El tuit con el que Mendieta enloqueció a la oposición y se hizo tendencia

El politólogo volvió a causar polémica trasun tuit que lanzó justo antes de terminar el 2019
El politólogo volvió a causar polémica trasun tuit que lanzó justo antes de terminar el 2019

El tuit con el que Mendieta enloqueció a la oposición y se hizo tendencia

Abraham Mendieta.El politólogo volvió a causar polémica trasun tuit que lanzó justo antes de terminar el 2019
Especial
2020-01-01 |16:44 Hrs.Actualización16:43 Hrs.


CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque para muchos, Mendieta no debería opinar sobre los asuntos políticos del país 

El politólogo Abraham Mendieta se volvió tendencia en Twitter a nivel nacional gracias a que la oposición quiere que se le expulse del país. (Ya en serio, no había otra cosa qué trendear).

Durante las primeras horas de este 1 de enero, algunos tuiteros comenzaron atacando al politólogo argumentando que debido a que es extranjero no deberia opinar sobre los asuntos políticos del país.

Otros lo calificaron como un guerrillero que no abona a la unidad nacional.

Manifestaron que el 2020 empezaría bien sin él en el país.

La cosa llegó hasta la famosa plataforma change.org donde, hasta el momento, se han recaudado más de 13 mil firmas.


¿Pero qué fue lo que hizo Mendieta para indignar de nuevo a la oposición? Desear que este 2020, Calderón termine en la cárcel.

Y es que a través de su cuenta de Twitter, justo antes de que terminara el año, el columnista de El Soberano mandó buenos deseos a los mexicanos y aseguró que este año seguro Calderón sí terminaba en la cárcel.

Mendieta en lugar de reaccionar de manera negativa tomó las cosas con humor y hasta se burló de quienes lo hicieron tendencia.

Y acá otra muestra del humor con el que tomó las cosas.

Y obviamente hubo quienes comenzaron a contrarrestar el odio por palabras de aliento y apoyo.

Incluso otros miembros de la oposición manifestaron no estar de acuerdo con la petición y defendieron el derecho del politólogo a expresarse.

Gloria Lara también cree que no es necesario que el politólogo deje el país y solo hay que ignorarlo.