4 historias del empoderamiento femenino en la educación

Participantes del panel “Mujeres que inspiran en la Educación” del CIIE
Participantes del panel “Mujeres que inspiran en la Educación” del CIIE

4 historias del empoderamiento femenino en la educación

Mujeres en la educación.Participantes del panel “Mujeres que inspiran en la Educación” del CIIE
Especial
Elidet Soto
Nación321
2019-12-19 |14:31 Hrs.Actualización14:31 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque de las 200 universidades más importantes del mundo, solo 17%, tiene mujeres líderes en puestos alto

A nivel mundial, las mujeres se están abriendo camino para llegar a posiciones de poder en el ámbito educativo; sin embargo, la tendencia parece indicar que aún es difícil alcanzar un verdadero empoderamiento y más aún, lograr que otras sigan esos pasos.

Durante el  Congreso Internacional de Innovación Educativa, organizado por el Tecnológico de Monterrey,  4 mujeres que lograron romper el techo de cristal compartieron cómo ha sido su experiencia y cómo han sorteado la cultura machista para llegar a empoderarse.voslo

ESE NO ES PUESTO PARA UNA MUJER

Cuando Sara Ladrón de Guevara, rectora de la Universidad Veracruzana, decidió que quería estudiar antropología, se enfrentó con una frase que hasta ahora le parece lamentable: esa no es una carrera para una mujer.

Y aunque con los años ha destacado en su área, todavía escucha en los corredores, en los pasillos e incluso en los medios de comunicación que el cargo que tiene no es para una mujer.

"Se trata de romper esquemas, es un tema cultural que ya nos parece naturalizado, por lo tanto es uno de los grandes retos, tenemos que buscar que se nos otorguen las oportunidades de ocupar puestos de poder y no ser cuestionadas por ello", sostuvo la académica.

Para la académica, la gran innovación que le hace falta a todas las universidades es la igualdad de oportunidades, la perspectiva de género.

Cuando llegó al cargo de rectora de la Universidad Veracruzana, en 2013, lo primero a lo que se enfrentó fue a los cuestionamientos de por qué estaba en esa posición.

"Las mujeres destacamos en educación, pero realmente lo que no se permite es llegar a posiciones en donde tenemos que tomar decisiones porque el poder está simbólicamente asociado a la masculinidad, nos ven como si lo que hacemos no fuera naturalmente de nuestro género".

TENEMOS QUE TRABAJAR 100 VECES MÁS

Mamokgethi Phakeng, vicerrectora de la University of Cape Town, explicó que cuando era pequeña sus padres le hicieron creer que la única salida de la pobreza era la educación, razón por la que decidió tomar el camino de las matemáticas y abocarse a ser la mejor.

Sin embargo, con el paso del tiempo identificó que no importaba lo mucho que trabajara o se esforzara, la gente nunca creía que ella, por ser mujer y además de raza negra, era capaz de lograr algo.

"A donde yo vaya en el  mundo, la gente que se ve como yo, no se espera que estudie matemáticas, menos que sean inteligentes, y mucho menos que sean directoras de nada, por eso siempre tienes que estar trabajando 100 veces más; y todavía habrá personas que digan; ¿eso lo hizo ella sola?".

Por eso, Phakeng cree que además de llagar a las posición de poder, se debe saber qué hacer una vez que se llega, cómo es que vamos a cambiar los paradigmas y que la historia no se repita.

"Hay que cuestionarnos nosotras qué hacemos cuando estamos ahí, porque al dirigir una universidad tenemos que cambiar el status quo".

Phakeng decidió dar un paso más y fundar una asociación para apoyar a mujeres talentosas y darles las herramientas necesarias para que sean "lo que ellas quieran ser".

¿VAS A DEJAR A TUS HIJOS?

Eva Alcón, rectora de la Universitat Jaume I compartió con la comunidad que cuando se fue a estudiar un posgrado las amigas de su madre le recriminaron el hecho y le dijeron: ¿A poco vas a dejar a tus hijos?

Alcón aseguró que la frase ha sido una de las más dolorosas de su vida y esto se debe a que "las mujeres cargamos con una mochila emocional y cultural que nos hace mucho daño".

Por eso, la especialista en lengua inglesa cree que el reto que se tiene por delante es propiciar un gran cambio, pero en conjunto, hombres y mujeres, sobre todo en las universidades porque los jóvenes necesitan referentes, las instituciones educativas deben ser un espejo para la sociedad.

Para Alcón, el error más grave en el que se podría caer es repetir los patrones masculinos.

"Creo que sería un error que una vez que llegamos a posiciones de responsabilidad en las universidades; copiáramos patrones que han sido tradicionalmente masculinos. Ese liderazgo femenino es un liderazgo orientado al cambio”.

Otra de las situaciones que Alcón vivió fue que recién la nombraron rectora, todo el mundo le preguntaba qué se sentía estar en ese puesto.

NO VAS A PODER

Silvia Elena Giorguli Saucedo, presidenta del Colegio de México, cree todavía existe el estereotipo de que las mujeres no tienen el carácter para tomar decisiones.

"Hay un estereotipo de debilidad en las mujeres, que no tienen el carácter para tomar las decisiones, que si no se muestran firmes como un hombre fuerte, de que no van a poder con una institución como las que presidimos. Son estigmas que ahí están, que los tienen tanto hombres como mujeres".

La presidenta del Colegio de México cree que se debe trabajar desde nivel básico en educación con perspectiva de género, para evitar coartar en las niñas la intención de estudiar determinada carrera considerada "para hombres", como el caso de las ingenierías.

Además, se requiere un cambio cultural en el que el hombre tenga mayor participación en las labores domésticas, pues mientras a la mujer se le atribuyen ese tipo de tareas, el hombre tiene más libertad para su desarrollo profesional.