¿Sabes por qué Márquez es el único jugador de México que no usa patrocinadores?

Líder.
El capitán de la Selección no puede tomar de las mismas botellas que sus compañeros
Líder.
El capitán de la Selección no puede tomar de las mismas botellas que sus compañeros

¿Sabes por qué Márquez es el único jugador de México que no usa patrocinadores?

Líder.El capitán de la Selección no puede tomar de las mismas botellas que sus compañeros
AP
2018-06-23 |14:43 Hrs.Actualización14:43 Hrs.


CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque el pentamundialista aún debe resolver su situación legal por presuntos vínculos con el narcotráfico 

El jugador más experimentado de México en este Mundial de Rusia 2018, Rafael Márquez, debe seguir medidas muy distintas a las de sus compañeros en esta justa deportiva por supuestas implicaciones con el narco.

El veterano de 39 años se encuentra en la lista negra del Departamento del Tesoro estadounidense porque varias empresas vinculadas con él están acusadas de ser prestanombres de Raúl Flores Hernández, sospechoso de dirigir un cártel de narcotráfico. 

Su inclusión en esta lista prohíbe a ciudadanos, empresas y bancos estadounidenses tener cualquier tipo de relación con él, por lo que no puede aparecer con ningún patrocinio relacionado con una empresa estadounidense.

Márquez no puede, por ejemplo, tomar de las mismas botellas de agua que sus compañeros ni vestir el mismo uniforme durante los entrenamientos; él tiene un uniforme especial que no porta ningún patrocinio. Tampoco podría ser mencionado como el mejor jugador del juego porque el patrocinador de ese sector es una cervecera norteamericana.

A la derecha de esta imagen se observa a Rafa portando una camiseta sin patrocinadores. 

Pero la cuestión es aún más complicada en términos del financiamiento, ya que la FIFA otorgó recursos a la Federación Mexicana de Fútbol (FMF), que tuvieron que ser transferidos a través de bancos no conectados al sistema financiero estadounidense.

Márquez aceptó jugar sin paga. 

Asimismo la logística de la Selección se vio afectada porque el alojamiento de Rafa debe ser supervisado para evitar que se hospede en lugares que tengan vínculos con estadounidenses.

Tanto la FMF, como la FIFA, conocían previamente la situación de Márquez, pero le permitieron acudir al torneo. Estos organismos han trabajado en conjunto para que su participación en el torneo evite cualquier problema con el Departamento del Tesoro.

El pasado 17 de junio, el atlista Rafa Márquez se convirtió en el tercer jugador en la historia de los mundiales de futbol en participar en cinco ediciones de esta competición después de ingresar de cambio por Andrés Guardado, quien además le dio el gafete de capitán.

Pero la celebración y los patrocinios que quizás hubiera merecido esta hazaña no se hicieron presentes precisamente por la compleja situación legal por la que atraviesa uno de los históricos jugadores de México.

LA RESPUESTA

El abogado del futbolista mexicano Rafael Márquez negó que el jugador de la Selección Mexicana no pueda portar el uniforme de la escuadra por estar incluido en la 'lista negra' del Departamento del Tesoro estadounidense.

Esto es en referencia a una nota publicada por el diario The New York Timesen el que se afirma que, debido a las leyes estadounidenses, Márquez no puede tener ninguna relación con cualquier ciudadano, negocio o banco de Estados Unidos.

"Tengo entendido que la propia Federación (Mexicana de Futbol) lo platicó previamente con los patrocinadores. En el tema de camiseta oficial, no tendría opción, tendría que jugar con ella", explicó este viernes José Luis Nassar en entrevista para Grupo Fórmula.

El abogado del jugador del Atlas detalló que lo único que no puede hacer Márquez es aparecer frente a mamparas o cintos publicitarios y que han tomado algunas medidas para evitar problemas legales.

"Hemos tomado medidas preventivas como, por ejemplo, no viajar por Estados Unidos (...) No es tanto de que no se hospede en el mismo lugar, es para la protección y prevención de todos, con el fin de evitar multas", precisó.

Con información de The New York Times y El Financiero.