Centroamericanos: ¿Quiénes son y por qué dejan sus países?

Este es el perfil de los miles de migrantes centroamericanos que ingresan a territorio nacional
Este es el perfil de los miles de migrantes centroamericanos que ingresan a territorio nacional

Centroamericanos: ¿Quiénes son y por qué dejan sus países?

Caravana migrante.Este es el perfil de los miles de migrantes centroamericanos que ingresan a territorio nacional
Especial
Elidet Soto
Nación321
2018-10-23 |06:54 Hrs.Actualización06:47 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque en lo que va del año han entrado a territorio nacional más de 77 mil migrantes centroamericanos

Este fin de semana la caravana migrante llegó a México desatando una fuerte polémica entre los que aseguran que México debe abrir sus fronteras para brindarles auxilio, contra los que de plano se rehusan a la entrada de manera ilegal de miles de centroamericanos.

El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que respetará los derechos de los migrantes, pero los invitó a entrar al país de manera ordenada y con los documentos necesarios, que en este caso sería una visa.

En cambio, Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México, ofreció visas de trabajo para que trabajen en los proyectos de infraestructura del nuevo gobierno.

¿Pero cuántos son, de dónde vienen y por qué migran? 

En Nación321 revisamos las estadísticas migratorias proporcionadas por el Instituto Nacional de Migración, así como informes internacionales respecto a la calidad de vida en los países centroamericanos y esto encontramos.

¿CUÁNTOS LLEGAN?

Los migrantes centroamericanos, territorio que comprende los países de Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá, utilizan a México como puente para llegar a Estados Unidos, por lo que miles de ellos deben primero sortear nuestras fronteras para llegar a su meta: el sueño americano.

En lo que va del año, 77 mil 382 migrantes centroamericanos han sido presentados ante la autoridad migratoria. Los ciudadanos originarios de Honduras y Guatemala son los que más ingresan a nuestro país de manera ilegal, según cifras del Instituto Nacional de Migración.

Las estadísticas muestran que de enero a agosto de 2018, las autoridades mexicanas registraron el ingreso de 36,501 hondureños, mientras que de Guatemala ingresaron a territorio nacional 31, 632. 

Le siguen El Salvador, con 8 mil 196 ciudadanos, Nicaragua, con 991 registros, Belice, con 46; Costa Rica con 13 y Panamá con 3 ingresos.

Ojo, estas cifras corresponden a los migrantes que fueron presentandos ante cualquiera de las unidades migratorias dispuestas en México.

¿A CUÁNTOS DEPORTAN?

De las personas presentadas ante la unidad migratoria, se deportaron 69 mil 929 centroamericanos. Los originarios de Honduras y Guatemala sufrieron la mayoría de deportaciones. Por ejemplo, de Honduras regresaron a su lugar de origen 32 mil 664 personas; y de Guatemala fueron 29 mil 239 ciudadanos.

Los deportados que llegaron de El Salvador fueron 7 mil 194, mientras que de Nicaragua fueron 794. Belice, Costa Rica y Panamá son los países con menos deportaciones.

¿QUIÉNES SON Y QUÉ EDAD TIENEN?

De los centroamericanos que ingresaron a nuestro país, 58 mil 857 son hombres, mientras que 18 mil 525 son mujeres. De estos, fueron deportados 53 mil 645 hombres y 16 mil 248 mujeres.

Del total de hombres deportados; 25,708 son hondureños, mientras que 6 mil 695 son mujeres, también hondureñas.

En segundo lugar con el mayor número de hombres deportados está Guatemala, con 22 mil 084 ciudadanos que fueron repatriados a su lugar de origen. 

Mientras que la cifra de mujeres supera a la de Honduras, pues registraron 7,155 deportaciones. De El Salvador, el gobierno mexicano deportó a 5 mil 186 hombres y a dos mil mujeres.

Respecto a la edad, el Instituto Nacional de Migración registró que el 78% de los migrantes que entraron son mayores de 18 años; sin embargo, no están separados por país de origen.

¿POR QUÉ MIGRAN?

La violencia, inseguridad y pobreza son los principales factores de migración en los países centroamericanos, según la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

En Honduras, la tasa de homicidios durante 2017 fue de 43.6 víctimas por cada 100 mil habitantes, lo que coloca a este país centroamericano como uno de los más violentos a nivel mundial, pues su tasa de asesinatos es 8.8 más alta que el estandar, según los datos del Observatorio de Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

El arma de fuego se utilizó en el 70% de los homicidios y el 71% de las víctimas fueron jóvenes entre los 15 a 39 años de edad.

Otro de los casos alarmantes de violencia ocurre en El Salvador, donde la tasa de homicidios en 2017 fue de 36.8 por cada 100 mil habitantes, según datos de la Policía de dicho país.

Este país centroamericano es asediado por la pandilla Mara Salvatrucha, la cual se divide hasta en 600 grupos en todo el país y a las cuales el gobierno atribuye la mayoría de los crímenes.

En Guatemala, según datos de la Policía Nacional Civil, se registraron 26 homicidios por cada 100 mil habitantes durante 2017; y aunque esta cifra es mucho más baja que la presentada en años anteriores, sigue siendo elevada comparada con la media internacional.

La pobreza es otro factor que influye en la migración. Según el Banco Mundial, algunos países centroamericanos tienen a su población por debajo de la tasa de incidencia de pobreza, que es el porcentaje de personas que vive debajo de la línea de pobreza nacional. 

El Banco Mundial toma como referencia el porcentaje de personas que viven con menos de 1.9 dólares al día.

En el caso de Honduras, el 64.3% de su población vive por debajo de la tasa de incidencia de pobreza. Mientras que Guatemala tiene una tasa de pobreza nacional de 54.3%. El Salvador presenta una tasa del 34.9%.

Otro de los factores que obliga a los centroamericanos a migrar, según la Acnur, es la privatización de los bienes públicos, pues eliminan la protección a los derechos humanos y marginan a las personas.

Philip Alston, relator principal de extrema pobreza de la ONU, aseguró que las grandes organizaciones como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y a la propia ONU, han fomentado “agresivamente” la privatización de servicios básicos. 

“Privatizar la justicia, la protección social, las prisiones, la educación, la sanidad básica y otros bienes públicos esenciales, no se puede hacer a costa de tirar por la ventana la protección de los derechos humanos”, dijo a través de un comunicado.

La caravana migrante seguirá su camino en los próximos días para intentar llegar a la unión americana, aunque algunos, cerca de 650 según información del Instituto Nacional de Migración, han solicitad asilo para quedarse en nuestro país.