La estrategia de los restaurantes para adaptarse a la 'nueva normalidad'

La industria restaurantera deberá adaptarse a la nueva normalidad con medidas sanitarias extraordinarias
La industria restaurantera deberá adaptarse a la nueva normalidad con medidas sanitarias extraordinarias

La estrategia de los restaurantes para adaptarse a la 'nueva normalidad'

Nueva normlidad.La industria restaurantera deberá adaptarse a la nueva normalidad con medidas sanitarias extraordinarias
Cuartoscuro
2020-05-18 |09:41 Hrs.Actualización09:41 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque la industria reconoce que la gente regresará con temor respecto al manejo de los alimentos 

La industria restaurantera vislumbra su regreso a la operación, tras la epidemia de COVID-19 en México, apoyada en una estrategia de reservaciones y menú por pedido.

“Estamos analizando iniciativas de que si reservas con un par de semanas antes puedes acceder a precios preferenciales, y si pides con un menú predeterminado el precio también será preferencial”, dijo Juan José Perojo, socio de creación de Valor y Reestructuras marketplace para México-Centroamérica en Deloitte.

La táctica estaría basada en el protocolo de prevención COVID-19 ‘Mesa Segura’ que prepara la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac).

“En la recuperación nos enfrentaremos a una falta de confianza del público para acudir y consumir en restaurantes, porque se van a sentir en riesgo de contagio, por lo que habrá que tomar medidas”, señaló Francisco Fernández, presidente nacional de la Canirac.

Agregó que la recuperación del sector tardaría un año, ya que al momento van 30 mil restaurantes que han parado de forma definitiva, y todavía hay riesgo de cerrar otros.

“Hoy muchos restaurantes ya llevan más de 45 días cerrados entonces la afectación será muchísimo mayor. Calculamos que nos tardaremos un año en volver a tener ventas similares a lo que teníamos antes, pero habrá menos jugadores, habremos perdido 15 por ciento de establecimientos, y calculamos que puede haber una pérdida de 300 mil empleos en el gremio”, alertó Fernández.

Detalló que sólo 15 por ciento de los restaurantes se han adaptado al negocio del delivery y los operadores de tarjetas de crédito ya presentan una baja del 87 por ciento en su uso en este tipo de servicios.