Así se despidió René Juárez Cisneros de la presidencia nacional del PRI

Renuncia.
El PRI ahora tiene como dirigente a Clajudia Ruiz Massieu
Renuncia.
El PRI ahora tiene como dirigente a Clajudia Ruiz Massieu

Así se despidió René Juárez Cisneros de la presidencia nacional del PRI

Renuncia.El PRI ahora tiene como dirigente a Clajudia Ruiz Massieu
Cuartoscuro
2018-07-16 |16:42 Hrs.Actualización16:42 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque el discurso y la retórica son importantes hasta en las despedidas

Después de tomar el cargo de presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI en plena elección, René Juárez Cisneros renunció este lunes 16 de junio a la presidencia del partido.

El próximo diputado aseguró que en el futuro tomará su puesto como diputado para enfocarse de tiempo completo en su cargo de legislador.

Pero la despedida de Juárez Cisneros estuvo llena de frases que apuntan a una cosa: al PRI le urge un cambio. 

ADMITE DERROTA

El expresidente del PRI comenzó su discurso admitiendo la terrible derrota electoral sufrida este1 de julio, y reconoció que la militancia es la que mantiene al partido.

"Siempre ha sido más grande; y mejor, la militancia que la dirigencia".

RENOVARSE... O MORIR

Más adelante, planteó la cuestión de la refundación y transformación del partido, preguntándose "¿Cómo construir un partido para luchar por el poder para servir a la gente y no un partido para servirle al poder?" a lo que concluyó:

"La transformación futura del PRI debe ser del tamaño de la derrota actual".

Además, expresó sus deseos para el futuro del partido. 

"Quiero un PRI alejado de la soberbia y del burocratismo".

UNA NUEVA MISIÓN

El priista reconoció que aceptará su cargo como diputado plurinominal en la próxima legislatura del Congreso y reveló que ésta es una de las razones por las que renuncia al cargo de presidente del PRI.

"El PRI requiere de dirigentes y legisladores y servidores públicos de tiempo completo, para que los dirigentes, dirijan; los legisladores, legislen; los administradores, administren, y los gobenantes, gobiernen."

Juárez Cisneros aseguró que está dispuesto a formar parte de la fracción parlamentaria en cualquier circunstancia.

"Yo estaré siempre dispuesto a sumarme a mi fracción, en cualquier condición, en cualquier circunstancia, como siempre lo he hecho, con lealtad , desprendimiento y pasión partidista".

«

AUTOCRÍTICA 

Al evaluar su gestión al frente del PRI, Juárez Cisnero aseguró que "hice todo lo que estuvo a mi alcance en estos poco más de 60 días que estuve al frente de esta honrosa responsabilidad, me entregué con pasión... me mostré leal a mis convicciones de partido y a mis convicciones ideológicas". 

Además aseguró que sí creyó ganar la elección.

"Soñé con la victoria y pensé en ganar"

También evaluó la situación actual del Revolucionario Institucional.

"Veo un PRI alejado de sus bases, que reclaman cercanía de su dirigencia y demandan respeto". Y aseguró que el partido necesita una "reflexión serena para entender la lección de la elección."

"Hoy veo un PRI en el que se ha infiltrado la simulación y demanda democratizar sus procesos internos"

POLÍTICA DIFERENTE

Manifestó que los jóvenes y las generaciones más viejas deberán transformar al partido.

"El entreveramiento generacional es condición indispensable para conjugar entusiasmo y reflexión", pero después sentenció que no era una cuestión de edades, sino de hacer una política diferente y aprender de la derrota.

"Para regresar al poder debemos aprender de la derrota"

Concluyó haciendo entrega oficial de su renuncia y confirmando que sale como entró: con la frente en alto. 

"Cuando se lucha por ideales y principios; y por alguien en quien creemos, la derrota no existe. Llegué a la dirigencia con la frente en alto y con la frente en alto me retiro"

UNA MANCHITA

Pero a pesar de exponer un discurso emotivo, el exlíder del tricolor tuvo un leve tropezón al hablar de la crisis del partido, pue en lugar de decir: no debemos rasgarnos las vestiduras, el priista dijo "rascarse las vestiduras".

"No admito ni acepto que en cada crisis debamos aplicar el borrón y cuenta nueva, tampoco de que debamos rascarnos las vestiduras y autoflagelarnos".