Túneles, sábanas y ventanas: 4 increíbles fugas de cárceles mexicanas

El gran escape.
Túnel por donde el narcotraficante Joaquín el Chapo Guzmán escapó del penal del Altiplano
El gran escape.
Túnel por donde el narcotraficante Joaquín el Chapo Guzmán escapó del penal del Altiplano

Túneles, sábanas y ventanas: 4 increíbles fugas de cárceles mexicanas

El gran escape.Túnel por donde el narcotraficante Joaquín el Chapo Guzmán escapó del penal del Altiplano
Cuartooscuro
2017-03-23 |17:23 Hrs.Actualización17:23 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque se escaparon 29 reos de un penal en Tamaulipas

Aunque muchas cárceles presumen tener las mejores medidas de seguridad y que es prácticamente imposible que algún reo se escape de ellas, en los últimos años hemos sido testigos de espectaculares fugas que bien podrían ser dignas de una película.

Es el caso de la fuga de 29 reos que se fugaron de una cárcel de Ciudad Victoria, Tamaulipas. Lo sorprendente es que lo hicieron al más puro estilo 'Chapo' Guzmán: por un túnel. Hasta ahora, las autoridades ya confirmaron la recaptura de 12 reos. 

Aquí te dejamos cuatro fugas espectaculares en los últimos años. 

EL REY

Sin duda alguna el rey de las fugas es Joaquín el Chapo Guzmán, quien logró burlarse de la seguridad de las cárceles mexicanas dos veces.

Su primera fuga fue el 19 de enero de 2001, a casi nueve años de haber sido capturado en Guatemala. En ese momento cumplía tres sentencias que sumaban 20 años por los delitos de asociación delictuosa y cohecho. Fue encarcelado en un primer momento en el penal de Almoloya de Juárez, Estado de México, y, ante un intento de fuga, se le trasladó al reclusorio federal de Puente Grande, Jalisco.

Para escapar, el Chapo Guzmán se ocultó en un carro de lavandería, entre sábanas sucias y un colchón, encima de éste se colocaron más prendas y aparatos electrodomésticos, de acuerdo con la versión oficial.

Guzmán fue empujado por el empleado de mantenimiento del centro de reclusión, Francisco Javier Camberos alias el Chito, quien cruzó por áreas en la que el sistema eléctrico de apertura de accesos y las cámaras de circuito cerrado de televisión no funcionaban. Más de 70 empleados del penal fueron arrestados y se procesó a cerca de 60, incluido el que fuera director del reclusorio, Leonardo Beltrán Santana

Su segunda fuga se dio en julio de 2015, ya durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Guzmán escapó a las 20:50 horas del penal del Altiplano, en el Estado de México. Huyó a través de un túnel que conectaba a la regadera de su celda con una casa ubicada a 1.5 kilómetros de la prisión. Hasta la hora de su fuga, la jornada del Chapo Guzmán transcurrió de manera normal e incluso se le suministraron sus medicamentos, pero al notar su ausencia se activó la alerta, por lo que personal de seguridad se trasladó a la celda.

El túnel contaba con tubería de PVC, presumiblemente para ventilación, así como alumbrado y una motocicleta adaptada con rieles mediante la cual fue extraída la tierra y transportadas las herramientas utilizadas para la perforación, según el gobierno mexicano. 

POR LA PUERTA GRANDE

El 30 de mayo de 2016, los reos Agustín Miranda Orozco y Roberto Sánchez Ramírez se fugaron del Reclusorio Oriente, ubicado en la Ciudad de México por una reja de la zona de juzgados. Esto, luego de que ambos delincuentes acudían a sus respectivas audiencias. 

Según las investigaciones, los reos atravesaban el túnel que los llevaría las zonas de juzgados cuando sus custodios les quitaron las esposas y los dejaron deambular por el área.

Las autoridades capitalinas revisaron los videos de seguridad y se percataron que ambos internos ya conocían la zona e incluso tenían ropa preparada que fue entregada por uno de los empleados del lugar. Salieron caminando por la puerta sin que nadie les preguntara nada.

Hasta el momento, las autoridades de la Ciudad de México solo han capturado a Agustín Miranda Orozco. En el caso de Roberto Sánchez Ramírez, apodado el Fugas, se tiene registro de que ya había escapado en tres ocasiones de diversos reclusorios. Se disfrazaba de mujer para burlar la seguridad de los penales.

POR LA VENTANA

El 23 de Febrero DE 2012, César Armando Librado Legorreta, mejor conocido como El Coqueto, fue detenido por las autoridades del Estado de México acusado de por lo menos siete feminicidios. 

Sin embargo, durante su estancia en las instalaciones de la Procuraduría de Justicia del Estado de México, en espera de que lo trasladaran a un penal, el Coqueto aprovechó que los custodios que se encargaban de vigilarlo se quedaron dormidos y decidió escapar. 

Librado Legorreta es de complexión delgada, por lo que no le costó ningún trabajo quitarse las esposas y saltar por la única ventana abierta que había en la habitación donde estaba, según consta en el expediente que las autoridades armaron del caso. La noticia de la fuga la dio el entonces procurador del Estado de México, Alfredo Castillo.

Debido a que la oficina de donde saltó estaba en un tercer piso, el Coqueto se lastimó la espalda al momento de saltar por lo que no tuvo más remedio que pedir auxilio a una persona que pasaba por el lugar, a quien mediante engaños lo convenció para trasladarlo a casa de su hermano.

En casa de su familiar, el feminicida confeso no fue bien recibido, pero logró llegar a casa de su padre, quien lo ayudó a llegar a casa de una de sus hermanas, quien lo mantuvo escondido por unos días hasta que fue encontrado por las autoridades.