Los verdaderos afectados por la cancelación del nuevo aeropuerto en Texcoco

Un grupo de trabajdores del Nuevo Aeropuerto Internacional de México
Un grupo de trabajdores del Nuevo Aeropuerto Internacional de México

Los verdaderos afectados por la cancelación del nuevo aeropuerto en Texcoco

Incertidumbre.Un grupo de trabajdores del Nuevo Aeropuerto Internacional de México
Cuartoscuro
2018-10-31 |14:59 Hrs.Actualización14:59 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque miles de familias se quedarán sin el sustento diario con esta cancelación

La cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco dejó a un sector poco visible en penumbras: los miles de trabajadores que laboran en la mega obra desde que inició su construcción, en septiembre de 2015.

Con la construcción del Nuevo Aeropuerto se han generado más de 46 mil empleos directos e indirectos y se estimaba que la obra generaría unos 160 mil puestos de trabajo en su primera etapa, y hasta 450 mil en su máxima capacidad, de acuerdo con el gobierno de Enrique Peña Nieto. 

Estas son las historias de algunos de esos afectados por la cancelación del NAIM, entre albañiles, terraceros, ingenieros, arquitectos, electricistas, choferes, ayudantes en general y soldadores.

"ESTAMOS PREOCUPADOS"

Este martes, un día después de que el presidente electo anunció que cancelará la obra, la cuenta oficial de Twitter del NAIM, @NvoAeropuertoMx, publicó un video en el que mostró a un trabajador del lugar.

"Aquí estamos pendientes a cualquier situación que se venga y ahora si que estamos algo preocupados, con incertidumbre, a ver qué se decide con el rumbo de este aeropuerto, ¿no? cosa que la verdad pues sí, a la mayoría de los trabajadores nos preocupa porque sí es una fuente de empleo para muchos de nosotros, muchos foráneos, otros que viven aquí, estamos esperando a que surja una resolución y que tenga una conclusión que no nos afecte", dijo el trabajador.

"TIRANDO A LA BASURA"

El Financiero Bloomberg visitó la obra del NAIM y encontró que los trabajadores realizan sus actividades con la incertidumbre de saber cuándo será el último día de trabajo en el que se consideró el megaproyecto del sexenio de Enrique Peña Nieto.

“Pareciera que están tirando a la basura todo el trabajo y todo el avance que llevan aquí, no es justo. Nosotros, los que estamos trabajando, lo vemos mal… ahora tenemos que seguir laborando hasta que nos digan ya, tenemos que estar cumpliendo, no podemos decir hasta aquí, si no nos avisan”, dijo Efrén Hernández, un proveedor de maquinaria que salía por la puerta 7, en Texcoco.

"MUCHOS SE VAN A QUEDAR SIN TRABAJO"

Por su parte, Erik Iván Trinidad, un ingeniero que es parte del proyecto de la pista 6, que sería destinada para el gobierno federal, al Ejército, la Marina y la Policía Federal, aseguró que lo que preocupa a sus compañeros es la falta de trabajo.

“La gente está tranquila, muchos se van a quedar sin trabajo y esperemos que hayan oportunidades y no tengamos que vernos en la necesidad de andar buscando, y hasta que se tenga la instrucción por parte de las autoridades, y del grupo encargado del proyecto, nosotros seguimos aquí”, comentó.

En la puerta 7 del terreno, en Texcoco, en el que se construye el que sería el proyecto más ambicioso del gobierno de Enrique Peña Nieto, cientos de trabajadores salían este lunes, muchos sin querer compartir su opinión, pero otros con la coincidencia de que en ese lugar se seguirá trabajando hasta que digan “se acabó”.

COMO SI FUERA UN DÍA NORMAL

El Financiero pudo dar un recorrido por las instalaciones. Ingenieros, constructores, topógrafos, operadores de maquinaria pesada realizaban sus labores cotidianas, como si fuera un día normal.

Pero la incertidumbre fue notoria cuando, aprovechando el recorrido que Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) daba al diario, algunos trabajadores se acercaron a cuestionar qué pasaría con ellos tras los resultados de la consulta.

“Estamos preocupados por nuestro trabajo”, decían en voz baja a los funcionarios de GACM. No hubo respuesta.

Afuera, proveedores y trabajadores confirmaban que al interior se sostenían reuniones para saber el futuro de sus inversiones.

Con información de Anabel Clemente y Édgar Ledesma.