Ya se detectaron casos de sarampión en México, ¿debemos preocuparnos?

Prevención.
La Secretaría de Salud lleva a cabo campañas de vacunación contra el sarampión
Prevención.
La Secretaría de Salud lleva a cabo campañas de vacunación contra el sarampión

Ya se detectaron casos de sarampión en México, ¿debemos preocuparnos?

Prevención.La Secretaría de Salud lleva a cabo campañas de vacunación contra el sarampión
Cuartoscuro
2018-03-15 |10:59 Hrs.Actualización11:14 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque esta enfermedad contagiosa puede ser mortal

Este miércoles la Secretaría de Salud del Gobierno de la República informó que se detectaron tres casos de sarampión en la Ciudad de México. 

Las alarmas se encendieron porque en México no se tiene registro de casos autóctonos (contraído por el enfermo en su país) desde 1996. ¿Debemos preocuparnos? ¿Estás en riesgo de contagio? Aquí te respondemos:

LOS CASOS

El Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE) informó que el primer caso de sarampión registrado corresponde a una mujer de 39 años de edad de origen italiano, residente de la delegación Benito Juárez.

El segundo caso es el de un menor de un año de edad, hijo de la mujer de 39, y el tercero corresponde a una mujer de 48 años, quien cuida del menor, esta última es residente de la delegación Tlalpan.

Los tres casos fueron confirmados por el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológico (InDRE) y actualmente se encuentran asintomáticos (no presentan síntomas de enfermedad).

"Los casos confirmados, de acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) son clasificados como asociados a importación, cuya enfermedad fue contagiada por una persona infectada que vino de fuera del país (aún no identificada), lo que es sustentado por la ausencia total de circulación del virus de sarampión en los últimos dos años en el país", informó la Secretaría de Salud.

En 2018 se han notificado casos importados en ocho países de América: Antigua y Barbuda (1), Brasil (8), Canadá (3), Estados Unidos (11), Guatemala (1), México (1), Perú (1) y Venezuela (159).

EL RIESGO

La Secretaria de Salud federal y la de la Ciudad de México realizan acciones para la identificación de posibles casos secundarios, así como acciones de promoción, prevención, vacunación y control del sarampión.

El grupo más susceptible de adquirir esta enfermedad es el de los niños pequeños y las mujeres embarazadas que no han sido vacunados.

Sin embargo el subsecretario de Prevención y Promoción de la Secretaría de Salud, Pablo Kuri, informó este jueves que el riesgo de un brote de sarampión en México es mínimo porque la cobertura de la vacuna que se aplica en la infancia es amplia y deja inmunidad permanente.

En entrevista con Radio Fórmula, el funcionario confirmó que en la capital mexicana se han registrado 183 casos no autóctonos, de 2000 a la fecha.

"Tenemos altas coberturas, cosa que no ocurre en otros países donde hay brotes bastante importantes como el caso de Italia donde probablemente esta mujer de origen italiano que trabaja en un instituto donde viene cotidianamente gente de ese país, es probable que ahí se haya contagiado esta mujer, quién fue el primer caso, aunque fue un caso leve ya que no llegó a los servicios de salud, nos enteramos por su hijo que llegó al Instituto Nacional de Pediatría", dijo Pablo Kuri 

Esto tiene sentido si se toma en cuenta que los países más afectados por el sarampión en Europa durante 2017 fueron Italia (4 mil 803) y Rumania (4 mil 487), de acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El subsecretario de Salud del gobierno mexicano recomendó a los habitantes de la CDMX estar tranquilos y que en el caso de los niños menores de un año que no han sido vacunados, acudir al centro de salud más cercano y solicitar la dosis, así como para los que tienen seis años. 

El funcionario federal le pidió a las personas menores de 54 años que no tengan la certeza de haber sido vacunados, a que lo hagan en su centro de salud más cercano.

LOS SÍNTOMAS

Los síntomas del sarampión cambian conforme se desarrolla la enfermedad. 

En una persona infectada con sarampión, el virus se encuentra en las secreciones de la nariz y la faringe. Cuando tose o estornuda, las gotitas de saliva que expulsa pueden transmitir el virus y causar la enfermedad.

El primer signo es la fiebre alta que dura entre 4 y 7 días, y se presenta después de 10 o 12 días de estar en contacto con el virus.

Durante la fase inicial del sarampión puede haber congestión nasal, tos, ojos rojos y con secreciones y manchas blancas en la parte interior de las mejillas.

Posteriormente se produce una erupción rojiza en la piel que dura de 5 a 6 días e inicia en la cara y parte superior del cuello, se extiende hasta cubrir el cuerpo en un periodo aproximado de 3 días y luego desaparece.

El sarampión puede tener complicaciones graves, incluso ser mortal. Algunas de las complicaciones son neumonía, encefalitis, diarrea grave e infecciones del oído y respiratorias.

No existe un tratamiento antiviral específico para el sarampión. Sin embargo, para evitar complicaciones graves la atención incluye una nutrición adecuada, la ingesta de líquidos, el tratamiento de los cuadros de deshidratación, la prescripción de antibióticos en caso de ser necesarios (por infecciones de ojos, oídos o neumonía) y la suplementación de vitamina A.