El vínculo familiar y político entre Del Mazo y Peña Nieto

Parentesco.
Alfredo del Mazo y Enrique Peña Nieto son primos con una historia en común
Parentesco.
Alfredo del Mazo y Enrique Peña Nieto son primos con una historia en común

El vínculo familiar y político entre Del Mazo y Peña Nieto

Parentesco.Alfredo del Mazo y Enrique Peña Nieto son primos con una historia en común
Especial
2017-05-08 |22:26 Hrs.Actualización22:26 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque no cualquier político es familiar del actual presidente de México

El eslabón (político) entre Enrique Peña Nieto y Alfredo del Mazo Maza tiene nombre: Alfredo del Mazo González, tío del presidente de la República y padre del candidato del PRI a la gubernatura del Estado de México.

Del Mazo González no es un tío común. Cuando Enrique Peña Nieto fue gobernador de la entidad mexiquense presidió un consejo asesor en materia de infraestructura y funcionarios ligados a él volvieron a la administración pública, además de que su hijo, Alfredo del Mazo Maza, inició su carrera política.

De acuerdo con especialistas, la identificación de Peña Nieto con su tío también incluye la forma y fondo de su visión de gobierno. Pero esta influencia de los tíos Del Mazo sobre los sobrinos Peña viene de generaciones anteriores.

EL TESTIGO

El 20 de julio de 1965, el exgobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Vélez, acudía como testigo a la boda de su sobrino Enrique Peña del Mazo y Socorro Nieto. Un año después nacería Enrique Peña Nieto.

En aquel entonces, el patriarca de la familia Del Mazo no solo era una de las figuras centrales en la ceremonia nupcial, sino un referente obligado en el grupo político, proveniente de Atlacomulco y municipios cercanos, que había tomado el poder del Estado de México tras el asesinato del gobernador Alfredo Zárate Albarrán en 1942.

Era el tío más influyente de la familia Del Mazo, excolaborador del gobernador Isidro Fabela y su sucesor en 1945. Él abrió la puerta de Palacio de Gobierno para otros de sus estirpe y políticos del norte de la entidad.

La fotografía de los contrayentes y el testigo de dicha boda puede encontrarse en el libro Alfredo del Mazo Vélez, el político de la transformación, del historiador Álvaro Arreola Ayala, editado por el gobierno mexiquense, donde se resalta un antes y un después tras la gestión del político atlacomulquense.

PARENTESCO

De acuerdo con el árbol genealógico descrito en el libro Negocios de Familia, de Francisco Cruz Jiménez y Jorge Toribio Cruz Montiel, el exmandatario Alfredo del Mazo Vélez fue primo hermano de Dolores del Mazo Vélez, quien se casó con Arturo Peña Arcos.

Hijos de ambos primos fueron Alfredo del Mazo González y Gilberto Enrique Peña del Mazo, a su vez primos segundos.

La descendencia de los dos son primos terceros, entre ellos Alfredo del Mazo Maza, hoy candidato del PRI-PVEM-Nueva Alianza-Encuentro Social al gobierno estatal y el presidente Enrique Peña Nieto.

El parentesco entre el hoy presidente y el actual candidato a gobernador ha sido desdeñado por ambos. En la década anterior, Alfredo del Mazo Maza sostenía que era una relación lejana.

En diciembre de 2005, cuando el entonces gobernador Enrique Peña Nieto nombró a Alfredo del Mazo Maza como director del recién creado Instituto Mexiquense del Emprendedor, admitió que había un parentesco, pero evadió precisar la cercanía familiar. También aseguró que la desconocía. Lo que sí admitió fue que le tenía confianza.

Ya en el cargo el novel funcionario, en febrero de 2007, defendía su inclusión en el gabinete de Peña Nieto, al reconocer que ser hijo y nieto de los exgobernadores Alfredo del Mazo González y Alfredo del Mazo Vélez le había dado perspectivas para participar en la administración pública.

Síguenos en Twitter @nacion321

"Te va dando otras herramientas o perspectivas que te facilitan participar en el sector público. Lo vas aprendiendo desde chico, todos los días, es algo que te va apasionando día con día"

La cuestión del parentesco entre Peña Nieto y del Mazo Maza sigue siendo motivo de controversia, pues al calor del debate entre candidatos a la gubernatura del Estado de México, organizado por Noticieros Televisa, el 5 de abril; el candidato priista aseguró que el parentesco con el presidente es de octavo grado.

