¿Es bueno o malo bajar los salarios de los funcionarios como propone AMLO?

Sueldos reducidos.
Podrían provocar la fuga de talentos, aunque también se reduciría el gasto corriente para que aumente el gasto en inversión
Sueldos reducidos.
Podrían provocar la fuga de talentos, aunque también se reduciría el gasto corriente para que aumente el gasto en inversión

¿Es bueno o malo bajar los salarios de los funcionarios como propone AMLO?

Sueldos reducidos.Podrían provocar la fuga de talentos, aunque también se reduciría el gasto corriente para que aumente el gasto en inversión
Cuartoscuro
2018-07-18 |07:46 Hrs.Actualización11:11 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque diversos especialistas ven riesgos en esta medida propuesta por el virtual presidente electo

El recorte a los sueldos de altos funcionarios que propuso Andrés Manuel López Obrador, próximo presidente de México, ha sido el tema de discusión de diversos especialistas en los últimos días.

Por un lado, algunos prevén que podría favorecer el ahorro presupuestal y las finanzas públicas, pero otros creen que es un riesgo que podría detonar la fuga de talentos del servicio público hacia la iniciativa privada.

Por ello, aquí te presentamos los pros y contras que diversos especialistas dan al respecto de una de las propuestas más controversiales de Andrés Manuel López Obrador.

PROS

Luisa María Alcalde, quien se perfila como secretaria de Trabajo en la administración de López Obrador, considera que "el gobierno debe apretarse el cinturón porque ya dijimos que no va haber mayor deuda, no se van a incrementar impuestos. De algún lado deben salir los recursos y van a salir de este plan de austeridad y sin duda de eliminar la corrupción en todos los niveles”.

Además, reducir el gasto corriente permitiría aumentar el gasto en inversión, dijo en entrevista con Foro TV.

Por su parte, Carlos Urzúa, futuro Secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dijo que con la reducción de costos de operación del gobierno se pueden obtener ahorros presupuestales, sin afectar la provisión de bienes y servicios a la población.

"Vamos a quitar programas, poner programas, vamos a subir, a bajar, vamos a reducir obviamente el gasto de nómina con lo que ahorrarán unos 15,000 millones de pesos, dijo en entrevista con Carlos Loret de Mola.

Agregó que "en sueldo nada más, probablemente (ahorraremos) unos 8 mil millones de pesos".

Respecto a reducir los sueldos a Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y de los consejeros del INE, el escritor, activista y académico de la UNAM, John M. Ackerman, refiere que "una reducción de 50% en los salarios de los ministros difícilmente mermaría sus condiciones de sobrevivencia, más allá de quizás tener que remplazar vinos franceses por cervezas mexicanas y camionetas alemanas por autos compactos hechos en Japón."

Por su parte, Olga Sánchez Cordero, propuesta para ocupar la Secretaría de Gobernación, comentó en entrevista para Grupo Fórmula, que con las medidas de austeridad de AMLO, entre las que destaca la reducción de sueldos de altos funcionarios “podrían venirse una cantidad de amparos"; sin embargo continuarán con el plan estipulado para lograr que ese dinero sea ocupado en acciones que beneficien a los mexicanos.

CONTRAS

La reducción de los salarios podría generar la pérdida de talento en algunos puestos, aunque también "es posible que a muchos de esos nuevos potenciales funcionarios les parezca atractivo el sueldo y las condiciones que se impongan en la nueva administración y hagan un buen papel”, dijo Aristóteles Núñez, exjefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Para Miguel González, coordinador del Centro de Estudios Financieros y de Finanzas Públicas de la UNAM, los sueldos de los funcionarios deben limitarse, pero de forma acotada, pues se "han extralimitado las percepciones, prestaciones y privilegios de los servidores públicos de niveles superiores; sin embargo, extenderlo a todos los niveles de gobierno daría al traste con el servicio civil de carrera".

El columnista Enrique Quintana señala que "una medida que se va a llevar aplausos puede dejarnos un gobierno con una mediocre calidad. Sí, hay que recortar excesos y abusos, pero eso debe hacerse con análisis detallado y no tirando el agua sucia de la tina con todo y niño".

Benito Solís, economista del ITAM y articulista del Financiero, asegura que:

"Una mala ejecución en los recortes puede resultar en reducción de la productividad, y en las utilidades de las empresas, así como un deterioro en los servicios proporcionados", además "el ahorro por pagar menos sueldos que el prevaleciente en el mercado, aunque políticamente parece atractivo, puede resultar muy costoso para el país".

Ademas, "una parte importante de buenos y honrados funcionarios públicos están más preocupados en encontrar un nuevo empleo fuera de la administración pública, que en concluir su actual responsabilidad y lograr una transición tersa", escribe en su artículo "No es buena una disminución generalizada de sueldos".

Héctor Márquez, director de Marketing y Relaciones Institucionales de ManpowerGroup México, Caribe y Centroamérica, considera que la reducción de sueldos podría afectar la competitividad del sector público en las remuneraciones frente a la iniciativa privada, aunque esto dependerá de si son o no eliminadas otras compensaciones, como bonos y prestaciones.

Además, según el especialista, “en el ámbito de los recursos humanos hay un umbral en el que cuando se reduce el salario en más del 15%, ya se considera una afectación en el ingreso de las personas, y lo que podríamos ver es que los servidores públicos que decidan quedarse, quizá buscarían un ingreso adicional”.

Al respecto de esta propuesta, la excandidata presidencial por la via independiente, Margarita Zavala,  junto con el exembajador de México en China de 2007 a 2013, Jorge Guajardo, retaron vía Twitter al tabasqueño a reducir también el presupuesto de los partidos políticos en la misma proporción a la que se bajó el sueldo como presidente.

Con información de El Financiero.