Las negligencias detrás de la muerte de Jorge, estudiante de medicina en la UNAM

De 29 años, el estudiante de la FES Iztacala falleció a causa de COVID-19, mismo que contrajo en sus prácticas
De 29 años, el estudiante de la FES Iztacala falleció a causa de COVID-19, mismo que contrajo en sus prácticas

Las negligencias detrás de la muerte de Jorge, estudiante de medicina en la UNAM

Jorge Alejandro López Rivas.De 29 años, el estudiante de la FES Iztacala falleció a causa de COVID-19, mismo que contrajo en sus prácticas
Especial
2021-01-28 |14:19 Hrs.Actualización14:19 Hrs.

Jorge Alejandro López Rivas, estudiante de Medicina de la UNAM, fue una de las más de 153 mil víctimas que ha dejado la COVID-19, pero a su caso se suman una serie de negligencias por parte del hospital en donde hacía su residencia y que contribuyeron a que su cuadro empeorara. 

El diario El País habló con compañeros, amigos, la hermana y la pareja del joven de 29 años que el pasado 4 de enero murió por el virus y todos coincidieron en que además de la enfermedad, el estudiante tuvo un mal diagnóstico y fue obligado a trabajar a pesar de la enfermedad que contrajo durante su labor en el Doctor José María Rodríguez, en Ecatepec. 

Ahí, Jorge era practicante de cirugía; sin embargo, por la pandemia, el joven se integró al área de urgencias en donde llegaban pacientes infectados por el virus, uno de ellos, narran sus cercanos, arribó el 6 de diciembre con un cuadro de convulsiones por las cuales escupió al joven, quien no tenía más protección que un cubrebocas, encima. 

Días después de esto, señala el diario español, el estudiante comenzó a tener síntomas de COVID-19 por lo que dio aviso a las autoridades del hospital, quienes le negaron la incapacidad si no tenía una prueba PCR positiva. 

"El doctor del triage respiratorio considera que no cumple los criterios para COVID. No tenía fiebre en ese momento porque había tomado paracetamol en casa", explicó  Yuriko Montaño, pareja de Jorge, a El País. 

Asimismo, la placa torácica que se le tomó a Jorge mostraba daño pero especialistas aseguraron que "no se veía tan mal", recuerda una compañera del joven, quien expuso su caso a las áreas de Urgencias, Epidemiología y Enseñanza que, se supone, su función es velar por la seguridad de los practicantes. 

Para el 18 de diciembre, Jorge, detalla el medio, ya tenía dolor de espalda y pecho, por lo que sus compañeros cubrieron su guardia. Para el 24 de diciembre, narra, el estudiante desaturaba hasta 45% si no tenía un tanque de oxígeno y el 4 de enero pidió que lo llevaran a un hospital. 

"Su familia nos avisó de que lo iban a traer para que lo esperáramos, porque venía muy grave. No saturaba más del 65%, lo metieron directo a sala de choque. Corrimos a conseguir catéter central, guantes... Las enfermeras eran muy pocas, el laringoscopio no servía, la toma de oxígeno no funcionaba, no había el equipo de protección personal. Fue horrible. Lo trataron de reanimar por 40 minutos y luego salieron, pues que no se había logrado", narró una compañera y amiga de Jorge al diario. 

Tras la muerte del joven, cuyo padre está internado a causa del virus, el 7 de enero, la Facultad de Estudios Superiores Iztacala de la UNAM decidió retirar en su totalidad al equipo de Médicos Internos Pasantes de Pregrado de la Facultad asignados en el Hospital General de Ecatepec “Dr. José María Rodríguez".

En un comunicado, la Facultad confirmó que la muerte de Jorge Alejandro López Rivas, alumno de la Carrera de Médico Cirujano y Médico Interno de Pregrado, ocurrió a causa de COVID-19. 

De acuerdo con la institución educativa, tras la muerte del joven se concretaron tres reuniones en donde participó personal de la Secretaría de Salud del Estado de México, del Hospital y el grupo de Médicos Internos de Pregrado de la Facultad que, hasta ese momento, se encontraban asignados a dicho nosocomio. 

"Escuchamos las inquietudes de las y los alumnos, recibimos sus peticiones y actuamos en consecuencia (...) Producto de lo anterior y de la revisión minuciosa del caso, la directora de la FES Iztacala decidió retirar en su totalidad al equipo de Médicos Internos Pasantes de Pregrado de la Facultad asignados a dicha dependencia, hasta que se mejoren las condiciones para que todas y todos puedan realizar su trabajo, con las medidas de seguridad adecuadas", se lee en el  comunicado. 

Sin embargo, los pasantes que quieran seguir colaborando en el hospital podrán hacerlo, pero de manera voluntaria. 

"La pérdida de la vida de Jorge Alejandro llena de tristeza a la Universidad Nacional y a nuestra Facultad y al mismo tiempo es clara evidencia del fuerte compromiso y de la vocación de nuestros alumnos, quienes están plenamente comprometidos con la responsabilidad social de la institución", agregó la FES.