¿Quieres bajar más de 12 kilos en 2 semanas? La dieta Duarte es para ti

El exgobernador de Veracruz está en huelga de hambre por lo que considera es una injusticia de las autoridades
El exgobernador de Veracruz está en huelga de hambre por lo que considera es una injusticia de las autoridades

¿Quieres bajar más de 12 kilos en 2 semanas? La dieta Duarte es para ti

La dieta Duarte.El exgobernador de Veracruz está en huelga de hambre por lo que considera es una injusticia de las autoridades
Especial
2017-08-30 |12:54 Hrs.Actualización21:16 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque México es uno de los países con el mayor porcentaje de población obesa en el mundo

¿Quieres bajar 12 kilos en 13 días? Entonces la dieta Duarte es para ti.

Sí, nos referimos a la rigurosa dieta que el exgobernador de Veraruz, Javier Duarte de Ochoa, siguió desde el pasado 17 de agosto y hasta este sábado 2 de septiembre, cuando estuvo en huelga de hambre desde el Reclusorio Preventivo Norte de la Ciudad de México, donde se encuentra preso acusado de los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

La huelga de hambre comenzó, según el propio Javidú, para "frenar la persecución sin fundamentos" en contra de sus excolaboradores. 

Además de Duarte, las autoridades federales y estatales han dicho que una red de familiares y amigos participaron en el desfalco al erario veracruzano. Entre estas personas se encuentran los padres de Karime Macías (esposa de Javier Duarte), Antonio Macías y María Tubilla, su cuñada Mónica Macías Tubilla y su concuño, Armando Rodríguez, además de exfuncionarios veracruzanos como el exsecretario de Seguridad Pública Arturo Bermúdez, los extesoreros Tarek Abdala Saad y Vicente Benítez González. 

Y pues la dieta le dio dado frutos: El exmandatario bajó poco más de 12 kilos en tan solo 13 días. 

En una entrevista que otorgó al medio veracruzano Plumas Libres este martes, Cecilio Duarte, hermano del exgobernador,  aseguró que Javier se encuentra en perfecto estado de salud al igual que de manera anímica.

"Él está bien, la única preocupación que yo tengo como familiar es que ahorita con lo de la huelga de hambre vaya bajando sus signos vitales, él cuando inició la huelga pesaba 118.9 kilogramos y antier que lo pesaron en la mañana, por qué lo checan tres veces al día, pesó 107"

Pero la historia de Duarte y el peso no es nueva, pues durante su paso por el gobierno de Veracruz, Javidú lucía con varios kilitos demás, pese a que presumía ser todo un runner. 

Pero desde mayo de 2016, Javier Duarte comenzó a bajar de peso. (¿Habrá sido del estrés?). 

En agosto de 2016, cuando el entonces gobernador veracruzano acudió a las oficinas de la SEIDO en la Ciudad de México para presentar una denuncia en contra de su sucesor (Miguel Ángel Yunes) por presunto enriquecimiento ilícito, el cambio era notorio.

Después pasó la ya conocida historia: Duarte pidió licencia en octubre de 2016 y pocos días después huyó. Por seis meses se mantuvo prófugo de la justicia mexicana hasta que el 15 de abril de 2017, autoridades guatemaltecas lograron detenerlo en dicho país.

Poco quedaba de aquel Duarte que meses antes se había dejado ver con varios kilos menos, pues el exgobernador veracruzano volvió a tener una imagen de una persona descuidada.

¿POR QUÉ MIEL Y LIMÓN?

La razón del por qué Javier Duarte solo consume miel, agua y limón tiene su fundamento en el protocolo de Malta, un instrumento que debe ser utilizado cuando existen personas que deciden hacer huelga de hambre.

En agosto pasado, la Subsecretaría del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México informó que se encuentra al pendiente del estado físico de Duarte.

“De acuerdo con lo que establece el protocolo de Malta, el manifestante recibe los insumos que garantizan su estabilidad durante su protesta como son limones, agua y miel, además de recibir revisión médica  tres veces al día”, indicó la Subsecretaría en un comunicado.

El protocolo de Malta indica que el rechazo de alimentos aparente o por un período corto raramente plantea problemas éticos, en cambio un ayuno real y prolongado tiene riesgo de muerte o de daños permanentes para las personas en huelga de hambre y puede crear un conflicto de valores para los médicos. 


"Por lo general, estas personas no desean morir, pero algunas pueden estar preparadas para hacerlo con el fin de lograr sus objetivos", indica el protocolo.

El documento agrega que la alimentación forzada nunca es éticamente aceptable, incluso con la intención de beneficiar a otra persona.

"La alimentación con amenazas, presión, fuerza o uso de restricción física es una forma de trato inhumano y degradante. Al igual que es inaceptable la alimentación forzada de algunos detenidos a fin de intimidar o presionar a otras personas en huelgas de hambre para que pongan término a su ayuno", refiere el protocolo.