De pena ajena, la NFL pide no gritar "puto" en el Estadio Azteca

De regreso.
Por segundo año consecutivo habrá juego en la CDMX
De regreso.
Por segundo año consecutivo habrá juego en la CDMX

De pena ajena, la NFL pide no gritar "puto" en el Estadio Azteca

De regreso.Por segundo año consecutivo habrá juego en la CDMX
NFL
2017-11-16 |20:23 Hrs.Actualización20:39 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque el año pasado se escuchó el grito homofóbico en la visita de la NFL

La oficina de la NFL en México exhortó a los aficionados que asistirán al duelo entre los Patriots de Nueva Inglaterra y los Raiders de Oakland que se abstengan de lanzar el grito homofóbico que es común en los partidos de futbol soccer en México.

Raiders y Patriots chocarán en la capital del país el próximo domingo en el Estadio Azteca, un escenario que ha sido sancionado por la FIFA por los cánticos que realizan los aficionados locales cada vez que despeja un portero rival, y que no ha cesado pese a varias campañas publicitarias.

"Quiero hacer una invitación a los aficionados para que evitemos expresiones que son inaceptables y de las que ninguno de nosotros nos sentimos orgullosos", dijo Arturo Olivé, director de la oficina de la NFL en México. "Completa y absolutamente condenamos el uso de lenguaje ofensivo, insensible e intolerante en nuestro partido. Hago un llamado a los aficionados para que pongamos un alto a este comportamiento".

Aunque la expresión se hizo popular en los estadios de futbol de México, se ha escuchado en otros escenarios deportivos, incluyendo el partido de la NFL del año pasado entre los Raiders y los Texans de Houston en el mismo recinto. A diferencia de lo que ocurre en el soccer, los fans lanzaban el grito en cada patada de salida.

La FIFA ha multado a México en repetidas ocasiones por la expresión que es considerada ofensiva para los gays. En la Copa Confederaciones de Rusia, en el verano pasado, el máximo organismo del fútbol mundial emitió una advertencia a los aficionados que bajo esa amenaza cesaron el coro.

El director Olivé aclaró que la petición de no realizar el grito no se origina desde la oficina central de la liga, que se encuentra en Nueva York, y que hasta ahora no existe ninguna advertencia de castigo de parte de la NFL.