Las anécdotas y cartas que quizás no conocías de Emiliano Zapata

El Caudillo del Sur.
Emiliano Zapata en una de sus fotografías más conocidas, con su indumentaria revolucionaria
El Caudillo del Sur.
Emiliano Zapata en una de sus fotografías más conocidas, con su indumentaria revolucionaria

Las anécdotas y cartas que quizás no conocías de Emiliano Zapata

El Caudillo del Sur.Emiliano Zapata en una de sus fotografías más conocidas, con su indumentaria revolucionaria
Twitter/@INEHRM
2019-04-10 |07:20 Hrs.Actualización08:23 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque este personaje forma parte de la identidad mexicana

"La tierra es de quien la trabaja". Y la historia también. 

Películas, series de televisión, una banda de rock y hasta una palabra en la Real Academia Española es lo que dejó de legado Emiliano Zapata Salazar, uno de los personajes mexicanos históricos más reconocidos en el país.

Este miércoles se conmemora el aniversario luctuoso número 100 de Emiliano Zapata, el líder de la Revolución de Morelos o el Atila del sur como se le conocía a este mexicano destacado. El Caudillo del Sur fue asesinado en una hacienda de Chinameca, Morelos, un 10 de abril de 1919.

Zapata nació un 8 de agosto de 1879 en San Miguel Anenecuilco, Morelos. Para conmemorar esta fecha te presentamos algunos datos curiosos sobre este histórico personaje.

DURA INFANCIA

A Emiliano Zapata Salazar le tocó vivir una infancia y una adolescencia cruda. Fue el noveno de los hijos del matrimonio conformado por Gabriel Zapata y Cleofas Salazar.

Los padres de Zapata se dedicaron a la producción de sus tierras y a la venta y compra de animales, pero la economía familiar se agravó por lo que Emiliano tuvo que ayudar en las labores de la casa, lo que provocó que solo acabara la primaria.

Faltaba más: a los 16 años, el morelense se enfrentó a la pérdida de su madre y 11 meses después, perdió a su padre.

Por suerte Zapata heredó el patrimonio de sus padres, que le fue suficiente para abstenerse de prestar servicios de peón en alguna hacienda, detalla la biografía oficial del héroe revolucionario.

MADERO

Uno pensaría que Emiliano Zapata y Francisco I. Madero se llevaban muy bien por estar en el mismo bando de la Revolución Mexicana (o sea, contra Porfirio Díaz), pero la verdad es que estos dos personajes terminaron odiándose.

Cuando estalló la Revolución Mexicana, en 1910, Emiliano se incorporó a las fuerzas maderistas atraído por las demandas agrarias del Plan de San Luis, que invitaba a la población en México a pedir el sufragio efectivo, no reelección, mediante un levantamiento armado.

Sin embargo, una vez que Madero llegó al poder, no se llevó a cabo la repartición de la tierra que se había prometido, lo que provocó el enojo de Zapata.

En 1911 el Atila del sur proclamó el Plan de Ayala que apoyaba los anhelos de los campesinos al  llamado de “Tierra y libertad”, y demandó la destitución de Francisco I. Madero.

El movimiento zapatista logró la disolución del gobierno de Madero. En tanto, Zapata fundó un banco agrícola y varias escuelas primarias para menores y adultos.

ESCRITOR

Emiliano Zapata solía mandar correspondencia frecuentemente a personajes de alto nivel, como por ejemplo los presidentes de Estados Unidos y México. 

El 23 de agosto de 1914 Zapata le envió una carta a Woodrow Wilson, que en ese entonces gobernaba EU. En la carta, Zapata le explicaba al estadounidense que en México todavía se vivía una época feudal, que las autoridades actuaban en complicidad con los ricos, por lo que dijo estar favor de una reforma agraria.

