La travesía de AMLO con el nuevo aeropuerto, ¿lo cancelará?

¿Qué decidirá?
López Obrador pidió ayuda a asociaciones de ingenieros para evaluar el proyecto
¿Qué decidirá?
López Obrador pidió ayuda a asociaciones de ingenieros para evaluar el proyecto

La travesía de AMLO con el nuevo aeropuerto, ¿lo cancelará?

¿Qué decidirá?López Obrador pidió ayuda a asociaciones de ingenieros para evaluar el proyecto
Nación321
2018-08-15 |06:06 Hrs.Actualización06:06 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque AMLO había prometido cancelar la construcción de esta obra

Andrés Manuel López Obrador, presidente electo, recibirá este miércoles el dictamen que elaboró su equipo sobre la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). 

El próximo mandatario ha explicado que el dictamen contiene el análisis de la viabilidad de la construcción de la nueva terminal aérea en el sitio que se encuentra en lo que era el lago Texcoco, así como la alternativa que ha planteado de ampliar la base aérea militar de Santa Lucía. 

El dictamen será turnado a diversas asociaciones de ingenieros, a las que AMLO les pidió su ayuda para analizar ambas propuestas. Posteriormente, el morenista presentará la información a la población, para entonces realizar una consulta sobre el proyecto que, aseguró este lunes, "será vinculatoria".

Por ello, aquí te contamos cómo ha sido la travesía que ha recorrido López Obrador para decidir qué hacer con el NAIM, la cual, como verás, ha cambiado de curso en varias ocasiones.

RECHAZO INICIAL

El presidente Enrique Peña Nieto anunció el 2 de septiembre de 2014 la construcción de un nuevo aeropuerto en la CDMX. Días después, AMLO propuso construirlo pero en Tizayuca, Hidalgo. 

Para septiembre de 2015, López Obrador anunció durante una gira en Tlaxcala que una vez que Morena triunfara en las elecciones de 2018, se daría marcha atrás al proyecto del NAIM. Fue en esa ocasión que el entonces presidenciable propuso que se habilitará el aeropuerto militar de Santa Lucía, ubicado en Zumpango, Estado de México, para ahorrar miles de millones de pesos en la obra de infraestructura aérea.

Dos meses después, en noviembre de 2015, AMLO presentó la Propuesta Alterna al Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, que señalaba la opción de construir dos pistas en la base aérea de Santa Lucía, para así ahorrar 100 mil millones de pesos en la construcción del nuevo aeropuerto.

En abril de 2017, durante la campaña electoral por la gubernatura del Estado de México, López Obrador planteó que al triunfo de Delfina Gómez, la entonces candidata de Morena, se enviaría una solicitud al gobierno federal para cancelar el "proyecto faraónico" del nuevo aeropuerto en el Lago de Texcoco.

LA TENSIÓN ELECTORAL

Fue durante el periodo de precampañas presidenciales que revivió el tema. En marzo pasado, AMLO anunció que promovería varios amparos para evitar la entrega de contratos de obras. En respuesta, el Gobierno Federal, a través del vocero Eduardo Sánchez, aseguró que "cancelar el proyecto sería una barbaridad". En ese sentido, el director general del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, Federico Patiño, dijo que una cancelación tendría un costo de 120 mil millones de pesos,

La iniciativa privada también expresó su preocupación por la cancelación del NAIM y acordó con AMLO establecer mesas técnicas para evaluar la viabilidad del proyecto, las cuales terminaron por cancelarse. Después, Javier Jiménez Espriú, el nominado de López Obrador para ser titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), dijo que una vez que el morenista ganara la elección presidencial buscarían suspender de inmediato la construcción de la obra. La tensión por el proyecto era el tema en efervescencia de las campañas.

El 16 de abril pasado, el empresario Carlos Slim Helú dio una conferencia de prensa en la que dijo que le daba "miedo" que, como mandatario, AMLO tomara decisiones con un "criterio equivocado", como en el caso de la cancelación del nuevo aeropuerto. 

UNA TERCERA ALTERNATIVA

Durante un foro de turismo realizado el pasado 8 de mayo, el entonces candidato presidencial López Obrador planteó una tercera opción para que, de ganar la elección, no se cancelará el NAIM: que sean los empresarios, y no el gobierno federal, quien pague el resto de las obras. Es decir, que sea concesionada. El Grupo Aeroporturario de la CDMX respaldó esta propuesta.

TRANSICIÓN... Y MODERACIÓN

Tras la jornada electoral del 1 de julio, AMLO ganó de manera contundente la Presidencia. Una semana después del triunfo de Morena, Javier Jiménez Espriú, nominado para encabezar la SCT, aseguró que el nuevo aeropuerto estaría listo para 2023 y, una semana después, dijo que en octubre de este 2018 se realizará una consulta nacional para que la ciudadanía se expresara sobre la construcción del proyecto.

El pasado 6 de agosto, López Obrador acudió a un encuentro con asociaciones de ingenieros, donde además de elogiar y abrazar a Carlos Slim, el ahora presidente electo pidió ayuda a este sector para analizar la viabilidad del nuevo aeropuerto. 

AMLO enviará el dictamen que recibirá este miércoles a las asociaciones de ingenieros, quienes darán a conocer su opinión el próximo 15 de septiembre. Una vez que el presidente electo tenga toda esa información, es cuando la presentará a la población para que la consulta sobre el nuevo aeropuerto se realice una vez difundidas las opiniones de los expertos. ¿Qué crees que se termine decidiendo sobre el proyecto?