AMLO le da la 'bendición' a Delfina en la presentación de un decálogo de ética

Bendecida.
Delfina Gómez (centro) estuvo acompañada por AMLO en su primer día de campaña
Bendecida.
Delfina Gómez (centro) estuvo acompañada por AMLO en su primer día de campaña

AMLO le da la 'bendición' a Delfina en la presentación de un decálogo de ética

Bendecida.Delfina Gómez (centro) estuvo acompañada por AMLO en su primer día de campaña
El Financiero
2017-04-04 |08:38 Hrs.Actualización08:36 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque la presencia de AMLO es la ventaja (o desventaja) de Delfina Gómez

“Es una bendición tener una candidata como Delfina”, soltó Andrés Manuel López Obrador en el escenario del Teatro Morelos, donde compartió los reflectores con la candidata de Morena al gobierno del Estado de México, quien a unas horas de iniciar las campañas electorales ya perdonó a quienes la atacan y lanza un código de ética para terminar de inmunizarse.

Es el cartel de la función: bendiciones, perdón, mandamientos e indulgencias.

Por la mañana, el dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya, fustigó a Delfina Gómez, pues durante su gestión como presidenta municipal de Texcoco incluyó en la nómina a familiares de quien sería su jefe político, Higinio Martínez Miranda, además de referir indicadores negativos en su gestión.

Frente a su estructura electoral y arropada por los senadores del PRD afines a Miguel Barbosa, además del senador del PT, Manuel Bartlett, y de diputados locales y federales de Morena, Delfina Gómez vuelve a repetir que no es un títere.

“Los perdonó”, dice la maestra jubilada, quien retoma el estribillo de pertenecer a la cultura del esfuerzo.

El Teatro Morelos, recién remodelado por el gobierno estatal, no se llena, la estructura electoral de Morena ocupa principalmente las galerías del primer nivel. 

No importa, en el escenario faltan lugares para quienes buscan subirse a ese barco que este lunes zarpó para transitar los 62 días o 300 metros que en este momento los separan del Palacio de Gobierno donde hoy despacha el gobernador Eruviel Ávila Villegas.

Primero llega López Obrador con su esposa Beatriz Gutiérrez. Ahí los esperan los senadores, diputados y el equipo de campaña. 

De pie, Higinio Martínez Miranda, actual alcalde de Texcoco, en horario aún laboral, revisa con la mirada la asistencia y el acomodo de los invitados especiales. Al iniciar el primer acto ocupará un lugar atrás y en una esquina, invisible a los ojos de la mayoría.

Minutos después llega Delfina Gómez, en la mano ya lleva a López Obrador, pero personificado en un muñeco de peluche, cortesía de un simpatizante que los reparte antes de subir al escenario.

La función se anuncia larga y sin intermedios. Mauricio Hernández, del equipo de campaña, hace un rápido recuento de las carencias en materia de salud.

“Delfina ha esperado meses para ver un especialista”, asegura como parte de su balance.

Como siguiente acto, la diputada federal Sandra Falcón indica las medidas que instrumentará una vez en el despacho de Palacio de Gobierno. Aumentar pensiones de 500 a mil 100 pesos mensuales, becas a estudiantes de preparatoria, aceptación del 100% en la Universidad.

“Es la única y real opción”, insiste la legisladora.

Es el momento de Delfina Gómez, quien antes de ser bendecida por Andrés Manuel López Obrador presenta su decálogo de ética pública, que enumera así:

1.- Integración de un gabinete plural y profesional.

2. Presentación obligatoria de las declaraciones patrimonial, fiscal y de intereses.

3. Definición de programas con participación social.

4. No se tolerarán actos de corrupción.

5. Evaluación permanente a los integrantes del gabinete y sus equipos de trabajo.

6.- Instauración de un gobierno incluyente.

7.- Rendición de cuentas y transparencia.

8.- Instrumentación de medidas de austeridad y racionalidad en el gasto.

9.- Vocación social y de servicio público.

10.- Construcción de una gran alianza social.

“Aún hay quienes se han atrevido a faltarme el respeto y decirme títere”, dice Delfina tras presentar el decálogo. Así son los políticos típicos, dice. “Los perdonó que digan esas cosas”. Atrás Higinio Martínez respalda la ovación.

López Obrador toma el micrófono y pide a Delfina que lo acompañe en el estrado. La función terminará con los dos en el proscenio.

“Una mujer honesta va a gobernar este estado”, dice el fundador de Morena, quien también le repite los mandamientos de este partido: no mentir, no robar, no traicionar al pueblo.

Aunque también hay indulgencias para quien al calor y reparto de las campañas les digan que sí a los priistas y a la hora de votar opten por Morena.

“Está permitido decir una mentira piadosa”, sermonea López Obrador antes de que el barco termine de zarpar.