebrecht.

Jiménez Espriú aclaró que la compañía le pertenecía a su suegro, Pascual Gutierrez Roldán, y que cuando éste falleció sus hijos heredaron sus acciones.

Luego, según el empresario, habían sido sus cuñados los que lo invitaron a participar en la compañía como miembro suplente del consejo de administración. Aclaró que no tenía conocimiento del vínculo de Odebrecht e Idesa.

5. JOSÉ MARÍA RIOBÓO

José María Riobóo, presidente de la compañía homónima, también fue víctima del fuego entre dos candidatos durante el tercer debate presidencial.

Ricardo Anaya, de la coalición Por México al Frente (PAN, PRD y MC), acusó a López Obrador de haberle otorgado contratos sin licitación al grupo Riobóo, que participó en la construcción del segundo piso de la ciudad, cuando fue jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

El candidato morenista aclaró al día siguiente: “Cuando decidimos hacer los segundos pisos esta empresa tenía la especialidad, por eso se le entregó este contrato, pero fue otorgado de conformidad con la ley y fue auditado muchas veces”.

Grupo Riobóo, por su parte, presentó una demanda contra Anaya este martes por daño moral, argumentando que éste “hizo aseveraciones falsas contra Grupo Riobóo y/o su presidente, el sr José María Riobóo”.

6. GERMAN LARREA

El presidente del Grupo México, mediante un comunicado, pidió a empleados, colaboradores y accionistas “votar con inteligencia y no con el enojo que hoy todos compartimos”.

En el comunicado hizo claras referencias a López Obrador, desde su preocupación por la posible “estatización de empresas” y “la derogación de las reformas energética y educativa”, hasta la certeza de que aquellas acciones “significarían un retroceso de décadas”.

López Obrador, por su parte, le respondió directamente al empresario en un mitin en Veracruz: “Y que no ande asustando a nadie y que el mismo no tenga miedo”, dijo.