Constructoras que operaban en la CDMX, en la mira de las autoridades tras sismo

Colapso.
Trabajadores remueven escombros del edificio de la calle Bretaña, el cual colapsó tras el sismo de este 19 de septiembre
Colapso.
Trabajadores remueven escombros del edificio de la calle Bretaña, el cual colapsó tras el sismo de este 19 de septiembre

Constructoras que operaban en la CDMX, en la mira de las autoridades tras sismo

Colapso.Trabajadores remueven escombros del edificio de la calle Bretaña, el cual colapsó tras el sismo de este 19 de septiembre
Cuartoscuro
2017-09-27 |08:31 Hrs.Actualización09:20 Hrs.


CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque hasta el momento el saldo de muertos en la CDMX supera los 180

El sismo de este 19 de septiembre no solo ha dejado cientos de muertos y damnificados en la capital del país, sino también dudas sobre si la tragedia en algunos edificios que colapsaron pudo evitarse.

Esto debido a que ya existen denuncias penales en contra de dos constructoras que al parecer utilizaron materiales de baja calidad en la construcción de varios departamentos ubicados en la delegación Benito Juárez, cuyo titular es el panista Christian von Roehrich.

Las empresas denunciadas son Canada Building Systems de México, encargada de la edificación de los departamentos ubicados en la calle de Zapata 56,  en la colonia portales; y la empresa Dijon SAPI, constructora del edificio en Bretaña 90, de la colonia Zacahuitzco, ambos edificios eran practicamente nuevos y colapsaron tras el sismo de 7.1 grados.

El delegado Christian von Roehrich aseguró que dichas empresas, sin permiso alguno de las autoridades, “modificaron la obra sin apegarse a las condiciones establecidas en la manifestación de construcción”.

“No se constriñeron a vigilar estrictamente que tanto los procedimientos como los materiales empleados correspondieran a lo estipulado en las normas de calidad del proyecto y derivado de esta situación se puso en riesgo la vida de personas y sus bienes”, sostuvo a través de un comunicado.

Además, el titular de la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México, Edmundo Garrido, dijo que se abrieron carpetas de investigación 

"Son carpetas que estamos iniciando por cada uno de los inmuebles. Se están iniciando por fraude específico y por posible responsabilidad de directores, responsables de obra o corresponsables", dijo en conferencia de prensa.

El procurador dijo que con la ayuda de peritos especializados se va a determinar qué tipo de materiales se usaron.

La construcción del Colegio Enrique Rébsamen también está en investigación.

Pero esos no son los únicos casos, media decena de edificios en la delegación Benito Juárez, construidos hace menos de un año, resultaron con fuertes daños tras el sismo del 19 de septiembre y hoy se encuentran catalogados como inhabitables por autoridades capitalinas, según una investigación de El Financiero.

Una vecina, quien pidió reservar su identidad, compró su departamento de dos millones de pesos en Elite Aparments, en el 418 de Eje Central Lázaro Cárdenas, hace menos de tres meses. 

El edificio era tan nuevo que aún faltaban por ocuparse 12 de 21 unidades. Pero hoy la vecina, como el resto de los pocos vecinos que ya se habían mudado, ha perdido su hogar. La torre no tiene más de 100 días de inaugurada y el daño a su estructura fue catalogado por la delegación como irreparable.

“Es un edificio que nos gustó, y al mes, con una catástrofe natural, está casi reventado, no podemos subir por nuestras cosas porque Protección Civil nos acaba de decir que las escaleras no aguantan ni el peso de una persona y la constructora ni siquiera ha aparecido”, dijo.

Según cifras de la delegación, colapsaron 13 edificios y 52 presentaron diversos tipos de daño.

OTRAS COLONIAS

La delegación Benito  Juárez no es la única que deberá enfrentar el  tema de construcciones con irregularidades, pues en las colonias Roma y Condesa, ubicadas en la delegación Cuauhtémoc, los vecinos han denunciado que los edificios que se derrumbaron no eran tan seguros como suponían.

Un caso ejemplar es la edificación de nueve pisos y un helipuerto en la calle de Nuevo León 238, en la colonia Hipódromo, mismo que provocó daños estructurales en dos edificios habitacionales que están a los lados y cuyas familias (alrededor de 40), tuvieron que abandonar sus viviendas ante el riesgo de que dicho edificio se desplome.

Rafael Guarneros, presidente del Comité Fundacional de la Asociación de Vecinos de la colonia Hipódromo –parte del polígono Hipódromo, Condesa, Roma e Hipódromo Condesa– dijo que sólo en la colonia Hipódromo hay cuando menos 26 inmuebles que fueron construidos con irregularidades, entre ellos, el de Nuevo León 238.

El arquitecto José Ávila Méndez, investigador en la Facultad de Arquitectura de la UNAM y también miembro del Comité Asesor de Seguridad Estructural del GCDMX, observó que las columnas son pequeñas en comparación con la carga que tiene el edificio, “por lo que hasta sin sismo se puede caer”.

Ningún edificio construido después de 1990, bajo normas de construcción reforzadas tras el sismo de 1985, debió sufrir daños más allá de sus acabados, precisó Luis Enrique Rodríguez, perito de Protección Civil de la CMDX.