El ganador del debate fue... Esto dicen los columnistas

Candidatos.
Margarita, Meade, Anaya, AMLO y 'el Bronco' durante el primer debate
Candidatos.
Margarita, Meade, Anaya, AMLO y 'el Bronco' durante el primer debate

El ganador del debate fue... Esto dicen los columnistas

Candidatos.Margarita, Meade, Anaya, AMLO y 'el Bronco' durante el primer debate
Especial
2018-04-23 |11:48 Hrs.Actualización13:00 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque este tipo de encuentros podría cambiar la percepción del electorado indeciso

El tan esperado debate presidencial ya pasó, pero ahora está en el aire la pregunta de cuál de los cinco candidatos fue el "ganador" durante este primer encuentro, en el que no solo se dieron a conocer algunas propuestas en materia de seguridad, corrupción, impunidad, grupos vulnerables y democracia, sino también fueron expuestos algunos de los "tropezones" de los aspirantes presidenciales durante su trayectoria política.

Por ello, te presentamos las opiniones de algunos de los más prestigiados columnistas y articulistas de diversos medios de comunicación en México, quienes en su mayoría coinciden en que el candidato que mejor se desenvolvió y defendió sus propuestas fue Ricardo Anaya, mientras que el más atacado y evasivo fue Andrés Manuel López Obrador.

¿Quién ganó el primer debate presidencial?

F. Bartolomé, autor de la columna "Templo Mayor" de Reforma, señala que “el consenso en general es que Ricardo Anaya se llevó el jackpot de la noche. El del Frente se preparó, hizo la tarea, llevó sus gráficas, aprovechó la tibieza de López Obrador y seguramente soñó que subía algunos puntos en las encuestas."

Destaca que debido al dominio de Anaya y la débil respuesta de AMLO, habrá que ver cómo se mueve el electorado. 

Jesús Silva-Herzog Márquez, en su artículo titulado “Apunte del dabate” de Reforma, destaca que Ricardo Anaya mostró su elocuencia. “Habló con claridad, ordenadamente. Logró combinar idea y ataque. Al escuchársele, puede verse a un hombre que piensa y que no se tropieza con las palabras.”

Asimismo, asegura que “exhibió las evasivas de López Obrador que no llegó a contestar las preguntas concretas que le formulaba. A mi juicio fue el polemista más hábil de la noche. Fue ordenado y certero. Logró asestar algunos golpes a López Obrador pero difícilmente podría decirse que logró la contundencia necesaria. Logró tal vez su objetivo. Con su desempeño de anoche puede afirmarse como el único adversario del puntero.”

Leonardo Curzio en su artículo “Una primera lectura del debate” en El Universal, refiere que “fue un ataque desde distintos frentes al puntero. El más eficaz probablemente fue el del Bronco porque con el desparpajo propio de ese populismo que tanto gusta en un sector, propuso barbaridades y cosas obvias pero el golpe más sistemático fue el mostrarse más reduccionista que AMLO en la formulación de políticas generales”.

Sin embargo, también considera que “Anaya fue muy directo en algunos temas, manejó bien su tiempo, pero fue más eficaz en confrontaciones directas, como las 7 de 7 a Meade y los perdones a Salinas y a Peña Nieto”.

José Antonio Crespo en su artículo “Un debate más ágil” en El Universal, sostiene que “Anaya mostró su conocida habilidad oratoria, pero habrá que ver si logra romper la sospecha sobre su honestidad que el PRI le plantó, y consigue algunos puntos cerrando la brecha con AMLO”, mientras que el nuevo formato del debate no fue favorable para López Obrador, quien es “más lento para articular y con menos capacidad de improvisación, pero sin duda el más experimentado. José Antonio Meade, como en sus mítines, con tono muy funcionarial pero poco político (con buenas respuestas, pero poco empuje)".

Ricardo Alemán en su columna “Itinerario político” de Milenio, asegura que en el debate de ayer ganó José Antonio Meade “por las mejores propuestas”, ya que el aspirante de la alianza PRI-PVEM-Panal fue el de las propuestas "mejor articuladas y mejor estructuradas”, y quien "menos acusaciones personales tuvo de corrupción y el que dio las mejores respuestas y la mayor autocrítica respecto a las fallas y la corrupción de los gobiernos priistas.”

Aunque “Anaya también ganó al dar algunos de los mejores golpes contra AMLO, a quien retó de manera insistente a responder por qué en sus libros ha acusado de ladrones a muchos de los que hoy son sus colaboradores y candidatos de Morena.”

Pascal Beltrán del Río en su columna dominical “Bitácora del director” publicada en Excélsior, asegura que la mecánica del debate “resultó tan complicada que cuatro de los cinco candidatos no la entendieron. La excepción fue Ricardo Anaya. Era el único que, en su característico estilo de niño aplicado, se sentía cómodo en ese laberinto de segmentos, réplicas y contrarréplicas. Pareció que sólo él estudió para el examen. Era el único que tenía respuestas redondas y al que no le tenían que bajar el volumen al micrófono por excederse en el tiempo.”

De acuerdo con el columnista, el candidato del Frente “se mantuvo como espiga, mientras el resto de los candidatos se encorvaban por el cansancio o para buscar las láminas que Anaya encontraba a la primera. Tuvo la fortuna de que la cuestionada venta de la nave industrial fue anoche un asunto pasajero, que capoteó sin problema.”

Finalmente, Pablo Hiriart, en su columna “Uso de razón” de El Financiero, más que hablar de un ganador en el primer debate presidencial, hace hincapié en que el perdededor fue el tabasqueño López Obrador "por lo evasivo de sus respuestas, su inconsistencia en las propuestas y falta de argumentos a la hora de defender lo que cree.”

Asimismo, porque “no tuvo salida ante las críticas sobre inseguridad, corrupción e inconsecuencia al llamar corruptos a unos y luego darles cobijo en su partido… Anaya lo zarandeó al decirle que no responde por Alfonso Romo, el que va a ser su jefe de gabinete, pero en uno de sus libros lo tilda de corrupto por haberse beneficiado del mayor fraude en la historia de México, el Fobaproa.”