EL TÍO

A la fecha Del Mazo Maza tiene 41 años y aspira a continuar la dinastía de su familia y preservar la hegemonía del PRI en el Estado de México, que desde el siglo pasado no conoce otra opción en la gubernatura.

Enrique Peña Nieto tiene 50 años, aunque los separan casi 10 años, la cercanía entre ambos cuenta con un eslabón que los ha mantenido unidos: el exgobernador Alfredo del Mazo González, padre del hoy candidato a la gubernatura y tío del presidente.

Si Arturo Montiel Rojas fue quien catapultó a Peña Nieto a la gubernatura mexiquense, Alfredo del Mazo González fue una figura clave en la gestión estatal que encabezó su sobrino.

En mayo de 2007, el entonces gobernador Enrique Peña Nieto encabezaba un acto en el salón Adolfo López Mateos de Palacio Gobierno. A su diestra, el exmandatario Alfredo del Mazo González había iniciado su gestión como presidente del Consejo Mexiquense de Infraestructura (Comin), un órgano de asesoría, consulta y opinión técnica del Ejecutivo estatal en la orientación y promoción “del desarrollo integral de la infraestructura de la entidad”, integrado por especialistas y funcionarios, en una especie de súper consejo asesor del gobernador Peña Nieto.

Uno de los colaboradores más cercanos de Peña Nieto, en su gobierno estatal, fue David López, coordinador de Comunicación Social, quien lo acompañó hasta sus primeros años en la Presidencia de la República.

David López también fue vocero estatal del gobernador Alfredo del Mazo González; otro caso similar es el de Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes en el gobierno de Peña y quien fue subsecretario general de gobierno en la administración del tío Del Mazo.

“La influencia de Alfredo del Mazo González se notó desde el principio. Ejerce una autoridad marcada en las decisiones y su equipo es dueño de algunas de las carteras prioritarias en la administración”, escribieron en Negocios de Familia, Francisco Cruz Jiménez y Jorge Toribio Cruz Montiel, respecto de la gestión de Peña Nieto.

“EL PRINCIPADO”

El politólogo y exconsejero del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), Juan Carlos Villarreal, también describe el vínculo entre Peña Nieto y Del Mazo Maza a partir de la coincidencia de visión de gobierno que tiene el hoy presidente con el exgobernador Alfredo del Mazo González. Aunado a la formación familiar para gobernar.

“Alfredo del Mazo (padre) tiene esa formación de una visión mucha más cosmopolita del poder que antes no tenía el Estado de México, creo que eso influyó mucho en Peña, entonces por eso este vínculo, ¿quién de los actores políticos que compitieron en la interna del PRI puede tener una visión más cosmopolita que el nieto e hijo de un gobernador y educado en el extranjero como es Alfredo del Mazo Maza?”, explica el especialista.

Incluso la identificación entre Peña Nieto y Del Mazo González, padre del hoy candidato priista, abarca también las formas políticas.

“Ve los trajes, la voz, la conducta tan sobria, tan formal, contrasta con (Arturo) Montiel, quien era informal, dicharachero, es el político que siempre anda en campaña; en cambio Del Mazo (González) era un político, pero también era un administrador. Y esa cualidad la hereda Peña del tío”, puntualizó el politólogo.

Por ello, el ahora candidato priista a la gubernatura, señaló, tiene un sentido en la lógica de poder de Enrique Peña Nieto.

“Ese es un elemento que ahí está, que no se ve entre el muro de lamentaciones que es ya llegó el príncipe, pero para el ejercicio del poder y para quien toma las decisiones hay unos atributos”, indicó Villarreal.

Reiteró que la gestión de Alfredo del Mazo González se distinguió por priorizar la administración pública, contrario a lo ocurrido en gestiones como la de Arturo Montiel Rojas, que fue un gobierno volcado a las elecciones. Y ahora la apuesta sería volver a priorizar las políticas públicas con el proyecto de Del Mazo Maza.

“Los principados en el mundo, no todos tienen connotaciones negativas, se les forma para eso”, explicó el también estudioso de las élites priistas en el Estado de México.