"El país está cansado de imposiciones; no tolera ya que se le impongan amos o jefes; desea tomar parte en la designación de sus mandatarios y puesto que se trata del gobierno interno que ha de emanar de la Revolución de dar garantías a ésta, es lógico y es justo que sean los genuinos representantes de la Revolución o sean los jefes del movimiento armado, quienes efectúen el nombramiento de presidente interino".

Para finalizar la misiva, Emiliano felicitó a Wilson por su política de respeto a la soberanía del pueblo mexicano.

Pero la carta que Zapata le envío a Venustiano Carranza,el 17 de marzo de 1919, fue muy diferente a la que le mandó a Wilson.

La carta estuvo llena de “verdades amargas”, pero Zapata dejó en claro que no escribía  nada que no fuera cierto, justo y honradamente dicho.

"No puede darse, en efecto, nada más anticonstitucional que el gobierno de usted; en su origen, en su fondo, en sus detalles, en sus tendencias. En el terreno económico y hacendario, la gestión no puede haber sido más funesta. ¿ Existe el libre sufragio? ¡Mentira!  En materia electoral, ha imitado usted con maestría y en muchos casos superado a su antiguo jefe Porfirio Díaz.  Usted ha orillado a nuestro país a la ruina en lo económico, en lo financiero, en lo político y en el orden internacional. La política de usted ha fracasado ruidosamente"

Zapata expresó que los mexicanos ya no creían en Carranza ni en sus dotes de pacificador, ni en sus tamaños como político y como gobernante.

"Es tiempo de retirarse, es tiempo de dejar el puesto a hombres más hábiles y más honrados. Sería un crimen prolongar esta situación de innegable bancarrota moral, económica y política. La permanencia de usted en el poder es un obstáculo para hacer obra de unión y de reconstrucción", agregó Zapata.

De acuerdo con el zapatista Antonio Díaz Soto y Gama, la carta hizo enfurecer a Carranza a tal grado que le ordenó al general Pablo González acabar con Zapata y el zapatismo en “plazo brevísimo y sin reparar en los medios”.

CADÁVER

Emiliano Zapata fue asesinado el 10 de abril de 1919 en una hacienda de Chinameca, pero sus seguidores se negaron a creerlo.

El cadáver de Zapata fue inyectado para evitar su descomposición y tomarle posteriormente una serie de fotografías antes de ser exhibido en los portales del palacio municipal de Cuautla.

Para exhibirlo, se le vistió con un traje de charro de paño gris perla, parecido al que usaban los antiguos rurales.

Durante un par de días, el cadáver de Zapata fue expuesto a la vista de todos.

"A pesar de que estaba plenamente identificado, muchos no creyeron que el cuerpo que se exhibía era el del invencible Zapata; entonces empezaron a correr los rumores de que se trataba de otra persona, que tal vez era otro hombre que tenía el bigote negro igualito al de Emiliano y que éste se había marchado con un compadre a Arabia. 

"Y en efecto, para todos aquellos campesinos que durante casi diez años hicieron la Revolución, su jefe no había muerto, las balas de la traición habían marchitado un cuerpo pero no su afán justiciero", escribió Edgar Rojano García, investigador del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), en su texto "Emiliano Zapata y el origen del mito".

INSPIRACIÓN

Si Zapata viviera, con la lucha revolucionaria estuviera; pero aún muerto, la imagen del Caudillo del Sur ha inspirado a varios sectores del entretenimiento y de las bellas artes.

La figura del revolucionario ha sido interpretada por el famoso cantante Antonio Aguilar (Emiliano Zapata), el Potrillo Alejandro Fernández (Zapata, el sueño del héroe), Marlon Brando (Viva Zapata), Manuel Ojeda (en la serie Senda de Gloria) y Tenoch Huerta en dos ocasiones (en la serie El Encanto del Águila y la película Ciudadano Buelna). 


Y en el ámbito de la música, el caudillo inspiró hasta el nombre de una banda de rock mexicano: La revolución de Emiliano Zapata