Los 3 tipos de pruebas que existen para detectar COVID-19

Son clave para la detección del virus y que las autoridades sanitarias tomen medidas para su contención
Son clave para la detección del virus y que las autoridades sanitarias tomen medidas para su contención

Los 3 tipos de pruebas que existen para detectar COVID-19

Las pruebas.Son clave para la detección del virus y que las autoridades sanitarias tomen medidas para su contención
Shutterstock
2020-11-06 |15:52 Hrs.Actualización15:52 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque esta enfermedad nueva necesita otro tipo de pruebas y la ciencia aún podría determinar otras

Las herramientas para la detección del nuevo coronavirus se han convertido en un elemento cotidiano en la nueva normalidad. Pero no todas las informaciones que llegan son claras y hay dudas sobre la fiabilidad cuando se producen resultados negativos. ¿Por qué ocurre esto? ¿Qué tipos de test o pruebas existen?

El COVID-19 es una enfermedad nueva con pruebas completamente nuevas que se han creado y todavía se está averiguando la forma en que se transmite el virus, así como la precisión de estos diversos tipos de pruebas.

Por el momento, existen tres tipos de pruebas aprobadas por los organismos de salud del mundo y son PCR, serológica y prueba rápida de antígenos.

PRUEBA PCR

Es conocida como la prueba de Reacción en Cadena de la Poliomerasa (PCR), que es considerada la más fiable por el Gobierno mexicano. Mediante una muestra respiratoria, la prueba detecta el ARN (ácido ribonucleico) del virus, es decir, un fragmento del material genético de un patógeno o microorganismo. Su grado de sensibilidad es alto y el diagnóstico se puede saber en varias horas. La parte negativa es que su manejo es complejo y requiere de personal médico especializado para su resolución.

PRUEBA SEROLÓGICA

Esta se realiza mediante una muestra sanguínea, que detecta si el cuerpo ha generado anticuerpos frente al virus. Su función es detectar los anticuerpos generados a partir de la respuesta inmunológica de nuestro organismo al estar en contacto con el virus. Sin embargo, no es fiable en los siete primeros días de la infección. Y, además, tampoco detecta a los asintomáticos. En 10 o 15 minutos se puede saber el resultado. Si es positivo, se establece el diagnóstico; si resulta negativo, habrá que hacer una prueba PCR para descartar el contagio.

PRUEBA RÁPIDA DE ANTÍGENOS

También conocidos como test rápidos de antígeno, son pruebas de diagnóstico rápido que se realizan a través de una muestra de sangre y puede identificar la proteína del virus. Estas pruebas tienen un grado de sensibilidad (de entre el 64 por ciento y el 80 por ciento) y en 10 o 15 minutos se puede conocer el resultado. Su manejo es sencillo y su positivo sirve para diagnosticar, pero su negativo requiere también de una prueba PCR.

La Secretaría de Salud ha dicho que la prueba de PCR se considera el estándar de oro para la detección de SARS-CoV-2, incluso en personas que no tienen síntomas, por lo que se utiliza para el diagnóstico clínico y es uno de los componentes de la vigilancia epidemiológica sobre el comportamiento de la enfermedad en el país.

El director general de Epidemiología, José Luis Alomía Zegarra, detalló que la PCR tiene la más alta sensibilidad y especificidad de todos los tipos de pruebas diagnósticas, lo que garantiza su resultado. Se requiere un exudado faríngeo o nasofaríngeo, a través de la introducción de un hisopo para recolectar células que contengan el virus. La toma de la muestra se puede hacer dos días antes de que inicien los síntomas.

Sobre la prueba rápida antigénica, dijo que también se aplica mediante exudado faríngeo para encontrar proteínas virales de SARS-CoV-2. Sin embargo, no tiene utilidad en pacientes asintomáticos, por lo que no sirve para detectar portadores. Se debe efectuar 24 horas después del inicio de los síntomas y tiene alta especificidad, por lo que sirve para confirmar la enfermedad.

En cuanto a la prueba serológica, Alomía Zegarra ha dicho que permite identificar anticuerpos que se producen como parte de la respuesta inmunológica de la persona, y debe aplicarse 10 días después de haber iniciado los síntomas. Su especificidad es media, por lo que podría dar falsos positivos al identificar otros tipos de coronavirus.