UNAM desarrolla prueba rápida (y barata) para COVID-19

28 científicos de la Facultad de Ciencias están trabajando en un sensor que podría detectar el COVID-19
28 científicos de la Facultad de Ciencias están trabajando en un sensor que podría detectar el COVID-19

UNAM desarrolla prueba rápida (y barata) para COVID-19

Ciencia.28 científicos de la Facultad de Ciencias están trabajando en un sensor que podría detectar el COVID-19
Facultad de Ciencias/UNAM
2020-04-15 |14:10 Hrs.Actualización14:10 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque hoy más que nunca México necesita de la ciencia 

Científicos de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) trabajan en el desarrollo de un biosensor que sirva como prueba de detección rápida, masiva y barata del nuevo coronavirus.

De acuerdo con información de la máxima casa de estudios, el equipo integrado por 28 investigadores y estudiantes es parte del Laboratorio Nacional de Soluciones Biomiméticas para Diagnóstico y Terapia (Lansbiodyt) de la Facultad de Ciencias y lleva más de cuatro años trabajando en un sensor versátil de biomoléculas que hace posible la detección de diversos anticuerpos y moléculas como glucosa e insulina —para diagnosticar diabetes—, colesterol, triglicéridos, entre otros, del cual tienen una patente registrada en el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).  

Debido a la versatilidad del sensor y ante la emergencia de salud por la pandemia, los científicos decidieron trabajar la misma línea en un biosensor que sirva para detectar este coronavirus de manera barata, rápida y segura. 

Tatiana Fiordelisio y Mathieu Hautefeuille, líderes del proyecto, indicaron que el biosensor se encuentra en fase de validación ante el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre) y en pruebas de distintos tipos de lectores para determinar carga viral. Se calcula que su costo oscilará alrededor de los 300 pesos por prueba, es decir, cinco veces más baratas que las que actualmente se utilizan y que oscilan entre los mil 500 y 2 mil pesos. 

Hasta el momento están validando una parte sintética del genoma y para ello trabajan en colaboración con la doctora Laura Palomares del Instituto de Biotecnología (IBt). 

El objetivo de este trabajo es que en las próximas semanas los hospitales y laboratorios puedan implementar este biosensor para hacer pruebas de detección —hasta 43 pruebas por placa y con un tiempo máximo de una hora y media—, sin necesidad de tener lectores, infraestructura ni máquinas sofisticadas.