CRÓNICA: El día que el PRI no la pasó nada bien en el Congreso

Sesión de apertura de la 64 Legislatura del Poder Legislativo
Sesión de apertura de la 64 Legislatura del Poder Legislativo

CRÓNICA: El día que el PRI no la pasó nada bien en el Congreso

Pleno.Sesión de apertura de la 64 Legislatura del Poder Legislativo
Cuartoscuro
2018-09-02 |08:11 Hrs.Actualización08:11 Hrs.


CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque este Congreso podrá aprobar, o no, las promesas que dio AMLO durante su campaña

Con un “Viva México” que resonó tras la entonación del Himno Nacional en el recinto de la Cámara de Diputados inició, de manera formal, el primer periodo de sesiones de la 64 Legislatura.

Tras sonar la campanilla, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados condujo la sesión protocolaria para dar inicio a los trabajos del Congreso de la Unión y para recibir el Sexto Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

La sesión tuvo sus altibajos, los senadores y diputados de Morena interrumpieron en reiteradas ocasiones a la senadora del PRI Claudia Ruiz Massieu.

“Corruptos”, hipócritas” y “fuera” fueron algunas de las consignas que la también presidenta del tricolor tuvo que escuchar durante varios minutos.

Porfirio Muñoz Ledo llamó más de una vez a los asistentes a que guardaran respeto por la oradora; sin embargo, la molestia y enojo en contra del partido que tuvo el poder más de una década seguía.

Un grito salió de los curules: “¡Ayotzinapa!; y de ahí se organizó el pase de lista. En tribuna, Ruiz Massieu esuchó, inmóvil, pero respetuosa. El pase de lista concluyó con el grito de ¡justicia!

Hora antes, el senador Emilio Álvarez Icaza había puesto el desorden porque quería tomar la palabra. Su inconformidad lo llevó a sacar una pancarta que decía: “En la Cuarta Transformación, si no tienes partido, no tienes voz”.

Su compañera, Lucía Riojas también sostenía otra cartulina que decía: Si este es el cambio, nada cambió”.

Mario Delgado, líder de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados fue ovacionado tras emitir su discurso ante el Pleno.

Delgado aseguró que recibían un país en ruinas y que se necesitaba muy poca vergüenza para decir que el grupo que aún está en el poder sirvió al país cuando en realidad “se sirvieron del país”.

Delgado finalizó su discurso con: “Qué viva la cuarta transformación y que viva México” y comenzó la oleada de aplausos.

Los más asediados de la noche fueron Martí Batres, presidente de la Mesa Directiva del Senado; y Mario Delgado coordinador de Morena en San Lázaro a quienes la gente abordaban para tomarse una foto, solicitarles apoyo o simplemente felicitarlos.

“Mario, Mario, por acá, una foto”

¿Qué se siente ser ahora mayoría? Se le preguntó al legislador, quien con una risa contestó: “mucha emoción, pero también mucha responsabilidad, es un compromiso muy grande”.

LA PASARELA

Antes de que iniciara la sesión protocolaria, diputados y senadores se tomaban selfies, paseaban por el recinto de San Lázaro con sus familiares e invitados especiales.

Hubo camaradería entre políticos que pertenecen a fuerzas distintas, como el abrazo que se dieron Gustavo Madero, exlíder del PAN, y Alfonso Ramírez Cuellar, de la bancada de Morena y exlíder del Barzón.

Se estrecharon la mano, se dieron un abrazo y Gustavo Madero atinó a decirle: “vamos a trabajar”.

El actor Sergio Mayer paseaba por los pasillos, con impecable traje gris a rayas, no quiso hablar de la polémica generada por aquella declaración sobre su sueldo, dijo que va trabajar por el bien de México y que su agenda no solo es la del presidente electo, sino también velar por la niñez de México.

La senadora Verónica Delgadillo, de Movimiento Ciudadano, organizaba las selfies entre sus compañeros de bancada.

Uno a uno los diputados y senadores fueron llenando el salón de plenos que lucía impecable, con la bandera de México desplegada en las esquinas de la tribuna y el tablero electrónico contando uno a uno a los legisladores.

Risas, abrazos y protestas fueron los primeros actos que se vieron en esta sesión de apertura, la cual es histórica porque por primera vez la izquierda es primera mayoría, la cual hicieron sentir en algunos momentos al gritar “Es un honor estar con Obrador” y “Morena, Morena”.

La cuarta transformación en el Congreso ya comenzó.