La UNAM crea respiradores a bajo costo para enfermos de COVID-19

Investigadores de la UNAM crearon un prototipo de ventilador para auxiliar a los pacientes con COVID-19
Investigadores de la UNAM crearon un prototipo de ventilador para auxiliar a los pacientes con COVID-19

La UNAM crea respiradores a bajo costo para enfermos de COVID-19

La idea.Investigadores de la UNAM crearon un prototipo de ventilador para auxiliar a los pacientes con COVID-19
Especial
2020-04-15 |14:17 Hrs.Actualización14:17 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque la falta de ventiladores pondrá en jaque al personal médico 

Una de las complicaciones que se vivirán en México con la llegada de la fase 3 de COVID-19 será la saturación de hospitales y la falta de respiradores para los pacientes más graves. Ante este panorama, la UNAM ha creado ventiladores a bajo costo que ayudarán a los médicos a salvar más vidas.


Gustavo Medina Tanco, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares (INC) de la UNAM, explicó que se trata de respiradores con un costo aproximado de 300 dólares, a diferencia de los típicos que cuestan miles de dólares. Aunque no es un instrumento sofisticado, interactúa con el sistema respiratorio del paciente para enviarle aire y así les salva la vida.

Con este artefacto, los médicos pueden tener oportunidad de salvar más vidas en lo que se desocupa uno de los instrumentos más sofisticados.

Actualmente el investigador trabaja en un prototipo que pueda ser validado con los requerimientos del Colegio de Ingenieros Biomédicos de México, también están trabajando con el apoyo del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias para calibrar los aparatos. 

Esta máquina simple es una ventilación mecánica que proporciona el oxígeno adecuado que se necesita para estos casos.

Eventualmente buscan obtener una certificación en forma acelerada por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS).

El siguiente paso es la etapa de producción, que con la ayuda de empresas socialmente responsables como Steren obtendrán la parte electrónica de los respiradores, también están en pláticas con otras empresas para la parte mecánica y la línea de producción. Se busca cumplir con todos los requerimientos de los organismos competentes a nivel nacional y de salud para que el instrumento sea autorizado a operar.

Si todo funciona bien en una escala de pocas semanas los aparatos estarán en servicio y ayudarán en la etapa más crítica del virus, dijo el investigador universitario.