Alejandra Barrales promete 2,500 pesos al mes a jefas de familia de la CDMX

En la Arena Ciudad de México.
Anaya y Barrales realizaron un acto de campaña conjunto en la capital
En la Arena Ciudad de México.
Anaya y Barrales realizaron un acto de campaña conjunto en la capital

Alejandra Barrales promete 2,500 pesos al mes a jefas de familia de la CDMX

En la Arena Ciudad de México.Anaya y Barrales realizaron un acto de campaña conjunto en la capital
Especial
2018-03-31 |17:45 Hrs.Actualización17:45 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque esta promesa se parece al Salario Rosa del Edomex, ¿no?

Alejandra Barrales, candidata del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, prometió que si llega al gobierno de la Ciudad de México otorgará dos mil 500 pesos mensuales a las mujeres capitalinas que sean jefas de familia

Durante un evento en la Arena Ciudad de México, en el cual Barrales estuvo acompañada por Ricardo Anaya, la perredista también prometió incrementar la cobertura de estancias infantiles en la ciudad, en beneficio de las madres trabajadoras.

Asimismo, el plan de Barrales para atender a las jefas de familia capitalinas incluye promover que todas las empresas asentadas en la CDMX que tengan más de 20 empleados, cuenten obligatoriamente con un espacio destinado para fungir como estancia infantil dentro de sus instalaciones.

ANAYA: SEREMOS IMPLACABLES CONTRA LOS FEMINICIDIOS

Durante su participación, Ricardo Anaya, candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, aseguró que si ambos ganan sus respectivas elecciones, trabajarán juntos para combatir los feminicidios.

"Vamos a ser implacables en contra de la violencia contra las mujeres y vamos a apoyar con todo a las mujeres de México"

Anaya y Barrales dieron a conocer su campaña llamada #NoEsNormal, con la que buscan visibilizar el problema de la brecha salarial de género, es decir, que las mujeres ganen menos que los hombres por el mismo trabajo. Los candidatos de la coalición entre PAN, PRD y Movimiento Ciudadano aseguraron que las mujeres mexicanas perciben salarios entre 20 y 30% menores que los de sus pares varones.