La historia de Liborio Vidal, un diputado del PRI que no fue a la universidad

Liborio Vidal.
El diputado del PRI platicó su historia en una carta enviada a Nación321
Liborio Vidal.
El diputado del PRI platicó su historia en una carta enviada a Nación321

La historia de Liborio Vidal, un diputado del PRI que no fue a la universidad

Liborio Vidal.El diputado del PRI platicó su historia en una carta enviada a Nación321
Facebook/Liborio Vidal
2017-03-02 |19:27 Hrs.Actualización19:27 Hrs.

Hace unos días, en Nación321 te contamos quiénes son los 27 diputados de la actual legislatura federal que no cursaron estudios de educación superior y ganan 148 mil pesos al mes. Uno de ellos es Liborio Vidal Aguilar, miembro de la bancada del PRI. Aquí nos cuenta su historia:

Mi nombre es Liborio Vidal Aguilar, nací hace 53 años en el municipio de Valladolid, Yucatán que, en aquel entonces, era apenas un pequeña ciudad. Ahí viví hasta la edad adulta. Como bien señala la nota referida, el último grado que obtuve fue la preparatoria, al igual que cientos de jóvenes yucatecos que vivíamos en Valladolid en aquél entonces, puesto que en la ciudad no había una universidad y no contábamos con los medios para continuar nuestros estudios en otra parte.

Además de lo anterior, cuando terminé la preparatoria, tuve que integrarme de lleno a las actividades laborales para poder contribuir a la economía familiar. En ese momento, me incorporé a trabajar a la pequeña tienda de abarrotes de mi padre, quien me inculcó la disciplina y el valor del trabajo. A partir de esta experiencia de vida, adquirí el gusto por los negocios y años después inicié mi propia empresa distribuidora de muebles, electrodomésticos y línea blanca.

Actualmente, después de más de 30 años de esfuerzo y dedicación, BOMSSA es una empresa líder en su ramo, con presencia regional en 6 estados del sureste del país. Para mí es una satisfacción poder generar empleos y contar con el mejor capital humano del país: hombres y mujeres bien capacitados que cuentan con carrera profesional. También debo decir que tengo 2 hijas orgullosamente egresadas de una carrera universitaria y otro de mis hijos a punto de optar por su vocación profesional.

Estoy plenamente consciente que la educación es uno de los problemas más importantes de México. De acuerdo con diversos estudios sobre movilidad social, sólo 53% de los jóvenes entre 15 y 19 años concluye sus estudios, lo que significa que sólo la mitad de ellos contará con la oportunidad de ingresar a la educación superior. En dicho estudio, también se estima que 7 de cada 10 personas que nacen en condiciones de pobreza se quedan en ese estrato social. Estoy totalmente consciente de que necesitamos ampliar el abanico de oportunidades educativas para nuestros jóvenes.

Finalmente, quisiera comentarles que además de ser Diputado Federal, tengo la oportunidad de ser empresario, lo que me permite poder sustentar a mi familia. Efectivamente, los diputados federales percibimos un sueldo de 148 mil 558 pesos, el cual, en mi caso, dono en su totalidad, a través de un programa que se llama #DonoMiSueldo, a organizaciones de la sociedad civil que atienden diversas causas sociales, entre las que destacan asilos de ancianos, tratamientos para niños con cáncer y cuidado del medio ambiente.